30 Jul CERVEZA O REFRESCO POR UN VASO DE COLILLAS

A todos nos gusta ver las playas y el océano limpios. Pero, más que a menudo vemos colillas dentro y fuera del agua, donde causan un gran impacto negativo.

Las colillas son el principal residuo que se recolecta en el medio ambiente, con millones de kilos diseminados por todo el planeta. Estos desechos de los cigarros tardan décadas en desaparecer y contaminan los mares, dañan la biodiversidad o provocan incendios forestales.

Las colillas, un problema

Los filtros de las colillas son un residuo bastante contaminante, pues están formados por acetato de celulosa, un material derivado del petróleo que, en contra de lo que pudiera parecer, no es biodegradable y puede llegar a tardar hasta diez años en descomponerse.

Cuando las colillas son arrojadas al suelo, llegan a los ríos y a los mares, liberando toda una serie de sustancias tóxicas que contiene el tabaco, y una vez en el agua se incorporan a la cadena alimenticia humana, ya que los incorporan los microorganismos, y posteriormente los organismos de mayor tamaño, que finalmente consumimos nosotros.

Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud cerca de 10 mil millones de colillas de cigarrillos son arrojadas a la basura diariamente.

El efecto contaminante del acetato de celulosa puede durar en el entorno varias décadas. Lo más grave es que contienen plomo, mercurio, fenol, amoniaco, que pueden contaminar hasta 500 litros de agua. Son varios los estudios que demuestran que la mayoría de los productos tóxicos del tabaco quedan adheridos a la colilla, por lo que aplastarla en el suelo y depositarla en la papelera no es suficiente.

Las playas son el principal reflejo del problema, ya que según organizaciones ambientales las colillas conforman cerca del 30 o 40% del total de basura que se recoge.

La iniciativa

Conscientes del problema que las colillas causan en el océano, y bajo el lema “Las orillas sin colillas”, varios chiringuitos del municipio de Málaga se han propuesto concienciar del daño que provocan los cigarrillos en la vida marina.

La campaña consiste en regalar un refresco o una cerveza a todo aquel que entregue un vaso lleno de colillas procedentes de la arena de la playa. Esta campaña estará activa hasta mediados de agosto de 2019.

Esta campaña pretende concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de mantener limpias las playas y el medio.

“Cada colilla que queda en la arena o en la orilla puede contaminar hasta 50 litros de agua” – Susana Aragón, concelaja de Playas.

José Luis Baena es un hostelero que ha sido pionero en esta iniciativa. En 2018, propuso el cambio de cerveza por colillas con el objetivo de limpiar la playa de La Herradura, en Almuñécar. Gracias al intercambio consiguió recuperar más de 3.000 colillas enterradas en la arena con la ayuda de unos 100 participantes.

Iniciativas como esta nos inspiran y nos hacen reflexionar sobre la importancia de cuidar nuestras playas. Con pequeños gestos, se consiguen grandes cosas. ¡Súmate a la campaña!

Fotos: Pixabay.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder