#TIDE OCEAN MATERIAL: LA FORMULA QUE DA NUEVA VIDA AL PLÁSTICO DESECHADO

26 Ago TIDE OCEAN MATERIAL: NUEVA VIDA AL PLÁSTICO

Tide Ocean Material es una empresa suiza que toma residuos plásticos del océano y los transforma en nuevos productos sostenibles.

Cada año, al océano llegan aproximadamente ocho millones de toneladas de plásticos, representando un problema muy grande para el ecosistema.

En cooperación con científicos de la Swiss University of Applied Sciences, Tide Ocean Material ha desarrollado una solución que repara las moléculas dañadas de los plásticos para convertirlas en una valiosa materia prima.

En Surfer Rule hablamos con Marc Krebs, uno de los directivos, para que nos explicara más sobre el trabajo que están realizando.

Surfer Rule: ¿Cómo surgió esta iniciativa y por qué?

Marc Krebs: Tide Ocean Material tiene sus raíces en la industria joyera suiza. Nuestra empresa matriz, Braloba, fabrica correas para relojes que son suministrados a marcas internacionales reconocidas.

Un día, uno de los clientes pidió una correa hecha de plástico reciclado, y Thomas, nuestro fundador, no logró encontrar un proveedor que pudiera ofrecer la calidad que estábamos buscando. Fue entonces cuando decidió hacerlo él mismo, con la ayuda de científicos de la Swiss University of Applied Sciences.

Juntos encontramos una forma mecánica para revertir las moléculas dañadas en los desechos plásticos. Una vez encontrada, nos dimos cuenta del enorme potencial de este tipo de tecnología y decidimos fundar Tide Ocean Material como empresa. En nuestro primer año hemos podido procesar 150 toneladas de plástico que estaba destinado a terminar en el océano.

SR: ¿Cuál es su papel en la economía circular?

MK: Queremos proteger a nuestro planeta dando una segunda vida a los desechos plásticos.

«De todo el plástico que se ha producido ni siquiera el 10% ha sido reciclado. De resto continúa contaminando nuestro planeta, ya sea en la tierra o en el mar».

Si miramos este desperdicio desde una perspectiva diferente, no lo veríamos como basura sino como un recurso. Al tomar lo que ya existe podemos evitar producir más plástico. El reciclaje ahorra energía y también ayuda a conservar los recursos fósiles como el petróleo y el petróleo crudo, que son los componentes claves del plástico.

SR: ¿Cómo seleccionan a las empresas con las que trabajan para transformar este plástico en nuevos productos?¿Tienen que cumplir con ciertos criterios?

MK: Trabajamos con empresas que prioricen la calidad de los productos y que, además, tengan una preocupación verdadera por los océanos. Entonces, sí, siempre verificamos la ética de nuestros clientes.

Esperamos que ellos se preocupen por la sostenibilidad y no produzcan productos desechables y contaminantes. Juntos debemos tener el mismo enfoque de querer cerrar el círculo de vida del plástico.

«Cada libra de plástico que podamos reutilizar y que deje de ser una amenaza para la vida marina, representa una victoria para nosotros».

SR: ¿De dónde proviene el plástico que utilizan?

MK: Hace unos meses abrimos nuestra primera filial en Tailandia, uno de los países más afectados por la contaminación de plásticos. Allí trabajamos con la fundación Jan & Oscar, una organización suiza sin fines de lucro. Ellos dirigen un centro de reciclaje en Ranong y como empresa social dan empleo y educación a los Moken, quienes son una minoría étnica.

Ahora somos dueños de la cadena de custodia completa y por eso sabemos exactamente de dónde proviene su plástico. Podemos garantizar un total de transparencia y tranzabilidad.

SR: ¿Podrías contarnos un poco sobre el proceso de regeneración del plástico?

MK: El material oceánico que utilizamos en Tide está 100% ligado al océano. Es decir, que está muy dañado por haber estado expuesto al agua salada y a los rayos ultravioleta . Este plástico es muy frágil y se desmorona fácilmente, por lo que la mayoría de la gente lo considera inútil, pero en realidad es una materia prima valiosa si se sabe cómo tratarla correctamente.

Nos hemos asociado con el equipo del profesor Schwendemann, de la Swiss University of Applied Sciences, porque ellos han encontrado una forma de regenerar las cadenas moleculares rotas.

Nuestro reciclaje funciona de manera estrictamente mecánica, no se agregan productos químicos y es muy ecológico ya que los estamos combinando con energía solar.

«Transformamos el plástico del océano en gránulos e hilos de alta calidad que pueden tomar cualquier forma imaginable».

Ya sea un bolso, un reloj, una alfombra, una pared del interior de un automóvil o un dispositivo electrónico. De esa manera podemos mostrarle al mundo que los desechos plásticos tienen un valor y esperamos que la gente comience a preocuparse más por el problema del plástico oceánico.

SR: ¿Cuál es su consejo para aquellos que quieran contribuir para mejorar el planeta?

MK: Cada uno de nosotros podemos hacer algunas cosas: comer menos carne, volar en avión solo si es realmente necesario, utilizar el transporte público disponible. Y si estamos pensando en comprar algo, digamos que un reloj nuevo o unas zapatillas, debemos buscar marcas que estén tratando de hacer productos verdaderamente sostenibles. Vale la pena intentar comprar conscientemente.

«Siempre es preferible un producto de calidad, con un diseño atemporal que vaya a durar por mucho más tiempo, a uno barato que pasará de moda después de una sola temporada».

Limpieza de una playa en Krabi, Tailandia.
Foto: Tide Ocean Material


Foto portada de este artículo: Tide ocean material

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder