15 Mar THE GLASSY HOUSE, LA OLA ESTÁTICA DE SAINT GILLES CROIX DE VIE

Hemos visitado la citywave de The Glassy House en Francia, en donde hemos podido vivir la experiencia y hablar con aficionados, trabajadores y team riders, que nos han aportado su visión sobre lo que es surfear una ola estática y todo aquello que puede aportar a nuestro “surfing de océano”.

¡Conoce la historia!

Diferentes formas, mismo fin

Hay surfistas de olas grandes que buscan correr esa ola con el fin de sentir una adrenalina inigualable. En otras ocasiones, otros buscan ese momento de calma entre serie y serie para sentarse y observar el horizonte. O esa ola tubera con el agua cristalina y la luz de una puesta de sol reflejando la salida. Otros esperan a que pase ese barco para que genere una ola interminable en la que poder disfrutar con un longboard. Otros presionan un botón y surfean una ola sobre un lago en medio de la nada. Otros presionan un botón diferente y la presión del agua que corre sobre un tapiz de piscina forma olas para todos los niveles… 

Fotos: Citywave para The Glassy House

Diferentes formas, mismo fin: disfrutar deslizándose.

Y es que puede que para algunos “no sea surf”. Pero, opiniones a parte, hoy hemos venido a hablar de nuestra visita a The Glassy House, la Citywave de St Gilles de Croix de Vie, en Francia.

La oportunidad de surfear una «citywave»

Hace poco os contábamos cómo evolucionó la historia de las citywaves, desde que se creó la primera hasta convertirse en lo que es hoy: una red de 12 piscinas, un tour mundial (CityWave Pro Tour) y una cultura llena de aficionados.

“Era mi primera vez surfeando una ola estática. La experiencia fue increíble, una sensación adictiva. Pero lo que más me gustó fue ver un ambiente que aun lejos de la playa, desprendía las mismas ganas y “stoke””- Paula Paz.

Y es que, así como surfear diferentes tipos de tablas nos hace desarrollar múltiples aspectos de nuestro surfing, el hecho de surfear diferentes tipos de olas también contribuye a lo mismo. 

Surfear en shortboard puede que sea el día a día de muchos de nosotros. Pero, si además probamos a surfear con alaias que ponen a prueba nuestro equilibrio, longboards para esos días tranquilos, bodyboards los días de marea alta y shortbreaks… Probablemente notaremos que seremos capaces de fluir más en nuestro surf.

Surfear diferentes tipos de tablas es una opción para ganar flow y capacidad de adaptación, entre otros, pero surfear diferentes tipos de olas es otra de las opciones. Y la combinación de ambas…¡magia!

Por ello, dejando opiniones a parte, surfear citywaves es una oportunidad en muchos sentidos. Lo es para aquellas personas que no tienen el mar cerca, pero también para aquellos que quieren probar condiciones diferentes… Lo que está claro es que, una ola como The Glassy House ayuda a mejorar aspectos como la rotación en nuestro surf.

“Sin duda, si tengo que destacar algo en lo que me ha ayudado el hecho de surfear citywaves es en todo lo relacionado con la rotación. Si tienes la oportunidad de surfear en un mismo día una citywave y después el océano, probablemente notarás que has aprendido”. – Malo Jezequel, The Glassy House team rider.

«Surfear aquí en la citywave de The Glassy House me permite mejorar el movimiento de mis hombros y comprender la importancia que esto tiene con respecto a nuestras maniobras» – Julie, The Glassy House team rider.

“Quizás antes de analizar si esta ola es surf o no, deberíamos definir qué es surf. Si buscas en internet encontrarás que «el surf es un deporte de agua en el que un rider (surfista) se desliza de cara o de espaldas a una ola». Yo me levanto y hay veces que surfeo en el océano. Pero otras, prefiero surfear en la piscina. Sea donde sea, me deslizo y me divierto”. – The Glassy House Wave operator.

Diferentes formas, mismo fin. ¡Divertirse deslizándose!

El concepto de The glassy House

¿Te imaginas surfear una ola artificial hasta el infinito?

Eso es lo que ocurre en The Glassy House, una piscina con una ola modulable, que se adapta a todos los niveles y permite practicar en un mismo lugar, a todos.

Fotos: Citywave para The Glassy House

“Una ola inspirada en la ola estática que se forma en el río Eisbach en Múnich”.

Se trata de una piscina en la que existe un monitor titulado que vela por la seguridad de todo aquel que quiera practicar. En esta ola es posible utilizar tablas soft disponibles o bien surfear con tu propia tabla. Sea cual sea, lo importante es que las condiciones meteorológicas siempre son perfectas.

Agua a una temperatura de 24º y una ola que puede llegar a 1,50 metros, de longitud infinita.

Foto: The Glassy House

¿Estás de visita por Francia y quieres experimentar una citywave? The Glassy House te ofrece la oportunidad

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder