PRESERVATION BOARD COMPANY: SKATE EN NUEVA ORLEANS

15 Nov PRESERVATION BOARD COMPANY: SKATE EN NUEVA ORLEANS

Texto y entrevista por David Moreu (www.davidmoreu.com) / @davidmoreu

Nueva Orleans es una ciudad única en el profundo sur de Estados Unidos. Debido a su ubicación en el Golfo de México, esta urbe fue colonia francesa y española en el siglo XVIII, además de recibir la influencia exótica de las islas del caribe durante décadas. Además, su arquitectura, su música, su gastronomía y el ambiente festivo que se respira en sus calles la convierten en una de las ciudades más pintorescas y animadas del mundo.

Su imagen es inconfundible, con los coches viejos aparcados de cualquier manera en las aceras, la música sonando a todas horas en los clubes y las casitas de madera de mil colores, que nos reciben con sus porches y siempre tienen una barbacoa humeante en el patio trasero. Aunque, si cogemos el tranvía y nos alejamos del centro histórico, descubriremos una ciudad de grandes contrastes, que vive y sufre el bullicio típico de una urbe que nunca descansa.

En abril de 2013 tuve la oportunidad de asistir al Jazz Fest y en un paseo por el emblemático French Quarter me crucé con una de las escasas tiendas de skate que existen en la ciudad: Humidity. Más allá de ser un guiño al clima caluroso y húmedo que derrite el asfalto, también es el mejor lugar para descubrir marcas locales como Preservation Board Company.

PRESERVATION BOARD COMPANY: SKATE EN NUEVA ORLEANS

Para mi sorpresa, resultó que era la auténtica pionera de la escena del patín en Nueva Orleans. Una historia de desafíos asombrosos, de música sureña y de pasión por las tradiciones que solamente cobra sentido cuando la cuenta James Lapuyade, su fundador y emblemático skater local.

Empecemos por uno de los detalles más curiosos de vuestra corta historia. Preservation Board ha sido durante varios años la única marca de skate establecida en Nueva Orleans. ¿Cómo fueron los inicios de esta aventura?

En este momento, Preservation ya no es la única marca de skate funcionando en Nueva Orleans, pero sí que somos una de las pocas que existen y hace poco celebramos nuestro tercer aniversario.

Recuerdo que la idea de montar una empresa surgió en los años 90, cuando patinaba para Torque Skateboards, una marca de Atlanta. Al empezar Preservation en 2010, ya sabía que no sería una tarea sencilla puesto que la estoy financiando por mi cuenta y le dedico las horas que me quedan libres después de mi trabajo a jornada completa. Aunque todavía es muy nueva y le pongo mucha ilusión para que crezca.

Sé que el trabajo merece la pena porque me doy cuenta de que la gente apoya la marca. Es un sentimiento increíble cuando veo a un chaval patinando por la calle con una de nuestras tablas.

La gente siempre relaciona el skate con rincones inhóspitos de Los Ángeles, de Nueva York o incluso de Barcelona. ¿Podrías contarnos cómo se vive en una ciudad sureña como Nueva Orleans?

Creo que el skate en el profundo sur de Estados Unidos es completamente distinto al de estas grandes ciudades que nombras. Aquí todavía conserva un espíritu underground y eso le aporta cierta nostalgia porque el skate siempre ha sido una cultura alternativa.

El downtown de la ciudad es uno de los mejores lugares para patinar y también tenemos un skate park DIY que se conoce como Parasite que algunos locales están construyendo debajo de un puente.

Nueva Orleans vive en un proceso continuo de reconstrucción y, gracias a esto, siempre surgen nuevos spots.

Uno de vuestros objetivos es reflejar la cultura de Nueva Orleans en los gráficos de las tablas. Además, he leído que las fabricáis con madera 100% americana…

El hecho de que las tablas estén hechas al 100% con madera de aquí hace que el coste de producción sea más elevado, pero creo que es importante utilizar materia prima y fábricas norteamericanas para apoyar la industria de nuestro país. Por suerte, esto también contribuye a que sea un producto de mayor calidad.

Al principio, yo me encargaba de la mayor parte del trabajo de la compañía. Pero ahora que hemos empezado a crecer, he tenido que llamar a otra gente para que colaboren conmigo, sobre todo artistas locales y diseñadores. Sin embargo, siempre he contado con un par de personas que no han dudado en ayudarme con sus ideas.

Uno de los diseños más originales es el de la colección “Po-boy”. ¿Qué puedes contarnos de esta comida sureña tan típica y de las imágenes que adornan esas tablas?

Cuando empezamos a idear los gráficos de las tablas, tenía muy claro que la cultura de Nueva Orleans debía jugar un papel muy destacado y marcar nuestra dirección artística.

Aquí tenemos cosas únicas y el sándwich “Po-boy” es una de ellas. Este bocadillo surgió en la ciudad en los años 20 durante una huelga de conductores de tranvía. Se trataba de gente pobre y una tienda de comida local les regalaba unos bocadillos hechos con pan francés. Cuando los conductores iban a pedir comida a esa tienda, los cocineros empezaron a decir: “Here comes another poor boy”.

Así fue como ese tipo de sándwich tomó el nombre de “Po-boy”. Se trata de una receta muy típica de Nueva Orleans, tanto por los ingredientes que utiliza como por la manera única que tenemos de hacer el pan porque la ciudad está por debajo del nivel del mar y eso afecta al proceso de fermentación de la levadura.

En definitiva, los tres “Po-boys” que elegí para la serie de tablas son los más clásicos y se pueden comer en todos los restaurantes locales.

Como aficionado al rhythm & blues, uno de los diseños que más me llamó la atención fue el del pianista Professor Longhair. ¿Por qué elegisteis a este músico en lugar de otras leyendas locales?

La idea original era hacer una serie dedicada a artistas de jazz, pero al final decidimos hacer una única tabla dedicada a la música con Professor Longhair. Eso sí, más adelante sacaremos otros diseños relacionados con artistas y bandas. Por ejemplo, hace poco hemos hecho una colaboración con un grupo de California que se llama The Album Leaf y estamos inmersos en el rodaje de un anuncio. En septiembre lanzaremos estas nuevas tablas al mercado.



Hablando de música, todo el mundo sabe que Nueva Orleans es una de las mecas del funk con ecos pantanosos. ¿Cómo valoras la escena actual y la importancia de los clásicos?

La música de Nueva Orleans es legendaria y, por el simple el hecho de haber nacido y crecido aquí, puedo decir que ha tenido una gran influencia en mi vida. Además, la música y el skate siempre han mantenido una especie de conexión y mis gustos musicales están en continua evolución.

Así mismo, la escena musical de la ciudad también cambia porque constantemente aparecen nuevas bandas y nuevos sonidos.

Lo que realmente hace que la ciudad sea única es que lo tradicional y lo nuevo conviven sin problemas. Los artistas clásicos todavía tocan en los clubes e influyen a los jóvenes que están empezando.

El nombre de vuestra marca recuerda al del Preservation Hall, el sitio más famoso para disfrutar del jazz en la ciudad. ¿Crees que vuestro trabajo también contribuye a unir pasado y presente?

Cuando me embarqué en esta aventura, sabía que el nombre jugaría un papel muy importante. Un día, durante el Mardi Gras de 2010, estaba sentado en un balcón de Bourbon Street bebiendo con unos amigos y, al mirar al otro lado de la calle, me fijé en el cartel del Preservation Hall. Entonces lo tuve claro y decidí que mi empresa se llamaría Preservation Board Company.

Hacía muchos años que sabía que, si alguna vez montaba una marca, lo haría en Nueva Orleans, que es donde nací.

No en vano, la ciudad influye mucho en todo lo que hacemos. La fusión de las tradiciones con las nuevas tendencias es algo muy frecuente aquí y se puede apreciar en la arquitectura, en el sabor de la comida, en la música e incluso en la gente que pasea por la calle.

No estoy seguro de que Preservation sea una manera de unir lo clásico con lo nuevo, pero sí que siento la inspiración de esta ciudad y doy las gracias al hecho de tener una empresa que me permita expresar mis ideas.

Preservation Board Company

Por curiosidad, ¿organizáis eventos o campeonatos de skate?

Siempre estamos involucrados en eventos porque queremos que la comunidad de skaters se sienta apoyada y tenga un lugar seguro para practicar este deporte.

Nueva Orleans es una ciudad pobre y la mayoría de chavales que participan en esta escena forman parte de minorías, de clases poco favorecidas o vienen de barrios muy duros. Por este motivo creo que apoyar eventos locales es algo muy importante y, en verano, me junto con mi amigo Philly, que es el propietario de la tienda Humidity en el French Quarter, para organizar skate jams cada fin de semana. Philly y yo ponemos dinero para comprar comida y bebida, hacemos una barbacoa y organizamos un concurso con regalos para el mejor truco.

Uno de los eventos anuales más destacados que organizamos conjuntamente es el Go Skateboarding Day, que se celebra el 21 de junio. En la última edición reunimos a unos 200 chavales y fue algo muy grande para una ciudad tan pequeña como la nuestra.

La escena del patín está creciendo mucho aquí y es fabuloso formar parte de ella porque fue una influencia muy positiva cuando yo era joven. Espero que, gracias a nuestros esfuerzos, estos chicos puedan tomar buenas decisiones. Evidentemente, prefiero ver a un chaval cogiendo una tabla de skate que una pistola.

¿Crees que celebraciones tan famosas como el Mardi Gras o el Jazz Fest son un buen momento para promocionar la escena de skate local?

Eventos como el Mardi Gras son los que ayudan a prosperar esta ciudad porque atraen a muchos turistas. El simple flujo de gente ayuda a promocionar nuestra causa gracias a que estamos expuestos a una audiencia mucho mayor. Por ejemplo, si tú no hubieras venido al Jazz Fest, ahora yo no estaría respondiendo esta entrevista y créeme que estamos muy sorprendidos de que nos descubrieras en tu viaje. Solo deseo que podamos tener un mayor alcance a partir de la gente que visita Nueva Orleans.

El lema de la marca es “by skaters for skaters”. ¿Puedes contarnos quiénes son vuestros riders y qué equipo estáis patrocinando?

Este lema tiene un significado personal porque he estado patinando durante más de 20 años y aún sigo haciéndolo.

Esta empresa no es un simple negocio, sino que es una pasión.

Nosotros mismos elegimos a los miembros del equipo y estamos orgullosos de tener a Justin Higgins, Sean Guillory, Chance Hirsch y Charlie Thomas patinando para la marca. La razón de escoger a esta gente es porque queríamos diversidad. Nuestra intención es que cada rider aporte su propia esencia.

Por ejemplo, Justin tiene una gran técnica para la calle, Sean lo hace todo a lo grande porque puede saltar cualquier cosa, Chance es totalmente lo opuesto y aporta las habilidades necesarias para el “pool”, sin olvidar que Charlie es un skater muy completo. Siempre supe que quería que Charlie Thomas fuera nuestro primer pro porque nos conocemos desde hace más de dos décadas. Él es un elemento muy importante del equipo porque se dedica al 100% al skate. No se trata solamente de una leyenda de esta escena, sino que también es un buen tío y tenemos mucha suerte de contar con él. Por último, no podemos olvidarnos de Todd Taylor, que forma parte de Preservation desde el primer día y es el responsable de hacer los videos y las fotos.

Preservation
Fundasteis la empresa en 2010, muy pocos años después del desastre del Huracán Katrina. ¿Cómo veis la ciudad hoy en día desde el punto de vista de un skater?

El Katrina fue una tragedia terrible, como una especie de maldición que la ciudad temía desde hacía tiempo. Desde mi punto de vista, la escena del skate ha crecido más en los siete años posteriores al huracán que en el mismo número de años previos a la catástrofe.

Ahora hay muchos más spots y la ciudad ha ganado visibilidad en todo el país. Siempre puede haber otras maneras de manejar un acontecimiento tan desastroso, pero una tormenta no logrará derribar esta ciudad.

Para terminar la entrevista, ¿cuáles son vuestros planes de futuro y qué diseños tenéis previsto lanzar en los próximos meses?

Mi plan es muy simple: seguir construyendo la marca y apoyar la escena del patín en cada aspecto que podamos, ya sea en Nueva Orleans o en cualquier otro lugar. Por lo que se refiere a futuros diseños y gráficos de tablas, os recomiendo que permanezcáis atentos a las próximas noticias.

Imágenes mostradas en este artículo Preservation Board Co.



info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder