09 Jun LA CHICA RUBIA QUE NADA CON TIBURONES BLANCOS

Mucha gente viaja por todo el mundo y paga por meterse en una pequeña jaula entre tiburones. Ya sabes la foto típica: las mandíbulas del tiburón abiertas de par en par con el depredador que se acerca en línea recta hacia ti. Por suerte para la humanidad, la jaula está ahí. 

Supongo que no mucha gente considerará pagar dinero para hacer todo esto sin la jaula, pero esa es la versión que te ofrecen Ocean Ramsey y Juan Oliphant. Simplemente súbete a un bote en Haleiwa, navega hasta mitad del Pacífico y salta directamente al océano con nada más que un tubo de aire y un par de aletas.

Cómo se vive la experiencia entre tiburones blancos

Los conservacionistas pasan sus 20 minutos viajando desde el puerto al lugar donde se reúnen los tiburones, recitando las reglas y qué esperar a sus clientes.

Ramsey describe el lenguaje corporal de un tiburón como si fuera un perro doméstico. «Cuando estén nerviosos, harán esto, cuando tienen curiosidad, harán lo otro. Definitivamente no deberías hacer x, y ni z … Es un curso intensivo sobre cómo nadar con los tiburones. Y estaría mintiendo si dijera que no hay una parte de ti que se preguntará «¿estoy loco?» Hasta el momento en que te sumerjas en el océano.»

Detrás de toda la experiencia está conseguir un firme «no, esto no es para nada estar loco» cuando vuelvas a subir al barco. Rodeados principalmente por tiburones de arrecife, no son exactamente las especies más frecuentemente asociadas con esas enormes mandíbulas abiertas y dientes.

Pero nadar con cualquier animal más grande que tú sigue siendo una experiencia conmovedora. E incluso en una reunión de 20 tiburones no puedes dejar de notar las cualidades individuales de cada animal. Son curiosos.

Cuando Ocean Ramsey se sube encima de uno de ellos, siguen una jerarquía distinta en el agua. En un momento dado, un tiburón nada un poco (mucho) más cerca de mí de lo que la mayoría de la gente debería sentirse cómoda. Ella nos había dicho en el bote cómo crear y mantener distancia entre los animales, pero por el momento estoy un poco atrapado en el hecho de que un tiburón avanza curiosamente hacia mí.

Antes de que empiece a retroceder instintivamente, Ocean saca los pies para empujar suavemente al tiburón con sus aletas. Es una forma diplomática de pedir que nuestro espacio personal vuelva. El tiburón responde, y estoy estupefacto por lo fácil que parece todo.

Ocean Ramsey, la chica rubia de los tiburones blancos

«Todo lo que trato de hacer es facilitar a las personas que experimenten con  los tiburones en su entorno natural, y los tiburones hablan por sí mismos en ese momento», dice Ramsey, que es una explicación tan simple como la que podría ofrecer de su trabajo en Hawaii con Oliphant.

Cuando los dos se conocieron, les apasionaba proteger el océano y los tiburones, porque, como lo explica Oliphant, todo el océano es más sano cuando las poblaciones de tiburones son saludables.

Le están dando a las personas una razón para preocuparse al ofrecerles una experiencia de primera mano con los animales que, según nos han enseñado, morderán su pierna.

Y esa idea ampliamente aceptada y comúnmente perpetuada de que los tiburones y los humanos no pueden coexistir en el mismo espacio ha hecho que protegerlos sea una batalla cuesta arriba.

Así que antes de que Oliphant conociera a Ramsey, estaba fotografiando y compartiendo tiburones en su entorno natural, esperando que otros los vieran como lo hizo.

Las fotos eran bellas y serenas, pero aún era difícil eliminar a los animales del contexto de depredador asociado con grandes blancos, tigres, etc.

Todo cambió cuando comenzó a fotografiar a la «pequeña niña rubia» nadando junto a ellos.

«Hay un gran blanco y una niña rubia, como en las películas «, dice Ocean Ramsey. «Pero en la película, que es ficticia, se come a la niña rubia. Entonces, en realidad, ¿qué está pasando? Que estamos coexistiendo «.

Es una imagen increíble que ningún documental de SharkWeek especial o NatGeo te dejará ver. Pero se ha convertido en el trabajo de conservación más significativo que tienen estos animales .

Imágenes: Ocean Ramsey y Juan Oliphant.

En diciembre pasado Surfer Rule tuvo el gran placer de conocer y poder charlar con Juan Oliphant, en su paso por Madrid con su misión  de ayudar a generar conciencia de que el ser humano no es una presa para este temido animal, el tiburón.

Os dejamos la entrevista completa en el enlace. https://www.surferrule.com/el-surfista-que-no-teme-al-tiburon-blanco/

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder