19 Jul LOS SURFISTAS DE NUEVA ZELANDA CONTRA LAS EXTRACCIONES

En Nueva Zelanda la comunidad surfista está luchando contra una nueva forma de extracciones oceánicas. Ésta extracción minera en los fondos marinos, puede afectar no sólo a sus aguas, sino que puede sentar precedente para exportarse a otros lugares del planeta.

Escondida en la planta sótano del Tribunal Superior de Wellington, a la sala del tribunal empezaron a llegar uno a uno, un pequeño regimiento de abogados vestidos de negro para defender una propuesta minera de extracción en los fondos marinos altamente controvertida.

Una propuesta minera muy controvertida

Phil McCabe es uno de estos surfistas que lucha por echar abajo lo que supondría un nuevo golpe a nuestros océanos.

Detrás de ellos había docenas de espectadores luchando por conseguir alguno del puñado de asientos en la sala abarrotada. El juez veía este caos desde su lugar, e indicó al oficial de la corte que despejara el camino.

«Compañero, eso es exactamente lo que atrae a los tribunales», dijo el oficial, sacudiendo la cabeza y señalando mi chaqueta de mezclilla. «Ven conmigo».

Me escoltó fuera de la sala de audiencias y al pasillo, donde dijo que podía escuchar los procedimientos. «La próxima vez, recuerda tu traje y corbata», bromeó.

No solo estaba surfeando en la sala del tribunal, es que el surfista cometió el error de vestirse como tal. Con cuarenta y siete años de edad, Phil McCabe a menudo camina descalzo por el estacionamiento en la Bahía de Manu, o le puedes encontrar en el alojamiento ecológico cercano, Solscape, donde lleva a surfistas a la búsqueda de la perfección de las izquierdas.

El Tribunal Superior está escuchando una apelación a una decisión de 2017 de la Autoridad de Protección Ambiental (EPA) para otorgar un permiso para la extracción minera en la costa oeste de Nueva Zelanda. Es controvertido porque sería la primera de su tipo en el planeta, utilizando maquinaria pesada para arrancar grandes trozos del lecho marino, obteniendo los metales valiosos y arrojando el sedimento indeseado al agua.

McCabe, surfista y activista

Si bien aún no se conoce la escala de su potencial impacto ambiental, incluso sin un estudio exhaustivo del impacto ambiental de la mina, el concepto de cómo se va a realizar es mucho más importante que nunca.

«Es una propuesta tan ofensiva…», McCabe dijo sobre la decisión del tribunal esa mañana. «Cualquiera que pase tiempo en el océano lo entiende bien y no le gusta la idea.»

McCabe ha-estado involucrado en esta lucha desde que comenzó a ser voluntario con los kiwis en contra de la Minería de Fondos Marinos (Kasm) en 2012. McCabe no proviene de una base científica o legal, pero hace mucho tiempo que surfea, le apasiona proteger las costas de Nueva Zelanda y mostró una habilidad especial para difundir la palabra y organizar la resistencia.

«De las cosas que ves todos los días, empiezas a sentirte responsable», dijo McCabe de lo que está haciendo con la causa. «Desafortunadamente para mí, vivo en lo alto de una colina en Raglan, por lo que puedo ver mucha costa y salida al mar».

North Shore Western Shore, organizó caminatas y remadas de larga distancia (incluida una con Dave Rastovich que abarcó más de 200 millas) para crear conciencia, y finalmente se convirtió en el presidente de KASM.

En 2014, McCabe y KASM disfrutaron de una gran victoria cuando la EPA rechazó el permiso TTR. Pero el propósito de TTR no era renunciar a la valiosa riqueza de este fondo marino, rico en hierro en el Sur de Nueva Zelanda, Taranaki Bight.

Acurrucados bajo los altavoces en el pasillo de la Corte Suprema de Wellington, se podía escuchar a representantes de las tribus Taranaki Iwi-Maori de la región que se oponen a la minería. Realizan la tradicional oración maorí antes del procedimiento.

Las personas que llaman en la sala, ya sean surfistas, pescadores o indígenas, tenían la esperanza de que este juez, en este caso, entendería sus razones. Pero la amenaza que representa la minería de los fondos marinos para el mundo es una gran realidad, y existe un temor de ello.

Una enorme excavadora submarina

Imagínate una enorme excavadora submarina que se arrastra lentamente sobre sus huellas mientras ara el lecho marino. A medida que rompe grandes franjas de sedimentos, envía el material a través de un tubo largo a una colección en la superficie del océano, dejando un pozo de excavación de más de 30 pies de profundidad a su paso.

Ahora imagina que la operación se lleva a cabo en un área de aproximadamente 40 millas cuadradas, donde entre 300 y 500 millones de toneladas de lecho marino podrían ser absorbidas y procesadas anualmente. Sólo alrededor del 10% del material dragado sería el mineral de hierro de demanda por la TTR. El resto se bombea de nuevo al océano, donde las plumas del sedimento cubrirán un estimado extensión de 2.000 millas, a la deriva por el océano de manera que no se puede predecir con precisión en este momento.

Si bien puede sonar como un siniestro esquema corporativo tramado en un distante futuro distópico, esa es la propuesta minera que están intentando que se produzca a lo largo de la costa de Nueva Zelanda, un país conocido en el mundo por su prístina belleza natural.

Para saber cómo hacer esto, y para el mundo, o la tripulación de los surfistas y ecologistas hawaianos Cliff Kapono y Ryan Hank Gaskell, el fotógrafo Ryan Craig y yo, para mantener la minería a raya.

 

Las tribus maoríes también se oponen a la minería

Dejamos la bulliciosa ciudad capital de Wellington después de Taranaki, donde el área minera propuesta se encuentra a poca distancia de la costa. La región lleva el nombre del Monte Taranaki, un volcán inactivo de 8,000 pies de altura responsable de la creación del paisaje circundante. Su nombre significa «pico resplandeciente» en maorí, que es un descriptor apropiado para su cumbre brillante y nevada que pincha las nubes. A la sombra del Monte Taranaki se encuentra una hermosa costa, cientos de millas de largo, con una gran cantidad de cuencas hidrográficas y numerosas comunidades costeras que se han involucrado en la lucha contra la explotación minera de los fondos marinos en sus aguas locales.

Esto es especialmente cierto para el Iwi local, que tiene una conexión con la región de Taranaki que trasciende los conceptos occidentales de uso de la tierra y propiedad. Las que consideran que el pico de Taranaki brillando como un antepasado y whanau, o miembro de la familia, e incluso fue tan lejos como para ejercer presión con éxito al gobierno para otorgar la personalidad jurídica de la montaña en 2017. Eso significa agrupación que desde un punto de vista legal en Nueva Zelanda, cualquier abuso o el daño hecho a la montaña será tratado como un daño al pueblo maorí.

Por lo tanto, no debe sorprender que el local haya sido uno de los oponentes más abiertos de la operación minera TTR propuesta. «Hemos tenido grandes protestas en Patea (un majorité comunidad maorí en el sur de Taranaki), y es algo que todo el mundo aquí es tanto e involucrados con,» dice Billy Tipene, un miembro prominente de la local Runagnga o ngati Ruanui iwi, y el presidente del club de pilotos de Patea. «Para una comunidad tan pequeña, Patea ha sido muy activa en su oposición a la minería de los fondos marinos».

Patea, es la comunidad más cercana al emplazamiento de la mina propuesta a aproximadamente 22 millas mar adentro. El camino está bordeado por una de las dos islas en el sur del valle, donde el río Patea serpentea a través del campo y desemboca en el sur de Taranaki Bight.

Estacionamos en un mirador desde donde se puede ver una vasta extensión de verde. Desde nuestra perspectiva, los asombrosos acantilados le daban a la zona una sensación casi prehistórica.

Ballenas azules, grandes afectadas por la extracción

Mucho más allá del descanso en la playa, en South Taranaki, nadan criaturas de origen prehistórico, como el krill a través del frío y corrientes ricas en nutrientes. En mayo, un equipo de científicos descubrió que South Taranaki Bight alberga su propia población genéticamente distinta de ballenas azules. Y aunque estas criaturas son típicamente consideradas mamíferos marinos, este grupo de más de 700 ballenas azules nativas de South Taranaki Bight son residentes permanentes. La ballena azul nativa es solo un ejemplo de las muchas poblaciones marinas únicas que habitan en la región y que podrían verse afectadas por una operación minera a gran escala.

Según el Dr. Shaw Mead, un ecólogo bentónico y oceanógrafo que aportó su experiencia en el reciente llamamiento, las cantidades de sedimentos finos que serían expulsadas al océano, serían problemáticas por varias razones.

  • «En primer lugar, afecta cuánta productividad y cuánto puede penetrar el agua y permitir que el fitoplancton se reproduzca y convierta la luz solar en energía en el fondo de la red trófica», dice Mead.
  • «En segundo lugar, cuando usted aspira a todo ese material, quitan una parte de él, y mezcla el resto. Lo que estás liberando de nuevo en el océano se ha convertido en una mezcla homogénea. Eso no es lo que existe de forma natural en el lecho marino. Y es en este momento, cuando no hay buena información sobre cómo eso afectará el medio marino y la red trófica «.

Según Mead, la cantidad de incógnitas en la aprobación de la EPA de la aprobación del EPT por la EPA lo ha hecho sorprendente. El primer permiso de TTR se aplicó en 2014 porque la empresa no había realizado suficientes investigaciones sobre los posibles impactos ecológicos.

Cuando se aprobó en 2017, «No se hizo más trabajo con la nueva aplicación con respecto a los impactos ecológicos», dice Mead. Sin embargo, TTR aún tiene más evaluación de impacto ambiental y aún así logró la aprobación en una controvertida decisión dividida por el Comité de Toma de Decisiones de la EPA.

«Es una situación muy rara», dice Mead. «Para darle una idea de la escala, es como hacer una excavación a cielo abierto en el área metropolitana de Wellington City hasta una profundidad de 11 metros y luego volver a poner todo en orden».

 

Afecta al ecosistema e industria pesquera

Debido a un proyecto de extracción de fondos marinos, es imposible comprender completamente qué impactos ambientales se habrán producido. Y debido a que la inversión se requiere en billones, una compañía minera tiene derecho a presentar una nueva petición.

La solicitud de TTR es por un permiso de 35 años, lo que significa que el permiso está permitido, cualquiera que sea la escala del impacto ambiental, y el daño continuará por más de tres décadas.

Esto podría afectar no solo a los delicados ecosistemas de South Taranaki Bight, sino también a la industria pesquera de la que dependen muchas comunidades locales.

En cierto modo, Patea se ha recuperado a través de la ganadería lechera y la pesca, pero todavía se puede ver el desglose de la carretera principal, con muchos edificios aún cerrados, su pintura desconchada y las fachadas rotas. La posibilidad de que los sedimentos reduzcan las poblaciones de peces en la región agravaría las lesiones.

«Vivimos de la tierra y el mar, así de simple», dice Tipene. «No toman en cuenta nuestros intereses, pero dependemos de estas aguas para obtener beneficios económicos y alimentarios. Entonces, ese ataque a estas cosas es un ataque a nuestras creencias culturales.»

Raglan, la zona de surf más emblemática de Nueva Zelanda

Es evidente por qué Raglan es considerada la zona de surf más emblemática de toda Nueva Zelanda.

A lo largo del lado oeste de la isla norte de Nueva Zelanda, La mayor parte de la costa no está desarrollada y los locales tienen en sus spots de surf años de calidad inherentemente prístina y salvaje.

Sentado en la alineación en Ahipara, Piha oro Raglan, ver delfines nadando, peces saltando… La idea de la maquinaria pesada separando y absorbiendo el fondo marino y dejando una nube negra en esta  estela es difícil de entender.

McCabe dice que una de las mejores cosas de vivir en Nueva Zelanda es que nunca estás lejos de «lugares salvajes». Irónicamente, él está luchando para ahorrarles tiempo. Como presidente de KASM, McCabe pasó innumerables horas organizando reuniones, presionando a los medios y tratando de crear conciencia por cualquier medio posible.

«Iba bastante duro en eso», dice McCabe. «En cierto punto, me di cuenta de que todo lo demás en mi vida tenía que estar hecho para trabajar con KASM. Es curioso cuando tu afición al surf te hace querer defender el océano, incluso cuando hacerlo te impide surfear [risas].»

Después de nuestra sesión en Indicators, volvimos al eco-lodge de McCabe, Solscape, para un almuerzo compuesto en su mayoría por verduras de los muchos jardines que salpican su extensa propiedad. Desde que McCabe compró los terrenos a principios de la década de 2000, se propuso crear los alojamientos más ecológicos que pueda.

Algunas de las habitaciones están reutilizando coches y otros son «domos de la tierra», que son cabañas acogedoras Esencialmente construyen a partir de bolsas recicladas aislados con arcilla. De pie en el jardín, con vistas al extenso jardín de hierba de Solscape y la prístina bahía de abajo, entiendes el deseo de McCabe de proteger lo que ve todos los días.

Taranaki está dispuesto a llevar el caso a la Corte Suprema. Mientras que los neozelandeses esperan la decisión final sobre este permiso de minería en el lecho marino, la empresa está estudiando exportarlo a otras partes del mundo. En los planes de McCabe busca involucrarse en la lucha contra esta práctica a nivel internacional.

En el Océano Pacífico, Entre México y Hawai, hay un tramo de los fondos marinos aproximadamente del tamaño de Europa, llamado caducada la zona Clarion-Clipperton. Es rico en nódulos polimetálicos (básicamente amplios trozos de metales valiosos incrustados en el fondo del mar).

Debido a que esta área es más de 200 millas náuticas de la costa de cualquier nación soberana, cae bajo la jurisdicción de la Autoridad Internacional de los Fondos (ISA), un comité de las Naciones Unidas encargado de regular la explotación de los recursos naturales en aguas internacionales. En el momento de redactar este informe, la ISA ya ha emitido al menos una docena de permisos de exploración para el área Clarion-Clipperton a compañías mineras de todo el mundo.

A menos que se encuentren con una oposición significativa, se espera que comiencen las operaciones mineras en los próximos cinco a diez años.

«Definitivamente se va a convertir en un problema mayor en los próximos años», dice Duncan Currie, un abogado medioambiental que trabajó con Kasm sobre su reciente llamamiento. «Estamos hablando de grandes sumas de dinero cuando se trata de operaciones mineras».

En las tiendas de surf y en las playas de Wellington a Ahipara, muchos surfistas son conscientes del problema y de lo que está en juego. Pero si le preguntas a McCabe, él te dirá que esa es la parte fácil, y que parar la práctica global requerirá un enfoque más trascendente.

«Como surfistas, somos gente de la costa, entonces entendemos estos problemas», dice. «Pasamos tanto tiempo en el agua, surfeando en él, caminando por él, estamos conectados a él. el océano y ¿cómo podemos esperar que esas personas se preocupen por estos problemas, a menos que realmente nos preocupemos y nos levantemos y hagamos algo? «.

Fotografías: Ryan Craig

Reportaje original: Surfer.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

1Comment

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder