MIKI DORA, EL REBELDE DEL SURF

15 May MIKI DORA, EL REBELDE DEL SURF

Miki Dora es de los surfistas más talentosos, audaces, icónicos y polémicos en la historia del surf. El auto proclamado ‘Rey de Malibú’ dedicó su vida a buscar olas y recorrer el mundo para encontrar su propio paraíso. 

Hoy presentamos la historia de un surfista apasionado por la libertad, la vida y de poner sus propias reglas 

Miki Dora

Los comienzos de Miki

Miklos Sandor Dora III nació el 11 de agosto de 1934, en Budapest, Hungría. Los padres de Miki se divorciaron y prontamente su madre, Ramona, se casó con Gard Chapin que también era surfista, un pionero del deporte de los dioses, obsesionado con el diseño de tablas. Fue este quien contactó con varios fabricantes en California, lo que lo introdujo más y más en el mundillo. 

Miki Dora vivía el surf de una manera distinta, él era la luz y la sombra en el deporte de los dioses. Era odiado y amado. 

Las historias de la juventud de Dora están en todos lados.  Hay algunas versiones de sus años en Malibú, incluso rayan en lo fantasioso. Sin embargo, lo que sí es cierto es el papel que tuvo las escandalosas estafas, artimañas, pero también un hombre de extrema sensibilidad y brillantez, dentro y fuera del agua.

El camino de Da Cat

A lo largo de su vida Miki Dora recibió distintos sobrenombres: “Rey de Malibú”, “El caballero negro”, “Da Cat”, “El gitano de Malibú” son unos de los más recordados. Este individualista era toda una caja de sorpresas: podría ser el hombre más encantador del mundo o el más arrogante, en solo cuestión de segundos.

Surfeaba como ningún otro, su dominio sutil de las olas y el control que ejercía sobre su tabla lo diferenciaba de cualquier surfista que hubiera surfeado en Malibú. 

Recorrió el mundo sobre su tabla, pero también criticando lo que ocurría entorno a ella: la industria, estilos y referencias eran cosas que siempre criticaba Dora. No daba entrevistas, repudiaba a los grandes empresarios y a los políticos.

Pasó varias temporadas en cárceles norteamericanas a causa de acciones fraudulentas con tarjetas de crédito. Figuró en la lista del FBI de “los más buscados”. Para sus haters eran un sociópata, un criminal

«THE BLACK KNIGHT» MIKI DORA from Capitan Surfocker on Vimeo.

El legado de Miki

Tuvo una extensa participación como actor y doble en largometrajes: Beach Party (1963), For Those Who Think Young (1964), Surf Party (1964), Muscle Beach Party (1964), Bikini Beach (1964), Beach Blanket Bingo (1965), Ski Party (1965), How to Stuff a Wild Bikini (1965) y The Endless Summer (1966)

En el 2005, CR Stecyk y Drew Kampion publicaron la biografía autorizada: Dora Lives. Usaron entrevistas aprobadas y fotos antiguas. Tres años después, Dave Rensin publicó All for a Few Perfect Waves . Como el graffiti en Malibú se ha jactado durante siglos, la leyenda no solo vive: «Dora gobierna».

Miki from Mollusk Surf Shop on Vimeo.

Miki Dora, el racista

Solemos estar acostumbrados a que las figuras más influyentes en el surf son personas carismáticas y cercanas; sin embargo, Miki Dora es recordado por ser hosco y distante. 

Una de las más polémicas y reprochables acciones que realizó fue aquella vez que pintó una esvástica en una de sus tablas de surf, algunos aseguran que no fue la única vez lo realizó. Sus actitudes racistas no eran un secreto entre la comunidad, pues eran una realidad que fue confirmada por otros, como Nat Young. El australiano aseguró en una entrevista que: 

“La opinión de Dora es empujar al hombre negro hacia abajo. Es un racista supremo, siempre lo ha sido. Cuando era más joven creía que todo era solo broma, pero no, él cree absolutamente en la supremacía blanca”. 

The Knight rider «Miki Dora» Shortboard Revolution from Capitan Surfocker on Vimeo.

Por otro lado, el tema del localismo siempre ha sido sensible en la comunidad del surf, incluso aprender a tratarlo hace parte de una de las normas nor escritas del deporte. No obstante, Miki mantenía una visión extrema del localismo, según él las olas pertenecían exclusivamente a aquellos que crecieron cerca de ellas.  Manteniendo en línea a los surfistas viajeros y forasteros. 

Falleció el 3 de enero de 2002, en Montecito California, en la casa de su padre. Tenía 67 años y llevaba una batalla contra un cáncer de páncreas.

Mi vida entera es este escape; toda mi vida es esta ola en la que caigo, preparo todo, hago un giro inferior, me meto en ella y disparo por mi vida, yendo por el hombre quebrado. Y detrás de mí, todo esto me pasa por la espalda: los padres gritando, los maestros, la policía, los sacerdotes, los políticos, los practicantes de rodilla, los windsurfistas. Todos van por las cataratas hacia el arrecife; de cabeza en el maldito arrecife, y ‘¡bwah’! Y estoy disparando por mi vida. Y cuando empieza a cerrarse, salgo y bajo por la parte de atrás, cojo otra ola y hago lo mismo de nuevo.

Fuentes: Surfer Today, The Inertia, Wikipedia, El País, Surfline.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder