30 Oct EL MERCADO GLOBALIZADO DE TABLAS DE SURF

La fabricación de forma masiva de tablas de surf en enormes plantas de producción de Tailandia (u otros países del Sudeste asiático) por marcas como Hayden Shapes o Fireware afecta a la fabricación artesanal. Pero hay unos motivos.

Cierto es que las tablas tienen muy buena calidad y prestaciones y salen bien de precio, algo que, en EEUU por ejemplo no podría ser si fabricasen en el país americano. Pero hay dudas sobre si debemos comprar tablas artesanales apoyando la producción local, o hacernos con tablas fabricadas en grandes cantidades en el extranjero. Veamos los pros y contras del mercado globalizado de tablas de surf.

La planta de Firewire en Tailandia

La planta de Firewire en Tailandia es una instalación enorme compuesta por dos edificios separados que se ubican a unos 100 metros de distancia. Trabajadores, carretillas elevadoras y camiones de carga revuelven por todas partes.

La fábrica de última generación emplea a 300 trabajadores que no son locales de la zona, y probablemente se sorprenderían al saber que las tablas de surf que producen son «popouts chinos» («popout», por supuesto, es el término despectivo para tablas de surf hechas en grandes cantidades en el extranjero, principalmente a través de la ayuda de máquinas).

Hay muchos partidarios de las tablas de surf de producción nacional en los EE. UU, desdeñosos a las importaciones de producción masiva enviadas a las tiendas de surf estadounidenses. Para los trabajadores estadounidenses cuyos medios de vida dependen de una próspera industria de tablas de surf en los Estados Unidos, las tablas de surf importadas se perciben como una amenaza existencial.

Peter Schroff, un shaper de tablas de surf en el sur de California, está utilizando sus cuentas de redes sociales para burlarse de Mark Price, CEO de Firewire, y Kelly Slater, copropietaria de Firewire, como codiciosos capitalistas en la producción de tablas de surf en Tailandia, donde ahorran enormes cantidades de dinero en costos laborales. Schroff no está solo.

El cabreo de los fabricantes americanos

Un video musical de Instagram de una compañía de tablas de surf con sede en San Clemente llamada Edit Surfboards se está compartiendo miles de veces. El vídeo ataca a las tablas de surf hechas por Firewire y Haydenshapes (también hechas en Tailandia), entre otras compañías de tablas de surf de fabricación masiva, por estar «hecho en China». Una petición para llamar la atención sobre la difícil situación de los fabricantes de tablas nacionales.

Dejando de lado los países asiáticos mal pagados, muchos fabricantes nacionales de tablas de surf, y la industria artesanal de vidrieros, lijadoras, aerógrafos y tiendas de surf familiares, están preocupados por la intrusión de tablas de surf importadas, especialmente porque esas tablas han aumentado en calidad y aceptación.

Antes no gustaba llevar una tabla hecha a máquina desde el extranjero, pero ahora la mayoría de los surfistas no se lo piensan dos veces antes de tener una tabla así. Muchos en el negocio de las tablas de surf nacionales creen que los surfistas o los medios de surf no están prestando suficiente atención a este tema.

Mientras tanto, los constructores de tablas en el extranjero están entusiasmados con la expansión de sus negocios, haciendo que la tabla de surf sea más eficiente y brindando tablas de alta calidad al público que practica surf a precios más asequibles.

El futuro de la industria de las tablas de surf en los EEUU es turbio, pero lo que está claro es que el mercado está cambiando rápidamente, y los surfistas están empezando a hacerse algunas preguntas difíciles sobre lo que valoran cuando se trata de comprar una tabla de surf.

¿Permitimos que las fuerzas del mercado sigan su curso y abrazamos comprar tablas más eficientes al precio más bajo posible? ¿O valoramos la cultura en torno a la creación de una tabla nacional para apoyarla en el futuro?

¿Qué dice Firewire?

Mark Price es un hombre muy bronceado con un elegante cabello plateado y un suave acento sudafricano que ha desaparecido de los años que vivió en California. Sentado frente a su escritorio en la sede de Carlsbad de Firewire, Price se ve como un ejecutivo nato de la industria del surf, y en cierto sentido, lo es.

Un excelente surfista, Price compitió en la gira profesional sudafricana a finales de los 70 y principios de los 80, y antes de colgar su camiseta comenzó en Gotcha, luego fundó la (ya desaparecida) compañía de ropa de Tavarua, luego trabajó en Rip Curl y Reef antes de irse para ayudar a poner en marcha Firewire en 2006. Ha sido el CEO de la compañía desde 2007.

Mientras que las oficinas de Firewire están en San Diego, todas sus tablas se producen en sus instalaciones de Nonthaburi. Price está orgulloso de cómo opera la fábrica de Tailandia. Parece estar decidido a disipar cualquier mito que flote por ahí sobre condiciones de trabajo de mala calidad, o mano de obra mal pagada y maltratada (aunque la compañía se negó a proporcionar fotos de la fábrica cuando se le preguntó).

Price dice que Firewire ha instituido un sistema de participación en las ganancias para sus trabajadores con un equipo de administración financiera para ayudar a los empleados a decidir la mejor manera de usar el dinero. «Técnicamente no es un sindicato, pero es como un sindicato», dijo.

Firewire pretende obtener la certificación de Comercio Justo de su fábrica para 2019, un sistema de certificación basado en garantizar que los trabajadores ganen un salario decente, trabajando en condiciones seguras, en fábricas que no sean dañinas para el medio ambiente. Es un proceso que Firewire ha costado caro, pero que es muy importante para Price. «No muchas fábricas logran la certificación de Comercio Justo, ya sea haciendo tablas de surf o de otra manera», dijo.

Pero ¿por qué Tailandia? «La manufactura es un pilar de la economía de Tailandia y lo ha sido durante mucho tiempo», dijo Price. «Las personas que dirigen nuestra fábrica están acostumbradas a operar las instalaciones de fabricación. Y, en función de nuestro compromiso con una mayor sostenibilidad, todos los que trabajan aquí, desde las personas de la línea de fabricación hasta los gerentes y ejecutivos, siempre están pensando en formas en que podemos ahorrar dinero y reducir residuos.»

El precio de una tabla si la fabrican en EEUU

Luego, por supuesto, está el costo. Firewire una vez produjo tablas de surf en EEUU, pero el gasto de fabricación elevó los precios a nivel nacional por encima de lo que los clientes estaban acostumbrados a gastar en tablas.

Cuando debutaron, Firewire estaba introduciendo nueva tecnología y según Price, sabían que para abrirse camino en el mercado, tenían que traer bajar los costos.

Firewire también está a la vanguardia de la producción sostenible de tablas de surf y, a partir de ahora, los materiales necesarios para cumplir con estándares como el famoso programa ECOBOARD de Sustainable Surf son más caros que la espuma, fibra de vidrio y resina tradicionales.

Simple, es más barato para Firewire fabricar tablas de surf en Tailandia y enviarlas al extranjero. Además, las tablas de surf hechas en Tailandia para exportar a los mercados internacionales no tienen impuestos de entrada cuando llegan a los puertos de los EEUU como lo hacen muchos otros bienes de consumo. Un equipo de esquí, por ejemplo, puede tener tarifas tan altas como 27%. No existe tal impedimento para importar tablas de surf en este país.

Y tú, ¿Qué opinas? ¿Permitimos que las fuerzas del mercado sigan su curso y abrazamos comprar tablas más eficientes al precio más bajo posible? ¿O valoramos la cultura en torno a la creación de una tabla nacional para apoyarla en el futuro?

Imágenes: Firewire y Surfer.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder