14 Ago LOS PECES ESTÁN PERDIENDO EL OLFATO

Ya sabemos que uno de los efectos del exceso de CO2 que enviamos a la atmósfera, es que los océanos se acidifican porque absorben más de lo que pueden. Cuando aumenta el nivel de dióxido de carbono que es absorbido por el agua, deja a los peces vulnerables porque afecta su capacidad para detectar olores.

La investigadora Cosima Porteus, de la Universidad de Exeter, afirma que esta investigación es la primera en examinar el impacto del aumento de dióxido de carbono en el océano sobre el sistema olfativo de los peces.

El impacto del CO2 en los peces

«Primero comparamos el comportamiento de la lubina juvenil con los niveles típicos de CO2 en las condiciones oceánicas actuales, y los previstos para el final del siglo», explica la científica. El resultado fue que las lubinas en aguas ácidas nadaban menos y tenían menos probabilidades de responder cuando se encontraban con el olor de un depredador. Además, estos peces también eran más propensos a ‘congelarse’, lo que indicaba ansiedad.

Han sido los expertos de la Universidad de Exeter, en colaboración con científicos del Centro de Ciencias del Mar (CCMar, en Faro, Portugal) y el Centro de Ciencias del Medio Ambiente, Pesca y Acuicultura (Cefas), los que también probaron la capacidad olfativa de la lubina para detectar olores diferentes.

Así, hicieron esto registrando la actividad en el sistema nervioso mientras su nariz estaba expuesta al agua con diferentes niveles de CO2 y acidez.

«El sentido del olfato de la lubina se redujo a la mitad en agua de mar que se acidificó con un nivel de CO2 previsto para el final del siglo. Su capacidad para detectar y responder a algunos olores asociados con los alimentos y las situaciones amenazantes se vieron más afectadas que en otros olores», relataba Porteus.

Los peces dejan de distinguir entre estímulos

«Creemos que esto se explica por el agua acidificada que afecta cómo las moléculas odorantes se unen a los receptores olfativos en la nariz del pez, reduciendo la capacidad de distinguir estos estímulos importantes».

Los científicos también estudiaron cómo el elevado CO2 y la acidez en el agua afectaron los genes que se expresan en la nariz y el cerebro de la lubina y encontraron evidencia de la expresión alterada de muchos de los involucrados en la detección de olores y el procesamiento de esta información. Aunque solo se usaron lubinas en el estudio, los procesos implicados en el sentido del olfato son comunes a muchas especies acuáticas y, por lo tanto, los hallazgos deberían aplicarse de manera muy amplia.

El profesor Rod Wilson de la Universidad de Exeter, señala que los resultados son «intrigantes» y muestran que el CO2 impacta directamente en la nariz del pez.

Todavía no se sabe cómo de rápido podrán los peces superar estos problemas a medida que el CO2 se eleve en el futuro. Esperamos que se aceleren las medidas para evitar las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Noticia original: Ecoticias

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder