17 Mar LA HISTORIA PATAGONIA, EL CAPRICHO DE UN ESCALADOR

We´re in business to save our home planet.

Esta frase es la que define la razón de ser de Patagonia, un negocio con una historia realmente inspiradora por detrás, una historia que nos ha conmovido y hemos querido compartir con vosotros.

Vender más diciéndole a la gente que compre menos”, fue uno de los argumentos estratégicos que Patagonia ha usado y también por los que se la ha criticado. Pero, al margen de las críticas, queremos presentaros su caso, un negocio que ha inspirado a implantar soluciones a la crisis medioambiental.

El fundador, un visionario que escalaba a por ideas.

Yvon Chouinard no es especialmente un hombre de negocios pero es quizás el mayor responsable del éxito de esta compañía. Chouinard era un loco de la escalada, aficionado al surfing y con un gran espíritu emprendedor y ecologista.

Este emprendedor comenzó buscando solo trabajos temporales y veranos interminables para poder escalar Yosemite y surfear en Baja California. Para Yvon todo comenzó con sus ganas de fabricar equipo de escalada para él y sus amigos, pero lo que no sabía era que crearía una empresa líder en responsabilidad medioambiental.

Chouinard creó una línea de productos llamada Patagonia, la única que sobrevivió a una fase de problemas legales y en la que su otra línea de productos desapareció. Solía decir: “yo solo quiero poder pagar mis facturas y los viajes para irme a escalar”. Y más tarde, se convirtió en una de las mayores compañías de los Estados Unidos.

Una filosofía «Zen»

Más allá de los beneficios, quiero hacer las cosas bien.

Este visionario no era feliz jugando las reglas normales de los negocios. Para Chouinard los negocios eran culpables, en gran medida, por los problemas sociales, ambientales y económicos que existían en el mundo. Además, creía que tenían el potencial para conseguir rebajar los problemas e inspirar un cambio positivo. Por ello, quiso hacer las cosas a su manera, bajo su propia filosofía, a su estilo de negocio responsable.

Para otros ejecutivos de la compañía, Yvon tenía «ideas locas» y tomaba decisiones muy rápido. Pero lo cierto es que todo venía motivado por su pasión por la escalada que tantas analogías le permitió hacer con el negocio.«Dicen que si quieres ser un samurái, no puedes tener miedo de morir, y tan pronto como parpadees, te cortan la cabeza. Yo no tengo miedo de perder este negocio”.

Gestionando la empresa desde la ausencia, Chouinard era visto como ese hombre que no tenía miedo a tomar decisiones de riesgo. Siempre se tiraba a la piscina.Viajaba por el mundo y volvía con ideas que el CEO se encargaba de transformar en negocio.

No puedes controlar una avalancha pero puedes estudiar las condiciones de tu escalada, prepararte y entrenar para ello.

Todos los esfuerzos hacia el medioambiente.

No solo ha invertido millones de dólares en reducir el impacto medioambiental del proceso de producción, en todas y cada una de las fases. Además, ha destinado un pequeño porcentaje de los beneficios a donaciones a grupos medioambientales.

Todas y cada una de sus decisiones las tomaba teniendo en cuenta su meta final: no causar daños innecesarios al planeta. Pero además, estas otras han sido claves en su éxito:

Ciclo de vida del producto

Se trataba de incluir a los consumidores en su iniciativa de responsabilidad ambiental. Mediante esta arriesgada iniciativa se les estaba diciendo implícitamente a los consumidores «comprar menos y pensar dos veces antes de hacerlo». Se trataba de llevar los productos desde el comienzo de su vida y mantenerlos hasta su muerte a través de diversas reparaciones y reciclajes. Además, existía un mercado de reciclaje para productos de segunda mano donde los consumidores podían participar.

Características del producto

Un producto simple y funcional. La simplicidad era la base de diseño, donde imperaba la regla del «no necesita nada más«.

Líder en innovación

Patagonia invirtió millones en el desarrollo e investigación de nuevos materiales y materia prima responsable con el planeta. Patentaron numerosas tecnologías y diseños como las cremalleras 100% reciclables, fábricas duraderas…

Y finalmente, no sólo tenían una cadena de producción y logística que cumplía sus mismos valores de responsabilidad social, sino que también los empleados compartían y comparten una visión común. En las oficinas estaba escrito el parte de olas y sus trabajadores variaban el horario si las olas eran buenas.

‘Let my people go surfing’ está disponible en Amazon en inglés y en español

En definitiva, un modelo de negocio que ha inspirado un cambio a otros negocios y al mundo entero.

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

3 Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder