21 Jul CAMBIO CLIMÁTICO Y SURF

Hoy en día podemos consultar las previsiones en nuestros teléfonos con una antelación considerable sin tan siquiera movernos de la cama. Esto supuso uno de los cambios más importantes que ha sufrido este deporte en un corto periodo de tiempo (no olvidar que Windguru se creó en el año 2000), pero en lo que queda de siglo podríamos ser testigos de la mayor transformación sufrida en la historia del surf: la de las propias olas.

¿Cómo se llega a todo esto?

Los científicos llegan a determinadas conclusiones utilizando modelos climáticos globales bastante complejos. Éstos son como ”bolas de cristal” que utilizan las condiciones del pasado, las tendencias actuales y los escenarios previstos, para predecir nuestro futuro climático.

Figura 1: Símil para los modelos climáticos globales

La lucha contra el cambio climático demanda/genera innumerables nuevas oportunidades para la ingeniería civil, que tiene la oportunidad/obligación de poner sus capacidades al servicio de la sociedad para afrontar este reto global. «El ingeniero civil es el ingeniero del cambio climático» – Iñigo Losada (UC).

¿Realmente en que nos afectará?

  • Aumento del nivel medio del agua

En primer lugar, debemos conocer en que rango de valores nos movemos y para ello, vamos a basarnos en los datos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que indican que en el último siglo, el nivel del mar ha aumentado casi 2 mm por año. Este ritmo se ha visto acelerado, alcanzando un valor medio actual de 3.2 mm anuales. Se estima por lo tanto, que para el año 2100 el nivel del mar podría subir entre 26 y 82 cm (en función de cómo se hagan las cosas).

Para el caso de España las proyecciones futuras de elevación del nivel medio del mar para el horizonte del año 2050 dan un valor mínimo de 15 centímetros.

En la Figura 2 se representa el perfil de una playa antes y después de producirse un aumento del nivel del mar. Dicho ascenso hace que se pierda arena de la “zona de playa” trasladándose a una zona más profunda (en marrón). Por otro lado, al moverse dicha arena, en la costa se produce un retroceso para cubrir ese déficit existente por la arena que se ha movilizado.

Figura 2: Modificación del perfil de una playa por un aumento del nivel medio del mar

Probablemente muchos spots con fondo de arena conserven su misma forma básica a medida que sus barras se desplacen hacia la costa, pero las olas que carecen de un fondo dinámico (como los arrecifes o los de roca) podrían cambiar significativamente o desaparecer. Un ejemplo claro de ello son las Maldivas, donde la cota más alta de sus islas está a 2 m sobre el nivel del mar.

  • Cambio de dirección de los oleajes

Según la Universidad de Exeter (Reino Unido) en el informe «Lo que pasa en el Ártico, no se queda en el Ártico», la desaparición del hielo marino en el océano Ártico alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte. Esto supone un cambio en las rutas de las tormentas y por lo tanto, un cambio direccional en la formación del oleaje.

¿Cómo puede afectar esto a mi spot? El cambio en las direcciones del oleaje puede ocasionar: el basculamientos de playas y la erosión del litoral por un desplazamiento de la zona de rompientes. En el caso de fondos dinámicos (20% de las costas del mundo), se apreciarán cambios de diferentes magnitudes (dependiendo del caso) en la formación de las barras. Para los fondos estáticos, el efecto es directo sobre la rotura de la ola ya que la incidencia es fundamental en dicho proceso.

A todo esto también podemos sumarle que por cada grado Celsius de subida de temperatura del agua superficial del mar, aumenta la frecuencia de los huracanes más fuertes en un 31% ( “Nature Climate Change“).

Figura 3: Representación gráfica de las ventanas de oleaje para el funcionamiento de Trestles (Surfline)

Las variaciones en la dirección del oleaje más relevantes en España se producirán en Cataluña, Baleares y Canarias, llegando a incrementos medios anuales de más de 1º en la dirección. Como ejemplos representativos, para la Zona de la Costa Brava y el Sur de las Islas Baleares y Canarias, se estima que podrían sufrirse retrocesos máximos de hasta 50 m, inducidos únicamente por una variación direccional de 8º.

  • Construcción de elementos de protección

A lo largo de todas las costas urbanas existen elementos que ya se están viendo afectados por el ascenso del nivel medio del mar. Las comunidades están tomando medidas en respuesta a dicho acontecimiento, marcadas por el ritmo de amenaza percibido sobre sus valiosas infraestructuras.

La respuesta humana al aumento del nivel del mar también tiene una gran incertidumbre en relación con el tiempo, la ubicación, las capacidades y la extensión de cada caso. Por lo tanto, las medidas de protección frente al ascenso del nivel medio representan una amenaza (directa e indirecta) a nuestras playas, a nuestras olas y a nuestra capacidad de acceder al surf.

Probablemente, este sea el principal efecto sobre los spots a corto plazo y el que cause el mayor daño al acceso costero, a las playas y a la calidad del surf. En la Figura 4 se muestra un ejemplo de cómo la construcción de un muro vertical para la protección de un paseo puede suponer la desaparición de una ola de calidad.

Figura 4: Modificación de un spot por construcción de un muro de retención

  • Aumento de la temperatura :

Los océanos son grandes almacenes de calor, por lo que están relacionados de forma directa con el clima global. El IPCC estima que la temperatura global podría subir 1,5ºC en el mejor de los escenarios, pero si se hacen las cosas mal, podría incrementarse en 4,5º C. En la Figura 5 se muestra una representación gráfica del calentamiento global de los océanos:

Figura 5: El calentamiento global de los océanos

Las mediciones en agua superficial (hasta 700 m de profundidad, línea negra y barras de error) indican un calentamiento indiscutible en los últimos quince años (valor medio, línea roja); sin embargo, hay algunos periodos (por ejemplo, 1995-98, y 2003-05) de temperatura estable, e incluso de ligero enfriamiento. La línea azul señala las mediciones en aguas profundas (hasta 2.000 m), e indicaría que las zonas abisales de los océanos están empezando a calentarse. El calentamiento de las aguas profundas, que reciben muy poca influencia térmica de la atmósfera, significa que el conjunto de la masa de la hidrosfera está experimentando los efectos del cambio climático.

A medida que aumenta el CO2 en la atmósfera, se eleva también la cantidad de gas que se disuelve en el mar y el carbonato empieza a escasear en el agua. Esto supone un grave problema para muchos seres vivos que lo necesitan para hacer sus esqueletos (desde el plancton o los corales, hasta los animales con concha).

Los arrecifes de coral son extremadamente sensibles a las variaciones en la composición química y tienen un rango de temperaturas limitado y específico en el que pueden sobrevivir. Según un informe del “Centro ARC de Excelencia para los Estudios de Coral”, el 90% del arrecife coralino se encuentra afectado por el blanqueamiento, poniéndolo en peligro de extinción para el 2030.

Muchos de los mejores spots del mundo son de arrecifes de coral, por lo que su pérdida tiene serias implicaciones en los spots de calidad mundial. La Gran Barrera de Coral en Australia ha sido la más afectada por esto: se han perdido ambientes mágicos en algunos spots y una vez que los corales mueren comienzan a erosionarse, lo que supone mayor profundidad, afectando a las olas que rompían sobre ellos.

Figura 6: Corales sanos (izq.) y corales afectados por el blanqueamiento (XL Catlin Seaview Survey)

Si la temperatura del agua sube podremos ahorrar en neoprenos, pero con el riesgo de que en algunas zonas aumente la presencia de animales peligrosos para los surfistas, como los tiburones. Dicho aumento junto con la existencia de una población de tiburones en recuperación hace que el hábitat de esta especie se amplíe. Todo esto acompañado de la masificación las playas debido al calor hicieron del 2015 un año record en ataques de escualos a nivel mundial (98 ataques).

Figura 7: Tiburones y cambio climático

No hace falta irse a Florida,  hace unos días se registraba un récord histórico de las temperaturas  del agua del mar en el Mediterráneo (27º) y en el Cantábrico (23.5º). Esto no ha generado cambios detectables en las costumbres de  los tiburones del Mediterráneo, pero sí que comienzan a aparecer especies tropicales como los tiburones de  punta negra que ya han sido avistados en zonas de Turquía y que podrán acabar llegando fácilmente a la costa de Tarragona.

Nosotros seguiremos surfeando porque sabremos adaptarnos a los cambios forzados en el océano y en la costa, somos así por naturaleza, pero… ¿podrá el resto?

 

1Comment

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder