30 Nov BOND EYEWEAR, UNA NUEVA FORMA DE VER EL MUNDO

Son un referente en la sostenibilidad y un ejemplo del que podemos aprender. Quieren mostrar una nueva forma de ver el mundo a través de sus gafas BOND.

Creen en la economía circular y que una sociedad sin desperdicios es posible, por eso están construyendo lo que creen que es el futuro de la fabricación.

«Un ejemplo vale más que una opinión».

Ellos son Bond Eyewear y crean gafas a partir de los plásticos que ellos mismos y sus clientes recogen de sus playas. ¡Conócelos a través de esta entrevista a su fundador, Malcolm Rendle!

Surfer Rule: ¿Cómo y cuándo nació Bond Eyewear?

Malcolm Rendle: El plástico se inventó en los años 50. Antes, las personas vivían sin bolsas de supermercado, sin botellas de agua, sin todo lo que hoy conocemos como “descartable”.

Lo que comenzó como una transformación en pos de un beneficio, hoy es uno de los principales contaminantes del planeta.

Pero ojo, no confundamos uso con abuso. El problema no es el plástico, nosotros lo somos. Nosotros somos quienes consumimos y descartamos una y otra vez este material sin pensar en cómo estamos afectando el ecosistema. La historia de BOND Eyewear empezó hace 2 años viendo esas botellas cubiertas de barro en la orilla de nuestras costas del Río de la Plata. Un lugar tan lindo con un contraste tan fuerte... Ahí fue cuando dije “¿Cómo le abro los ojos a las personas de lo que está pasando acá? Algo hay que hacer con todo este plástico”. Ese fue el momento donde se me ocurrió hacer gafas, para que las personas puedan ver un mundo más sustentable a través de ellas.

Por eso hicimos gafas, para que la gente pudiese abrir los ojos respecto a la contaminación por plásticos.

S.R ¿De dónde sacáis la materia prima y cuál es su proceso de reciclaje hasta convertirse en vuestros maravillosos diseños?

M.R: Lamentablemente hay plástico hasta en el rincón más inhóspito de nuestro planeta, en especial botellas, por lo cual sobra materia prima. Desde que levantamos las botellas que flotan en el río hasta que se convierten en gafas, el material pasa por una serie de procesos. En primer lugar se hace la separación por tipo de color, luego se compacta y enfarda para facilitar su manipulación. De allí, es enviado a la planta de reciclaje, donde se tritura y se lava. Luego es fundido, extrudado y pelletizado. Finalmente estos pellets son los que utilizamos para la inyección en nuestras matrices.  Y por supuesto, así como cuidamos el medio ambiente, también cuidamos la salud visual. Por eso todos nuestros cristales son polarizados con protección 400UV.

S.R: Una de las innovaciones que habéis incorporado ha sido el “Pago en Plástico”. ¿Cómo funciona? ¿En qué consiste y cómo ha resultado?

M.R: El fin principal de esta iniciativa es incentivar las prácticas de reciclaje. Realizamos una encuesta entre varias personas y el 80% desconoce dónde terminan los plásticos que separan y no tienen certeza de qué se hace con ellos… Si efectivamente se reciclan o si terminan enterrados o en nuestros océanos.

Para cortar con eso, invitamos a todas las personas a que traigan sus plásticos domiciliarios a nuestra tienda en Palermo para que tengan la certeza de que nosotros si los reciclamos, mostrándoles el proceso y el producto final.

Otorgamos un 2% de descuento por cada KG de plástico que traigan, para luego ser canjeado por gafas. Los descuentos son acumulables en el tiempo, no tienen fecha de vencimiento y pueden transferirse. Eso quiere decir que al cabo de 50KG se llevan un par de gafas gratis. De momento estamos ideando más modalidades para sumar descuentos. Por ejemplo, quien participe de uno de nuestros Clean Ups, sume X% extras. Hace 2 semanas que lo lanzamos, y ya recibimos más de 300KG.

S.R: De momento la marca está prosperando. ¿Cuáles crees que han sido las claves de este éxito? 

M.R: Creo que las claves están en la transparencia, en la concientización, que nuestra comunicación no es “COMPRA NUESTRAS GAFAS”, sino que el foco está en dar a conocer hechos,  y finalmente en incluir a los clientes en actividades de la marca, todo con un fin común: el cuidado del medio ambiente.

S.R: ¿Cuáles de ellas te esperabas y cuáles te han sorprendido?

M.R: Realmente me sorprendió lo rápido que las personas quisieron ser parte de esta comunidad, de sumarse a los Clean Ups, de querer utilizar un producto de moda fabricado con material recuperado y mostrarlo con orgullo.

No esperaba tanta repercusión en tan poco tiempo. Me pone súper contento que de la mano de BOND hayamos despertado el interés de tantas personas en el cuidado de nuestro planeta. 

S.R: ¿Cuáles han sido los principales retos en este proceso?

M.R: Fueron muchísimos, pero el comienzo fue lo más complicado, ya que no venía del rubro y desconocía totalmente cómo transformar una botella en un par de gafas.

Fue una cuestión autodidacta y necesité investigar mucho sobre procesos. Llevó tiempo. En el camino me frustré mucho, probé, me equivoqué, probé, invertí todos mis ahorros, pero por suerte lo logré. Tener el producto terminado en mis manos después de tanto esfuerzo fue una de las mayores satisfacciones que tuve.

S.R: Todos vuestros modelos llevan el nombre de localidades costeras del Mar Mediterráneo. ¿Por qué?

M.R: Tengo un amor incondicional por la Costa Brava. Sus pueblos pesqueros y su tranquilidad me vuelven loco. Es mi lugar en el mundo, por eso le hago honor nombrando los modelos con sus distintas localidades. Sería un sueño tener una tienda allí colaborando en las limpiezas del mediterráneo y así fabricar gafas con el plástico que recuperemos. 

Foto: Bond Eyewear
S.R: La economía circular es algo reciente todavía y tiene un largo camino por recorrer, ¿cómo te preparaste en tu caso?

M.R: Me base en la premisa “es desperdicio cuando no se aprovecha” y en el aprovechamiento de los recursos. Más allá de que las gafas estén fabricadas con plástico recuperado, si el día de mañana alguien se aburre y las tira, vuelven a convertirse en un residuo.

Para cortar con eso, le decimos a nuestros clientes que cuando las quieran cambiar, las traigan a nuestro Store, nosotros las volvemos a reciclar creando otro modelo y ellos tienen un 30% en su próxima compra. De esta forma logramos un circuito circular sin desperdicios.

Si vemos que un modelo no tiene rotación, lo volvemos a reciclar y creamos otro. Además, el packaging también acompaña, ya que cuenta de un estuche metálico, una etiqueta de papel reciclado plantable con semillas de rúcula y un paño de limpieza.

S.R: ¿Quiénes han sido tus referentes y principales fuentes de inspiración?

M.R: Me basé en que no tenemos un planeta b, y en escuchar a las personas. Más allá que los modelos son trendy, nuestros clientes eligen la historia que hay detrás, cómo están fabricados, en el proceso y en los valores de la marca. 

Foto: Bond Eyewear
S.R: Además de Bond Eyewear, eres un amante de la montaña y tienes una marca de ski y snowboard. Cuéntanos, ¿qué has aprendido de ella y cuál de estas lecciones has aplicado a la hora de emprender?

M.R: Me encanta pasar tiempo en la naturaleza. Realizar actividades al aire libre, salir a caminar por la playa sin horarios, navegar. Pero, la montaña se lleva todos los premios. Tiene una mística difícil de explicar. Esto me llevó a practicar snowboard, que hoy en día se convirtió en mi deporte favorito.

Esta experiencia me despertó la necesidad de crear productos para trabajar de lo que verdaderamente me gusta, estando en contacto con la naturaleza, y por supuesto, cuidándola.  

Foto: Bond Eyewear
S.R: ¿Qué consejos le darían a aquellos que deseen emprender en el campo de la
sostenibilidad?

M.R: Todavía tengo mucho que aprender y muchas cosas por mejorar, pero desde la poca experiencia que adquirí, mi recomendación es que le den para adelante. Equivocarse es parte del proceso de aprendizaje. Cuanto más se equivoquen, mejor.

Hay que hacerse con un lápiz, un papel y anotar. Investigar. Tener un objetivo y cuestionar el “por qué” de las cosas.

A mi particularmente como punto de partida, siempre me sirven las palabras “QUÉ” y “CÓMO”. QUÉ quiero hacer (y anoto). CÓMO lo mejoro, CÓMO lo llevo a cabo, (y anoto todas las ideas que me vienen a la mente).
El futuro depende de todos.

S.R: ¿En qué futuros proyectos estáis trabajando ahora?

M.R: Hay varios en cartera, pero en 3 ya estamos bastante avanzados y lanzaremos el año que viene. Aún no podemos comunicarlo, pero OS dejamos una pista. ¿Cuántas cosas conoces que están fabricadas con plástico?

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder