23 Jun 5 CONSEJOS PARA SOBREVIVIR UN MES DE MAR PLATO

¡Ya está aquí! Para la suerte de unos y la desgracia de otros, el verano ya ha llegado amigos. Días largos, calor, turistas, chiringuitos, helados estampados derritiéndose sobre cemento que parece magma y sobre todo litros y litros de crema de sol.

El verano llega un año más y con este van desapareciendo poco a poco las marejadas consistentes y de gran calidad. Si en verano surfeas poco, aquí van cinco ideas para mantenerte entretenido durante los meses de plato.

Adiós a los swells

Los termómetros nos indican que el verano ha llegado y esto significa que los swells van perdiendo fuerza y consistencia y que nos vamos adentrando en los meses con mayor escasez de olas del año.

Algunos aprovechan para hacer las maletas y viajar a países como México, Indonesia o Nicaragua, otros se quedan en casa mirando el mar y el parte preguntándose qué demonios van a hacer las siguientes tres semanas sin tocar tabla.

La cantidad de gente en el pico aumenta exponencialmente, las escuelas de surf tienen cientos de clientes, los vientos soplan todo el día con fuerza y las olas no sobrepasan la altura de tu rodilla. ¿Qué hacer? Aquí propongo cinco maneras entretenidas de pasar el tiempo este verano mientras las olas estén de vacaciones.

1. Coge un patín

Patinar es una gozada. Coger un patín, sea del tipo que sea, e ir a dar patadas por la ciudad es una sensación tremenda. En realidad, si coges un patín y le pones ruedas de silicona, unos elevadores y unos rodamientos buenos, tienes la herramienta perfecta para surfear el asfalto.

Si los bordillos y las barandillas no son lo tuyo, encuentra una cuesta con poca pendiente y buen suelo y ponte a carvear con el patín. Esto te va a ayudar mucho a controlar tu tren superior y a mantenerlo alineado con tu cadera y con tus piernas. Toda práctica es buena.

Notarás la práctica la siguiente vez que estés sobre la pared de una ola, si has interiorizado los movimientos adecuados con el patín, es probable que te resulte más fácil realizarlos en el agua.

2. Entra con el tablón o con el corchopan

Siempre existe la posibilidad, siempre que el mar no esté totalmente plato, de entrar con un tablón. Es una modalidad que te enseña a colocar la tabla en el lado correcto de la ola y a disfrutar de manera despreocupada.

Si sales a coger olas con un tablón o con un corchopan, disfrutarás como un niño hasta en condiciones lamentables, seguro. Es imposible salir con el tablón y pasárselo mal. Todas las olas, por muy pequeñas que sean, te transmiten esa sensación de deslizamiento tan única.

3. Juega a golf

Aunque el surfing y el golf sean deportes muy diferentes, el control mental y físico necesario para jugar a golf puede venir muy bien a la hora de mejorar en el agua. El golf es difícil. Sobretodo si no lo aprendes de niño.

Cuando empiezas, como es mi caso, de cada swing que haces un porcentaje muy bajo le da a la bola y en un porcentaje aun más bajo de estos, la bola sale recta y controlada. La dificultad que presenta el golf es darle a la bola bien una vez detrás de otra. Para ello, es necesario tener control absoluto de tus movimientos.

Y para tener este control es elemental tener también un nivel de concentración muy alto. Cuando estás tan concentrado, puedes notar cada movimiento de tu cuerpo y cómo afectan estos a tu rendimiento. Si no piensan en qué estás haciendo con tu cuerpo cada golpe, no vas a jugar bien.

Con el surf pasa exactamente lo mismo, pero la dificultad es otra. La dificultad del surf es interpretar la ola de manera que sepas que maniobra necesitas hacer y ejecutarla. Aquí, también es necesario estar altamente concentrado y controlar tu cuerpo y tu toma de decisiones.

No me sorprende que tantos surfistas profesionales jueguen a golf. Además, ¿a quién no le apetecería ir a dar un paseo por el campo en un día de verano?

4. Haz cardio

Si has entrenado tu concentración y tu control físico con el golf, otra manera de pasar tiempo fuera del agua es haciendo cardio. Cualquier deporte vale. Fútbol, baloncesto, rugby playa, voleibol, tenis, footing… La cuestión es mantenerse activo trabajando el cardio para no perder estamina y energía. Así, cuando lleguen las olas de nuevo estarás en forma para comer series en sitios peliagudos o para remar quince minutos sin parar.

El verano es el momento perfecto para reunir a unos amigos en la playa y jugar un partido amistoso. Además, correr en la arena cansa y ejercita mucho los músculos de las piernas así que también supone una actividad que te prepare físicamente para el surf.

5. Entrena con el SUP

La última actividad que propongo para sobrellevar los meses de platazo, es el SUP. Si no hay olas y quieres entrar en el agua de todos modos, una manera de hacerlo más entretenida que sobre una colchoneta fucsia es con un paddle surf. Con el SUP estás ejercitando todo el cuerpo a la vez pero sobretodo el tronco (abdominales y lumbares).

Coger una tabla y un remo y salir a pleno mar con un colega es una manera estupenda de pasar una larga mañana de verano. Haces deporte, hambre y estás en el agua, es perfecto. También sirve para aprender a leer las olas y a navegarlas aprovechando su energía o para mejorar el equilibrio y la resistencia.

mikel.eslava@opendeusto.es
Tags:
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder