02 Abr WELCOME TO THE NEW AGE: LA GESTIÓN DE PLAYAS NO ES UN TEMA BALADÍ

Texto Víctor Gallego

Se acerca el verano, la primavera nos está dejando un tiempo increíble, las playas se masifican, las empresas se frotan las manos y los freesurfers claman al cielo. ¡Welcome to the new age!!

Hasta hace unas décadas, las sensaciones, el anonimato y la soledad iban de la mano de un deporte como es el surf. A día de hoy, el panorama ha cambiado y con él, la manera de relacionarse entre los diferentes agentes que cohabitan en el medio marino.

La olas, como bien dice Ignacio García son “un recurso finito, en tiempo y en espacioy, si no sabemos compartirlo, probablemente desemboque en un conflicto. La realidad ha cambiado y con ella han cambiado los hábitos de consumo, el consumo de productos de lo más cotidianos, así como el de los que evocan a un tiempo y épocas pasadas. El romanticismo no es más que cuestión de momentos, dirían los más escépticos.

Pero ahora sí, algo que era obvio y que era cuestión de tiempo, es que los agentes implicados en la gestión de las olas llegasen a un punto en el que demandasen un equilibrio. Una regulación que equiparase y que correspondiese a todas las partes implicadas en un bien tan preciado y cotizado como es el surfing en las playas.

Como nos corresponde, nos pusimos en contacto con el organismo encargado de gestionar y velar por la comunidad surfera nacional, la Federación Española de Surfing. Desde allí, nos derivaron al área encargada de esto, el Departamento de Medio Ambiente y Ordenación. Aquí, los responsables de la misma se han encargado de impregnar un aire de imparcialidad, creando unas bases desde las que se puedan gestionar los recursos marítimo-terrestres de las empresas vinculadas al mundo del surf.

Hablamos con Ignacio García, geógrafo de profesión y bodyboarder de devoción. “Nacho”, campeón de España de bodyboard, sabe de qué nos habla cuando nos explica los conflictos que se dan en las playas, ya que no solo lo ve con ojos de usuario, sino también con ojos de técnico.

En el reciente artículo publicado “¿Cuántas visiones hay sobre una misma playa?, Cuidando olas”, él nos explica cómo cambiaron los objetivos de uso de las olas, y que en el análisis de una playa no solo influyen los metros de costa en la toma de decisiones, sino que también influye algo tan inmaterial como es el valor social vinculado a un spot. “No es lo mismo el número de personas que quieren surfear en Pipeline que en una ola-spot de igual calidad si se llamase Patos”.

Por este motivo y por los futuros problemas que se pre-visualizan que va a generar la fuerte demanda de actividades vinculadas al surfing (véase: escuelas, competidores, fresurfers y etcéteras), la FES ha sacado una serie de artículos desde los que quieren explicar los porqués y los cuáles es necesario una gestión de playas eficiente.

Una serie de cuatro artículos en la que profesionales como Ángel Lobo o Ignacio García explican y exponen un trabajo en el que se estudia de manera imparcial los usos y los gestores más eficientes que debería tener una playa. Como ellos mismos nos comentan,  “nosotros no somos quienes deben decidir qué o quién son los más apropiado para explotar una playa, nosotros solamente aportamos datos de cómo y cuantos usuarios soporta la misma y, por lo tanto, cuáles deberían de ser los servicios ofertados”.

En esta misma línea, el catedrático Ángel Lobo, quien recientemente ha publicado el libro “La Ordenación y Gestión de las Playas”, señala en su artículo “¿Quién tiene las competencias sobre el uso de las playas y de las olas? Cuidando Olas” cuáles serían los organismos pertinentes a la hora de deliberar quién o quiénes deberían tener las competencias de gestionar los recursos de una determinada zona, playa o spot.

Habrá a quienes les guste más o menos, incluso quienes critiquen las decisiones tomadas al respecto, pero lo que está demostrado es que sin una primera piedra no se puede levantar una casa.

Así que, consultadas las diferentes fuentes, la conclusión que se presume no es otra que la que ocupa el imaginario de todos nosotros. Nadie es quien de decir qué o quiénes deben de estar o usar una playa, y todos los que la usan son quien para participar en esa toma de decisiones, pero sin duda, la mejor manera que todos nosotros tenemos de usufructuar una playa  y sus olas  es desde el respeto y  la comprensión a su realidad natural y social. Los tiempos han cambiado y con ellos las reglas del juego, así que se deben reinterpretar para que la playa siga siendo un bien de todos y para todos.

Una serie de artículos, Cuidando las Olas, donde conocemos la opinión de los expertos que trabajan en la Federación Española de Surf y en los que se expone el punto de vista de los profesionales de este área.

 

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder