26 Jul WALTER NIETO: SHAPEANDO GALICIA

“Mi cometido era conocer mundo y poder hacer tablas,

 era mi pasión, mi sueño.”

Texto Víctor Gallego

Walter Nieto es un tipo tranquilo, pausado, siempre con una sonrisa y con una taza de mate en la mano. Aterrizó en Galicia hace ya más de 20 años, y desde entonces ha estado realizando en tierras gallegas su pasión, su oficio, su sueño, realizar tablas de surf.

Un shaper entre lo moderno y lo artesano que nos cuenta que cada dos por tres tiene que hacer una tabla de manera artesanal porque no quiere perder el oficio de 25 años. Un referente para muchos chavales a los que apoya desde su equipo, Zorlak, sin más intención que, como él dice, aportar su granito de arena. Este uruguayo de nacimiento se ha hecho un nombre dentro del surf gallego shapenado y ayudando a muchas de las promesas, y a las ya no tan promesas, que a día de hoy están dando guerra en el panorama nacional.  

Foto por Marcos Martín

¿Qué te trae a España?

En principio mi intención era ir a un sitio en el que hubiese olas, ya que en mi país, Uruguay, se estaba viviendo una grave crisis. Mi cometido era conocer mundo y poder hacer tablas, que era mi pasión, mi sueño. Y buscando, buscando, estuve a punto de irme a Nueva Zelanda, pero hablando con mi familia, sobre todo con mi abuelo, decidí irme al pueblo donde él había nacido, en Pontevedra, Galicia, ya que allí había olas. Y mira, la realidad es que aquí sigo después de un montón de años. Ya que sabía que donde hubiese olas siempre iba a tener trabajo.

¿De dónde nace tu pasión por hacer tablas?

Mi pasión por hacer tablas… siempre me gustó trabajar con las manos, y por suerte empecé a surfear. Lo que no daba crédito era que las tablas de surf se hicieran a mano, ¡aluciné! para mí era cosa de máquinas y todo eso, y no! Todo lo contrario. Conocí a mi shaper, de aquella cuando yo tenía todavía 14 años, le pedí que me hiciera mi primera tabla y desde el momento que descubrí que se podían hacer a mano dije: “yo tengo que ser capaz de poder hacer mi propia tabla” y bueno, así fue como empezó todo.

Foto por Marcos Martín

¿Qué es lo que tienes en consideración a la hora de shapear una tabla, para los dos grandes grupos de usuarios, competición y free?

Trato de aconsejar a la gente que tenga en cuenta su tipo de surfing a la hora de escoger una tabla. A veces depende mucho de la edad a la que te inicies a surfear, por lo general los más peques tienden a las tablas cortas y los más mayores, a los de 30 o 40 años, les suelo preguntar qué tipo de surfing practican, un surf más tranquilo y de diversión o más radical y de maniobras bruscas. A los primeros les suelo aconsejar algo más clásico como puede ser una mini malibú o un longboard, la gente muchas veces se piensa que el surf es sólo tabla corta… y para nada, están muy equivocados, se puede disfrutar mucho del surf más clásico. Y a los segundos, púes depende de tamaño peso y nivel…

Y a nivel ya competición es un trabajo más del día a día, casi del cuerpo a cuerpo. Yo lo vivo con mi equipo que es con el que trabajo a diario y ahí es donde ya afinamos mucho los números, ya tenemos en cuenta parámetros más ajustados. Ahora mismo incluso estamos trabajamos con video corrección para hacer pequeños cambios que mejoran mucho el nivel.

Y ¿cómo se hace una tabla de surf?

Bien, primero se ha de escoger el tipo de tabla más adecuada al surfer, diseñar la tabla y ya luego pasamos a shapearla. Bien puede ser con un robot que es lo más común a día de hoy o shapearla a mano que es cómo se hizo toda la vida. Después, una vez el foam ya ha cogido la forma que nosotros queríamos se pasa a pintura o bien nos saltamos ese paso y vamos directamente al laminado si la tabla va a ser blanca. Pasamos a lijarla y colocar las quillas, que es más importante de lo que por lo general nos damos cuenta, y ya para finalizar sería darle el acabado a la tabla para el secado. Un proceso que dura más o menos una semana.   

Por lo que me decías antes, tú eres un shaper artesano, de los de antes, ¿Tuviste una lucha interna cuando cambiaste lo moderno por lo artesano?

Sí, al principio sí, hace cuatro años que tengo el robot y claro que sí, jeje!! Al principio me costó entender como razonaba la máquina, pero bueno, una vez pasado eso, pues sí me acostumbré. Además, aquí no hay ni bueno ni malo, hay que modernizarse para lograr sacar adelante una producción y para eso la máquina ayuda muchísimo. Se puede decir que la máquina tiene memoria, puedo duplicar las tablas, incluso a la gente que tiene su tabla mágica puedo volver a hacérsela, y eso antiguamente era muy complicado.

Aun así, la gente se cree que porque este hecha con un robot ya no hay nada artesano, y eso no es así, todo el proceso anterior y posterior es artesano, una tabla siempre se termina a mano.

Foto por Marcos Martín

Y ¿todavía sigues shapeando a mano?

Sin duda. De hecho lo sigo haciendo cada dos por tres, cojo el cepillo y tengo que shapear una tabla a mano, porque si no lo pierdes, y no me gustaría perder el oficio de 25 años.

Para acabar, ¿tú te haces tus propias tablas?

Sí, siempre. Desde aquella vez que te conté hasta ahora. Pero me gusta probar las tablas de otros shapers, creo que es positivo probar lo que hacen otros. No creo que nadie tenga la verdad absoluta.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder