24 Oct VIAJE DE SURF EN SOUTH SUMATRA

Si juntamos las palabras surfing y trip planeando las próximas vacaciones de verano, es imposible no pensar en el país con las mejores olas del mundo: Indonesia.

Exploramos el surf en South Sumatra para descubrir la espectacular región de Lampung y las olas que allí se esconden alejadas de los masificados picos del país.

I. LA LLEGADA: odisea en la selva

Después de llegar a Yakarta y de ser recibidos con una nube de smog con media ración de humedad, otra media ración de polución y ración y media de tabaco, te das cuenta de que estás en la otra parte del mundo inmediatamente. Haces tiempo en el aeropuerto pensando que lo que llevas anticipando todo el invierno está ocurriendo, miras a tus amigos y el cansancio ocupa sus caras, pero da igual.

Cada vez estás más cerca de tu destino y ya casi puedes imaginarte la mágica combinación de los olores del zumo de piña y mango mezclándose con las algas y el arrecife. Así que un par de nasi gorengs más tarde (plato nacional compuesto principalmente de arroz frito, verduras, pollo y huevo), continúas la misión hacia la isla de Sumatra.

Media hora y pico de vuelo más tarde, desembarcas en la región sur de Sumatra: Lampung. Allí, en el aeropuerto de Bandar Lampung, te espera la misma nube que dejaste en la isla de Java pero esta vez con otra media ración de cloaca y un toque saludable de selva tropical. En este punto del viaje ya llevas alrededor de los dos días viajando y puedes caer en el error de pensar ¡Aha! ¡Llegamos! Pero la realidad es que todavía te esperan 200 kilómetros por un puerto de montaña escuchando música electrónica local a todo volumen y compartiendo cigarros con el conductor: que por muy caótica y precaria que parezca su conducción, tiene todo bajo control en todo momento de la manera más misteriosa e incompresible posible.

Siete horas de tecno y media caja de Apaches más tarde, por fin, finalmente y de una vez por todas llegas a Krui. Ya han pasado tres días desde que saliste de tu casa (o en algún caso varios más) y todo parece un sueño. Las calles, la vegetación, las personas, la comida, la playa y por supuesto las olas, no se pueden comparar con nada que hayas visto antes. Recuerdo pensar una y otra vez “esto es otro mundo”. El impacto es total.

EL SITIO: pescadores, olas, motos, fotos y Bintang, mucha Bintang.

Krui es un diminuto pueblo de pescadores en la costa oeste de Lampung. Tiene supermercados, talleres de todo tipo, tiendas de joyas, tiendas de surf (una), peluquerías y hasta un cyber café. Aunque la vida allí parezca completamente diferente a lo que estamos acostumbrados en occidente por lo básico que es el lugar, en el fondo, tienes internet, pollo frito, birra fría, oreo y wifi. Es decir, tampoco te estás marcándote un surftrip a lo Robinson Crusoe.

Lo que más llama la atención, sin lugar a dudas, es la actitud de la gente local hacia los turistas. Al ser un sitio tan alejado de los grandes centros de turismo del país, los locales reciben a los turistas cómo si viniéramos de otro mundo. ¡Hello Mister! ¡Photo mister!Photo!! es todo lo que escuchas cuando vas caminando por la calle. Son sonrientes, amables, abiertos y cómicos, pero recuerda: en todo momento allá tú eres el extranjero y en el campo social se juega con sus normas. Es parte del juego.

La vida en Krui es sencilla, barata, y calmada, muy calmada. Cuando cae el sol y ya no se puede surfear, toca ir a beber cerveza a los hostales con nevera o al chiringuito de la playa, donde te recibirán con los brazos abiertos y con un plato de yuca frita a cuenta de la casa. Pero no te importa. Te acuestas pronto y te levantas aún más pronto para aprovechar el entretenimiento principal del lugar: las olas.

LAS OLAS: reef, izquierdas y offshore.

En el pueblo de Krui se encuentran más de seis breaks de gran calidad que rompen encima del reef sin mucha agua encima. Son secas, más o menos rápidas y bastante nobles. Las olas son tan perfectas que si las logras entender bien son más fáciles de lo que podrías pensar. Eso sí, el error se paga caro. Cuando se pone serio es muy común ver varias tablas rotas y varias espaldas peladas. Es el precio a pagar. Ah, y al loro con los erizos de mar, que aunque parezcan criaturas estáticas y poco mortales, un pisotón inoportuno podría acabar con tu viaje.

El único problema con Krui es que por su orientación está bastante protegido de la mayoría del swell que entra en temporada y por eso necesita unos 2 metros para que sus spots empiecen a rugir. El resto de los días, puedes coger la moto e ir hacia el sur.

En el sur, encontrarás olas como Mandiri (beachbreak comparable a Supertubos pero con fondos cambiantes y en ocasiones muy traicioneros), Ujung Boccur (una especie de Mundaka de 300 metros en reef, ola de clase mundial) o Way Jambu (la ola de las olas, el tubo de los tubos, radical, seca y aterradora, también conocida como Sumatran Pipeline). El viento en temporada es siempre offshore, como si fuera automático. Nunca deberás preocuparte por el viento.

También tienes spots de gran calidad hacia el norte: Jenny’s, Honey’s y Jimmy’s… La excursión es de una hora en moto por una carretera en la selva que merece la pena visitar aunque no haya parte. Las vistas y el sitio te hacen ver que Krui es el Manhattan de la región. Son zonas mucho más aisladas, escasas de recursos, cuidadas y conocidas que Krui: y esto se nota en la percepción que tiene la gente de los turistas, en ocasiones no del todo positiva…

QUÉ HACER Y QUÉ LLEVAR

HACER

Visita Pulau Pisang: la isla conocida como Banana Island es el paraíso en la tierra. Está como a unos cuarenta minutos en barco de Krui y su visita es casi obligatoria. Allá encontrarás una sociedad local super aislada, una izquierda y una derecha con mucho potencial y unas playas espectaculares.

Explora el norte de Mandiri: sitio poco conocido y verdaderamente bonito. Aunque allá las olas estén afectadas por el onshore a lo largo del día, siempre puedes intentar algo al amanecer…

Experimenta el mercado del pueblo: cuchillos, fruta, pescados, ropa, joyas… Todo lo que quieras y a precio de ganga. Eso sí, lee una guía de regateo antes de ir, la necesitarás.

Intenta alojarte en el Hostal Saejadi: un hostal en manos de un local que solo tiene amor para aquellos que le visitan. Cuidadoso, atento, gran business man y mejor persona, Oki se encargará de que desees volver el día que abandones el pueblo. Tiene contactos para todo y estarás durmiendo a unos cien metros de la playa.

Visita el puerto y el peñón de Krui: una zona del pueblo realmente bonita en la que se respira la rutina de los locales. Marlins de dos metros que van y vienen en atravesados en motos, arpones, barcos tradicionales…

LLEVAR

1. Leashes, varios leashes: se rompen a menudo y es difícil de hacerte con uno bueno una vez allá.

2. Reef Booties: incómodas sí, prácticas también. No quieres tener una herida infectada en el pie y no poder surfear unos días. Si vas a ir una temporada, mejor prevenir que curar.

3. Anti Mosquito: bastante útil. Encuentro que los occidentales funcionan mejor. Pero esto depende de la sangre de cada persona por supuesto.

4. Snorkel: si un día no te apetece entrar al agua, puedes coger las gafas y el tubo y explorar los arrecifes sobre los que surfeas, y ya de paso encontrar alguna FCS II suicida.

5. Crema de sol: botes y botes. Obligatorio.

mikel.eslava@opendeusto.es
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder