18 Dic FINLESS SHAPING: LA REVOLUCIÓN DE LAS TABLAS SIN QUILLAS

Por Eduardo Terzidis

La revolución de las tablas sin quillas se inspira en las alaias, antiguas tablas utilizadas en Hawaii antes del siglo XX. Pon una alaia delante de un ojo inexperto y probablemente pensará que es una tabla de planchar vieja.

Estas tablas se caracterizan por un rocker plano, un volumen y flotabilidad muy pequeños, y rails quadros. Pero, ¿cómo se puede surfear una tabla que no flote, que no tiene volumen y no tiene quillas?

Alaia en Hawaii

La revolución de Alaia

Estas son las preguntas que llevaron a Tom Wegener a comenzar lo que llamó la «Revolución de Alaia». Fue a Hawai a medir metódicamente estas tablas que datan de principios del siglo XX.

Gracias a Tom y a surfistas como Jacob Stuth, David Rastovich, Tom Carroll, Chris Morro, Rob Machado, Dan Malloy y otros, finalmente se desveló el misterio oculto detrás de estas tablas mágicas.

Los secretos de las tablas sin quillas

El primer secreto es la flexibilidad:

Encontrar el grosor que le permita obtener la flexibilidad correcta es la clave. Esto le permite al surfista «modelar» el rocker de la tabla según lo deseado y a la tabla doblar la forma de la ola para facilitar las curvas y el agarre de la pared. ¡Demasiado o muy poco flexible y la tabla se vuelve casi inmanejable!

El segundo secreto es el cóncavo:

Permite someter la baja flotabilidad de la tabla una vez que se toma la ola y se gana velocidad.

El tercer secreto, el contorno de la tabla:

Se caracteriza por una forma parabólica. Las alaia tiene una forma muy similar a la de las tablas de snowboard modernas: desde el nose, las curvas de contorno tienden a contraerse y luego volver a separarse ligeramente cuando se llega a la cola.

Cada milímetro y cada curva son de suma importancia, pero cuando todos los elementos se juntan, el resultado es sorprendente.

¿Cómo es surfear una tabla sin quillas?

Surfear una alaia es una experiencia única que te proyecta en una dimensión totalmente nueva y diferente. La ausencia de leash y de quillas, y la baja flotabilidad, te acercan increíblemente a las olas haciéndote sentir más vulnerable y más en conexión con la Naturaleza.

Como dice Tom: «Con el equipo moderno puedes aguantar más olas y pensar que estás surfeando bien, pero ¿estás surfeando mejor? ¿Mejor que qué?”

Hazte con una finless

Junto con Tom, quisimos reinterpretar una forma histórica y darle un toque de modernidad. Usando la tecnología de corcho formé una tabla sin quillas que hizo de puente entre el mundo antiguo y el moderno.

La idea es siempre la misma: crear una tabla que proporcione un contacto más profundo con las olas al igual que en el siglo XIX en Hawai.

La parte inferior de la tabla reproduce fielmente el cóncavo del alaia, acentuándolo más al tail para obtener aún más velocidad. La tabla esta vez no es plana, pero tiene un rocker muy acentuado en el nose y un plato en el tail; esto facilita la curvatura y, junto con el diseño del rail, el agarre de la pared. La forma del rail está inspirada en las de los bodyboards para satisfacer la falta de quillas.

Surfear con una tabla sin quillas o finless, supone un nuevo nivel de dificultad, que es demasiado para la mayoría de las personas. Pero muchos de los mejores surfistas del mundo consideran que esto aporta más alegría y emoción al surf. Cuando surfeas una tabla finless te enfrentas a la naturaleza con cabeza alta.

En Surfer Rule acogeremos todas las novedades que Eduardo nos cuente en relación a la fabricación de tablas ecológicas. Puedes seguirle en sus perfiles: Facebook Eduardo Terzedis Surfboards e Instagram @eduardoterzidissurfboards.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder