31 May ‘Bay Boys’, del surf californiano

Lunada Bay, en Palos Verdes (California), es un enclave perfecto para la práctica del surf , sin embargo, se ha mantenido durante décadas como un santuario inexpugnable. Pese a ser un lugar público, nunca hay aglomeraciones de aficionados que buscan cazar sus espléndidas olas.Photo Leo Hetzel Lunada_97_Hetzel
Foto por Leo Hetzel, Lunada Bay.Bay Boys, es como se les llama a los surfistas locales que defienden su spot  para ellos solos intimidando, lanzando piedras o ensañándose con los vehículos de los forasteros.  La imagen que te viene a la retina cuando lees Bay Boys  es jóvenes pandilleros en bañador que hacen uso de la violencia para defender su territorio, pero lo cierto es que muchos de ellos superan los 50 años de edad. «Son hombres adultos con mentalidad de chavales; es como en un patio de colegio en el que no te dejan jugar en el columpio», explica un oficial de policía a los periodistas de The Guardian, que se adentraron recientemente en Lunada Bay para comprobar en primera mano lo que estaba pasando en la zona.
Los periodistas del periódico británico bajaron al  acantilado con unas tablas y una cámara oculta haciéndose pasar por surfers. En cuanto pisaron la playa, no tardaron en aparecer en escena varios Bay Boys para avisarles de lo que les podía ocurrir, si se atrevían a meterse en el agua: «Unos chicos más jóvenes bajarán aquí y empezarán a jo…; ¿Os habéis perdido o qué? Idos a surfear a cualquier otra parte; Estáis en el lugar equivocado».
vfiles10861
Foto #lasurfspots.   Lunada Bay, en Palos Verdes (California),

La ráfaga de intimidaciones no es lo único que recibieron. Al ascender el acantilado de  Lunada Bay, los periodista para su sorpresa encontraron como su coche había sufrido un ataque de lanzamiento de huevos. En las ventanillas escritas con  cera de parafina  ‘chiflado’. En otras ocasiones los vehículos aparecieron con limpiaparabrisas retorcidos o con las ruedas pinchadas.
Los Bay Boys pocas veces acaban siendo denunciados. Como recuerda uno de ellos a los periodistas de The Guardian, la víctima tiene que desembolsar miles de euros en abogados y casi todos acaban por desistir en su empeño. Los que siguieron adelante con las denuncias, tampoco consiguieron demasiado. Hay sentencias que subrayan el uso público de la zona y multas de hasta 15.000 euros, pero los locales siguen bañándose sin extraños alrededor.
Hace un años, hubo un intento de vigilar la zona por parte de la policía a través de una ‘surf-cam’, pero el grupo de surfistas logró convencer a los vecinos para que se movilizaran hasta que la cámara fuera retirada. La gente del lugar también ha celebrado protestas por la violencia que se vive en esa orilla del océano Pacífico, próxima a Los Angeles.


Para este grupo de surfers locales,  Bay Boys, proteger Lunada es una obsesión, un objetivo que han cumplido y siguen cumpliendo, pese a lesionar a otros surfers que sólo buscaban buenas olas. Tampoco permiten que nadie tome imágenes del lugar. Hace unos meses, un dron sobrevoló la zona y a punto estuvo de ser derribado de una pedrada. Defienden el santuario a toda costa.

Este tipo de actuaciones y actitudes ensucian la filosofía de este gran deporte y tristemente cada vez se oye en los circulos surferos que locales de cualquier lugar intimidan a surfers de fuera… Las costas no tienen dueño,  por lo menos en nuestro país, por lo tanto todo el mundo es libre de disfrutarlas, eso si con respeto al entorno y a tod@s l@s que se encuentren en el agua con tabla o sin ella.
Lunada-Bay
Foto por #lasurfspots.   Lunada Bay, en Palos Verdes (California),
[vía]#nauta360

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder