05 Ago SOL, SALITRE Y CABELLO

Os habíamos hablado ya de los efectos que el sol puede causar en nuestra piel.  Y es que permanecer largas horas bajo el sol pasa factura a las células de la epidermis. No importa el tipo de piel que tengas, el exceso de radiación violeta contribuye a la aparición de arrugas, manchas y -en el peor de los casos- algunos tipos de cáncer.

No solo nuestra piel, nuestro cabello también sufre con el sol y el salitre. Una sobreexposición castiga el cabello y favorece que se queme, deshidrate, se vuelva más frágil y pierda el color. Los rayos UV y el contacto con el salitre del mar dañan el cabello. 

¡Toma nota en verano!

CÓMO AFECTA EL SOL AL CABELLO

La parte externa del cabello está recubierta de unas escamas que están selladas cuando está sano. Dentro de estas escamas se encuentra una capa de lípidos y agua que envuelven la superficie del cabello y la protegen. Así pues, cuando las escamas (capa externa) se dañan, el interior del cabello queda expuesto, perdiendo el agua y los lípidos. ¿El resultado? Un pelo más frágil, quebradizo y deshidratado. Es cuando aparecen las puntas abiertas y la sequedad. 

Dependiendo del tipo de cabello que tengamos, el sol y el salitre nos afectarán en diferente grado. Un cabello seco es el que más sufre. La combinación de los rayos UV con el salitre o cloro y el viento reduce la secreción normal de sebo, una sustancia lipídica cuya función es la de «lubricar» y proteger la superficie de la piel.

Con el cabello teñido, el sol actúa sobre provocando un efecto de oxidación similar la que los peluqueros realizan para las coloraciones. Es por esta razón que el cabello puede sufrir extrañas modificaciones en el tono.

Por ello, antes, durante y después de una jornada de playa y surf, deberemos ofrecer la hidratación extra que el cabello necesita para no estropearse.

Proteger el cabello

Lo importante para cuidar el cabello durante el verano, es protegerlo, limpiarlo y nutrirlo.

Se recomienda aplicar un protector de filtro UV que haga de capa protectora entre el sol y el cabello. Estos protectores, permiten que la fibra capilar no se dañe. Es importante también aclarar bien el cabello con agua dulce y nutrirlo, una vez aclarado. Para ello se pueden usar aceites, como el aceite de argán.

Los ácidos grasos en el aceite de Argán son esenciales para hacer el cabello más fuerte y más manejable. La falta de omega 3 en el cuerpo puede conducir al cabello seco y quebradizo, por eso es importante incluir ácidos grasos en los alimentos que comes y en el champú para el cabello.

Los carotenoides que son una forma de vitamina A, también se encuentran en el aceite de Argán, y son esenciales en la prevención de la pérdida del cabello y el tratamiento del cabello seco.

El efecto de las radiaciones ultravioletas del sol, es uno de los factores más perjudicial para el cabello. Al igual que en la piel, la luz rompe las uniones proteicas de las queratinas y altera la producción de melanina. Así que ya sabes, ¡no te olvides de proteger tu piel y tu cabello!

Fotos: Pixabay

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder