04 Jun RIP. JACK O´NEILL EL PADRE DE LOS TRAJES DE NEOPRENO

Nos despertamos con la noticia del fallecimiento el viernes 2 de junio  a los 94 años de edad en Santa Cruz,  del mítico e innovador Jack O´Neill, inventor de los trajes de neopreno y fundador de la una de las primeras tiendas de surf  O´Neill.

 

Jack O’Neill. Foto por Tim Willey
 Jack O’Neill  un apasionado del surf,  estaba buscando una manera de mantenerse caliente en las aguas del norte de California durante las  sesiones en las aguas frías de invierno. Apenas duraban una hora surfeando, sin importar lo buenas que fueran las olas, el dolor de cabeza debido al frío obligaba a un surfista como O´Neill a terminar sus sesiones de surf.

Jack O´Neill nacido en Denver y criado en Long Beach, revolucionó el mundo del surf cuando se le ocurrió una idea; un traje de neopreno que permitiría a los surfistas  permanecer en el agua por más tiempo, una idea que cada marca de surf han seguió hasta hoy en día, un producto que la mayoría o por no decir todo surfista tiene. Lo que está claro,  es una prenda que a partir de cierta temperatura del agua todo surfer usa a diario.

Casa de Jack O’Neill. Foto por Tim Willey.

O’Neill, que vivía en Santa Cruz, donde  la compañía de surf sigue operando.  En un perfil de O’Neill publicado por el  Registro del Condado de Orange en 2013, en el 60 aniversario del traje de neopreno, O’Neill habló sobre cómo concebía el modelo moderno, la evolución desde sus inicios.  Relataba cual fue la motivación que le llevó a buscar una solución al problema, que le impedía permanecer mucho más tiempo en el agua para disfrutar de su pasión, el surf.

Cuando terminaban de surfear quemaban neumáticos viejos en la playa para descongelar sus cuerpos entumecidos, «Sólo buscábamos maneras de mantenernos calientes» relataba Jack. Todo el mundo del surf cambió cuando presentó su primer traje, era un chaleco de neopreno de manga corta.

O´Neill aterrizó en el negocio del surf después de que su carrera tomó un giro inesperado, tenía un trabajo de oficina en San Francisco a principios de los 50. Llegó a su puesto de trabajo tras haber disfrutado de una sesión de surf, todavía con los senos llenos de agua salada, al inclinarse sobre su mesa de trabajo, el agua salió de su nariz  empapando unos documentos, este accidente provocó que su jefe le despidiera.

Primera tienda de surf O´Neill

Decidió dar un cambio a su vida, compró madera de balsa y comenzó a construir tablas de surf, en 1952 abrió la primera tienda dedicada a este deporte en San Francisco. O´Neill todavía tiene registrada  la frase «tienda de surf», nunca busco acciones legales después de que una multitud de otras tiendas abrieran sus puertas con el mismo lema durante décadas.

La marca O’Neill se convertiría en una de las compañías de surf más grandes del mundo, con el Grupo La Jolla, con sede en Irvine, Su creación  permitió a la comunidad del surf, poder practicar este deporte con comodidad durante todo el año en las aguas de temperaturas frías, esto generó una industria del traje de neopreno de más de 100 millones de dolares. » Jack O’Neill no estaba tratando de hacerme rico , la industria no existía» comentó Brian Kilpatrick, director de comunicaciones de marketing de la división de trajes de neopreno de O’Neill.

Su primer intento fue con espuma de PVC, luego vino un chaleco, puso plástico en el exterior para que el agua saliera de la superficie en lugar de ser absorbido  hacia dentro de la espuma, los problemas que se encontraron con este material fueron  el  sofocante calor que daba al cuerpo y la limitación de movimiento.

 

Ante estos problemas  un amigo que trabajaba en un laboratorio, sugirió usar un material llamado neopreno. O’Neill experimentó con el producto y se le ocurrió el primer chaleco para trajes de neopreno. En los años 50, no había un gran mercado para esta nueva creación, especialmente en el norte de California, donde a menudo se podía ir durante un mes sin ver a otro surfista en el agua.

No existían revistas de surf, por lo que O’Neill se hizo creativo para difundir  por medio de la palabra en las ferias deportivas, llevaba a sus hijos los utilizaba de modelos, vestidos con los trajes y subidos en bloques de hielo para mostrar la resistencia de los neoprenos al frío.

Manhattan Beach-based Body Glove comenzó a experimentar con neopreno en 1953. Pero con pocas empresas de surf en el mercado, O’Neill tenía años para perfeccionar el traje de neopreno. El chaleco lo convirtió en una chaqueta de cola de castor, posterior a un traje corto, chaqueta con medias piernas cubiertas, para finalmente fabricar el traje largo.

«No hubo competencia en los años 50; Nadie pensó en ello «, dijo Kilpatrick. «Estábamos prácticamente solos en el mercado.«

Era la época que no existía el invento o correa, los surfistas nadaban a rescatar sus tablas, mientras eran arrastradas por las olas a la orilla. Los jerseys de lana que llevaban los surfistas para protegerse del frío,  al humedecerse cogían tal peso que les arrastraba hacia el fondo. Ante este panorama la noticia de los trajes de neopreno se extendía con rapidez, de boca en boca a lo largo de toda la costa californiana y los surfistas empezaron a llamar a O´Neill para hacerse con su trajes de neopreno.

Finalmente fabricó un traje completo que le llamó «Piel de animal», seguirá siendo el traje más vendido a lo largo de los siguientes 30 años. En los años 60, Gidget, los Beach Boys, revistas de surf, películas…llegaron a la escena del mundo del surf, creando moda y esto impulso a más personas interesadas por este deporte  y más personas intentando mantenerse calientes y cómodos cogiendo olas. En 1970 Rip Curl entró en escena con trajes de neopreno y para 1980 casi todas las empresas de surf  realizaban y vendían versiones del traje de neopreno.

Mientras que la mayoría de los surfistas elogiaban la invención, otros culpan a O’Neill por enviar más gente al agua. «Me acusan de masificar los spots de surf», dijo O’Neill en el artículo de Register. «A los chicos les gusta tener sus propias olas».

El negocio de trajes de neopreno de hoy en día se ha convertido en una gran parte de la industria del surf, superando los 100 millones de dólares en los últimos años. O’Neill sigue manteniendo más de la mitad de la cuota de mercado. El hijo de O’Neill, Pat, continúa con el legado de la compañía como CEO de la división de trajes de neopreno.

Hijo de Jack, Pat O’Neill. Foto por Tim Willey.

 O’Neill fue premiado:

1991 al International Surfing Hall of Fame en Huntington Beach,

1998 se unió al Huntington Beach Surfing Walk of Fame .

2000, fue nombrado Surf Industry Manufacturers Association Waterman of the Year.

 

Este es nuestro pequeño homenaje a una persona clave para los surfers, tanto freesurfers como en el ámbito del surf profesional, ya que no se hubiera podido surfear, como hoy en día, olas en cualquier parte del mundo, por muy extremas que sea la temperatura del agua. Por lo tanto ¡¡GRACIAS, Jack O´Neill!!.  RIP.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

1Comment
  • My Homepage
    Posted at 16:05h, 22 septiembre

    … [Trackback]

    […] Informations on that Topic: surferrule.com/rip-jack-oneill-el-padre-de-los-trajes-de-neopreno/ […]

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder