15 Feb RECREAN UNA OLA DE 25 METROS DE 1995

La ola de Draupner fue una de las primeras observaciones confirmadas de una ola anormal en el océano; se observó el 1 de enero de 1995 en el Mar del Norte mediante mediciones realizadas en la plataforma petrolera Draupner, y alcanzó un pico de 25 metros sobre su base y de 18 sobre el nivel medio del mar.

Estas olas anormales, conocidas también como olas vagabundas u olas monstruo, son inesperadamente grandes en comparación con las olas de su alrededor. Son difíciles de predecir, a menudo aparecen repentinamente sin previo aviso. ¿Por qué y cómo pueden surgir?

La ola de Draupner

La formación de estas gigantescas olas se suele atribuir a causas como catástrofes marítimas, como el hundimiento de grandes barcos. En este caso, esta ola gigante y aislada fue denominada así porque golpeó como un martillo a la plataforma petrolífera de Draupner, que llevaba apenas un año operando en el Mar del Norte.

Las mediciones que se hicieron en su momento probaron que fue un monstruo de 26 metros de altura, por lo que la ola inmediatamente se hizo famosa. En seguida fue también foco de investigación para los expertos por sus condiciones fuera de cualquier ola común.

La teoría anterior a este respecto, la conocida como Teoría de Gauss, decía que este tipo de olas monstruosas y aisladas se podrían dar cada 1.000 años. Pero las últimas investigaciones a raíz de la ola de Draupner, demostraron que este fenómeno en alta mar, es más común.

De hecho, hay más casos documentados de olas anormalmente grandes y solitarias. Y ahora parece haberse documentado cómo y por qué se forman.

Científicos recrean la monstruosa ola

Ahora, un equipo de Oxford y la Universidad de Edimburgo han recreado la ola de Draupner en un laboratorio por primera vez, y finalmente pueden explicar cómo se crean este tipo de olas.

Como se publicó en el Journal of Fluid Mechanics, los investigadores de Oxford y Edimburgo descubrieron que se crean cuando dos grupos más pequeños de olas se cruzan en el ángulo correcto.

Para obtener la ola en la piscina en las instalaciones de Ocean FlowWave Ocean Energy Research en Edimburgo, la intersección de las olas fue creada de 120 grados.

Las olas creadas en el centro de FlowWave eran mucho más pequeñas que las olas registradas en Draupner; las olas artificiales rompieron con poco tamaño. Sin embargo, se consideraban olas monstruosas debido a su altura relativa en comparación con las olas ‘normales’ que las producían.

En otras palabras, la altura bruta de la ola fue mucho más pequeña, pero la dinámica que las produjo en el laboratorio y en el mundo real es la misma.

Los investigadores esperan que su trabajo de laboratorio ayude a los oceanógrafos a predecir estos raros acontecimientos naturales en el futuro mediante el análisis de los patrones de olas en el océano.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder