28 Nov PULAU, NIAS & ASU: LA ISLA DE LOS «MONSTRUOS»

Muy temprano, casi al mismo tiempo que el sol empieza a dar color al verde y turbio mar que golpea con fuerza la bahía de Sorake, decidimos ir a comprobar el viento, un día más, a la famosa y conocida ola de  “The Point”.

Una vez allí, ninguno de los dos estábamos preparados para lo que vimos…

Enormes líneas de tres o cuatro metros se veían llegar desde el principio de la bahía, el color verde tierra oscuro del mar y las enormes rocas negras de los lados de la bahía, hacen aun más “terrorífico” el impacto visual de la escena que allí vivimos.

Un “monstruo” colosal de unos tres metros de alto se forma en el line-up, el labio es una masa brutal de agua que rompe con tanta fuerza contra el profundo fondo marino, que levanta enormes burbujas de arena negra que “giran” dentro de la misma pared de la ola, antes de volver a reventar contra el agua.

La corriente es tan fuerte, que se puede ver como arrastra a todos, desde nuestra posición. La ola viene con tanta fuerza que arrasa todo a su paso, es imparable, como si de un tsunami se tratara. Las enormes rocas son engullidas por la espuma que sube tierra adentro, adentrándose por las peligrosas y estrechas grietas y cuevas que hay por debajo, soltando enormes chorros de agua al aire…

Así, durante metros y metros que dura la ola, antes de volver a coger profundidad y desaparecer en el mar, hasta llegar a la playa del final de la bahía, donde aparece nuevamente más debilitada, para “morir” en la arena de esta maltrecha playa…Un autentico y enorme “monstruo” de agua, donde el tamaño y la potencia de la ola,parece no tener límites.

Empezaba nuestra aventura en Indonesia una vez mas…Y ya iban cuatro veces las visitas a este increíble país, lleno de lugares secretos, olas escondidas y sonrisas. Esta vez queríamos  ir a por un viejo conocido por nosotros, las Islas Nías.

Este grupo de remotas islas, tiene decenas de rompientes, algunas muy conocidas como las de la bahía de Sorake y otras casi vírgenes, como los rompientes de las diminutas islas que componen el archipiélago de Hinako, a unas horas en barco desde Nías.

El viaje hasta Nías no fue fácil, con los ferries cancelados por el mal tiempo, solo nos quedaba llegar en avión y rezar porque el tifón que teníamos encima, desapareciera para poder disfrutar de nuestros días en esta lejana tierra de tradiciones, playas vírgenes y deliciosa comida local.

La mayoría de las olas están en la Bahía de Sorake, al sur, aunque es fácil ver muchas más olas por toda la línea de la costa del sur. Los locales nos dicen que las corrientes por esta zona, debido a los cambios de profundidades tan bruscos que hay en toda esta parte, hacen en algunos casos, sea imposible colocarse en la ola, por lo que preferimos seguir sus consejos y evitar probar alguna de ellas, ya que  muchas veces, es mejor no jugársela, porque se podía ver la corriente desde cualquier punto.

Algunas de las mejores olas de Nías:

The Point: El “Monstruo”, una enorme derecha muy larga, que rompe en uno de los laterales a mitad de la bahía, formando un tubo muy gordo y potente, donde la corriente para remontar es muy fuerte. Suele estar muy  llena los días flojos, pero los días fuertes, sinceramente esta ola no es para “probar”.

Secret: Derecha que sale a unos cuarenta minutos de Sorake. Tubera y muy divertida, rompe sobre muy poco fondo. Los días que el viento no es muy fuerte, puede ser la alternativa perfecta a la masificación de The Point.

The machine: Justo al otro lado de la Bahía, una izquierda limpia que rompe sobre las rocas. Muy rara vez tiene el Swell bueno.

Suicide: El pico que sale al lado de The point, mucho más tubera y seca, ya que tienes que salirte de la ola antes de que llegue a el final, donde las rocas enormes aparecen justo en mitad de la ola.

Pulau Asu

Para los locales, Asu significa ¨Perro¨ y de estos, hay muchos en esta paradisíaca isla, que forma parte del archipiélago de las islas Hinako, un grupo de pequeñas islas habitadas y otras no habitadas, donde los corales forman enormes olas, no aptas para cualquiera.

Asu, no tiene coches, ni carreteras, solo existe un camino que atraviesa la jungla para llegar a una izquierda paradisíaca. Llegar hasta aquí supone casi cinco horas en moto por carreteras de infierno en Nías, y casi tres horas en barco de pesca si el mar esta bueno, por lo que casi seguro estarás solo o con muy pocos en el agua.

Esta izquierda puede llegar a los tres metros y rompe muy fuerte. Entrar por los afilados corales  y picudas piedras, dificultan mucho disfrutar de esta ola, lamentablemente, mi espalda tiene prueba de ello.

  ¨Nías y Asu, islas remotas donde se esconden enormes ¨monstruos¨ , rodeados de densas junglas, villas tribales y serpenteantes ríos. El destino perfecto para un verdadero buscador  de olas¨.

planetoftrip@gmail.com

Surf, Emociones y Aventuras alrededor del Planeta... En Planet of Trips viajamos para explorar cada rincón que visitemos, tratando de buscar lugares donde aun podamos "sentir".

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder