08 Abr PROBANDO LOS SLATER DESIGNS: OMNI + SCI FI

La exclusiva colección de tablas Slater Desings, compuesta por la OMNi, la SCI-FI y la BANANA, llegaba a las tiendas de surf locales y, con ello, la mayoría de los surfistas terrenales nos preguntábamos ¿Serán tan increíbles esas tablas? ¿Tendrán beneficios también para surfistas de mi nivel?¿Soy capaz de conducir un Ferrari? Nosotros las hemos probado… y aquí van las respuestas.

Un poco de contexto…

Slater Desings es una marca que surge como fruto de la unión de Kelly Slater con uno de los fabricantes mas innovadores del sector hoy en día: Firewire. Todos sabíamos que a Kelly le encanta innovar (Kelly Slater Wave Company) y que a Firewire le gustan los colaboradores con esas características (shapers como Daniel Thomson “Tomo” o Pyzel). Resulta que alguien se dio cuenta de que colaborando en conjunto con el mejor atleta de la historia de la disciplina y el shaper más innovador del momento, era posible crear las tablas con mayor repercusión de los últimos años.

Así lo decidió la SIMA (Surf Industry Manufacturers Association) en su última entrega de premios. La  SCI-FI se llevó el premio a la mejor tabla high-performance del 2016 y Slater Designs el galardón que reconoce el mayor crecimiento económico en marcas de pequeño y mediano tamaño del año. Así lo anunciaba Firewire en su Instagram, recalcando que esta colección lleva más de diez años de trabajo a sus espaldas.

También está claro que el trabajo de marketing llevado a cabo por la marca ha sido espectacular, ya que la percepción que puede tener un surfista cualquiera de este producto es que viene directo de otra época, de otro mundo. No hay más que ver a surfistas como Stuart Kennedy sobre la SCI-FI en olas como Snapper Rocks, Australia, para ver que la tabla permite llevar el surf profesional a otro nivel técnico. O al propio Daniel Thomson sobre la OMNI haciendo girazos en un buen metro de perfección. Pero ¿funcionan tan bien para el resto de surfistas?

La hora de la verdad

Con tanta anticipación sobre el lanzamiento de estas tablas al mercado y tantas expectativas creadas, en Surfer Rule decidimos ponernos en contacto con Hawaii Donostia para probarlas y reflejar cuál es el punto de vista que tiene un surfista nada especial después de probar las tablas en unas condiciones nada especiales.

El miércoles 29 de marzo, decidí acercarme a la tienda para probar la OMNI. Allí, me atendieron Diego Moro y Maider Aramburu y estuvimos charlando un buen rato sobre los aspectos técnicos de las tablas (construcción, rocker, tipo de cola, cóncavos…). Al día siguiente, volví para probar la SCI FI y esta es mi reflexión teórico-práctica.

OMNI

Parte de 0,6 metros 11 segundos y 12 km/h de viento oeste.
5,6 x 19 3/8 x 2 7/16 – 29,4 L

Aspectos teóricos

La OMNI se presenta en construcción LFT (Linear Flex Technology), que básicamente consiste en foam EPS con un alma de carbono que le da rigidez y carácter. Todo ello ensamblado con resina orgánica reciclada, ¡sí, también podéis usarla vosotros amigos veganos! Esta construcción hace que la sensación al surfearla sea más rápida (que no necesariamente veloz, matiz importante) y que conserve las características nerviosas de una tabla nueva mucho más tiempo.

El shape, cuanto menos poco convencional, hace que esta tabla sea altamente polivalente y permisiva con los errores técnicos. Los cantos son bastante redondeados a lo largo del rail y sólo empiezan a marcarse en el último cuarto de canto llegando hacia el pin-tail, que hace que aguante paredes más verticales y tamaño.

El rocker es más bien plano a lo largo de la tabla y por eso también resulta veloz, sin embargo, tiene un perfil muy particular ya que en los últimos 3 o 4 dedos de nose, el rocker aumenta drásticamente: esto hace que tengas mucho más margen de error en take-offs difíciles porque sabes que la punta no se va a clavar en la pared.

Esto último, combinado con la fórmula de cóncavos single-to-double (único cóncavo que a lo largo del shape se divide en dos sub-cóncavos) y una misteriosa repartición del volumen por parte de Tomo que hace que la tabla saque litros de donde visualmente no los hay: son los los ingredientes perfectos para crear probablemente la mejor tabla que jamás haya probado (oups… spoiler). Se recomienda usarla con tres quillas porque el canto en sí ya genera la conducción que te podría dar usarla con cuatro.

Aspectos prácticos

Me di un baño con la OMNI en La Zurriola en lo que podrían ser las condiciones más pequeñas posibles. Parecía un auténtico lago, tan sólo salía un piquillo de un cuarto de metro (un doceavo de metro para los lectores canarios) en el pico de Sagües y había entre 30 y 40 personas (las conté, una a una). Sin embargo, en el momento en el que puse mis pies sobre la tabla y salí por primera, la sensación de instantaneidad, rapidez y velocidad que me ofreció la OMNI me hizo olvidar todo y disfrutar de esas condiciones simplemente de otro modo.

Ciertamente, he tardado una semana en encontrar las palabras que hagan justicia a la sensación que te da esa primera salida y sigo pensando que no hay nada como experimentarlo. Es una salida muy diferente a cualquier tabla que haya probado antes. La construcción LFT hace que la respuesta que te da al pisarla sea mucho más rápida y nerviosa pero, en ningún momento, descontrolada. Es una tabla que entiende lo que quieres hacer fácilmente y que te permite hacerlo cubriendo tus deudas técnicas desde el momento en el que remas la ola. Repito, la probé en olas que apenas alcanzaban mi cintura, y redescubrí la velocidad que podría sacarle a una ola así. Espectacular.

Una vez tienes garantizada la velocidad, la respuesta nerviosa y el control sobre tu tabla puedes apreciar mucho más fácilmente los recursos de una ola tan deficiente: puedes aprovechar casi sin esfuerzo una ola que con otra tabla quizás te hubiera costado más.

SCI-FI

Mar bombeando un parte de 1,7 metros 15 segundos y 19km/h de sur.
5,10 x 19 1/2 x 2 9/16 – 30,7 L

Aspectos teóricos

Al igual que la OMNI, la SCI-FI se presenta en construcción LFT con resina reciclada y ofrece los mismos beneficios a la hora de surfearla. El shape, sin embargo, contiene unas características bien diferentes.

El perfil del rocker a lo largo de la tabla es claramente más pronunciado al igual que los cantos, esto hace que a priori sea una tabla con mayor exigencia técnica. La distribución del volumen sigue siendo un tanto misteriosa porque saca litros de donde no parece haberlos (sello particular de Tomo), pero es cierto que se parece más a la distribución común en una high-performance de hoy en día. El cóncavo es también single-to-double.

Sin duda lo más peculiar de la obra maestra de Tomo es el tail. Denominada BAT-TAIL (por su semejanza a la figura de un murciélago), los salientes que tiene en el canto alineados con la línea de quillas y tu pie trasero, hacen que tengas un control máximo sobre la parte final de tu tabla. Se recomienda utilizar tres quillas porque los canales situados entre las quillas cubren con la velocidad y el control que te podría dar usarla con cuatro. Una tabla ideada tanto para condiciones como surfistas mejores.

Aspectos prácticos

La verdad es que me hubiera gustado probarla en olas normales, aquel día salían como casi nunca lo hacen por Gros. Estaba francamente bueno. Metro y medio de izquierdas largas con pared en las que los más astutos pudieron encontrar la entrada y la salida del tubo, algunos en mi cara. Haceros a la idea del aforo de aquella tarde que ni siquiera me molesté en contar las cabezas, estaba completamente hasta arriba.

Pude agenciarme un par de olas (pido perdón público por saltarte una bomba lector cabreado) que me fueron suficientes para llegar a conclusiones sobre la tabla. Tanta velocidad de respuesta, con una pared con tanta energía y una construcción que crea tanto lift (sensación que te dan las tablas que parecen querer salir de la superficie acuática) me resultó difícil de controlar. Claro que es una performance que de canto a canto va perfecta y con la que es fácil terminar los giros, pero por lo menos a mí, en las condiciones en las que la probé, me resultó demasiado eléctrica.

Muchos pensaréis que sería por cuestiones de volumen, porque si estás acostumbrado a surfear 27 litros y pruebas una con 24, lo vas a notar. Pero tuve la suerte que la demo de Hawaii tiene 30,7 L y yo estoy acostumbrado a surfear con 31 litros, es decir, prácticamente el mismo volumen. Pues aún llevándola en mi medida ideal, me resultó demasiado exigente. Quizá sería porque no la probé en olas más fáciles o porque en realidad solamente pude surfearla de backside, pero las sensaciones no fueron tan espectaculares como con la OMNI el día anterior.

Resumiendo…

Recomiendo encarecidamente a cualquier surfista escéptico a este tipo de construcción probar ambas tablas. Recomiendo también con vehemencia el surfear la OMNI independientemente de tu nivel, con tres quillas y, si puede ser, con la medida recomendada por Tomo que es por la altura de la nariz. La última recomendación que hago es que cualquier interesado en este quiver se acerque a su distribuidor Firewire más cercano y consulte a un especialista para entender cómo podría beneficiar a tu surfing en particular y si tienes la oportunidad de probarlas.

Por último nos gustaría agradecer Hawaii Donostia la posibilidad que ofrece a cualquier surfista de probar la OMNI y la SCI-FI. No tenéis más que acercaros a su tienda de Gros y caminar con la tabla unos pocos metros hasta encontraros en la playa de La Zurriola.

¡Que no os tiemble el pulso!, ¡una vuelta en Ferrari ayuda a conducir mejor un Golf después!

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder