Sea Shepherd

19 Sep MEDIDAS CONTUNDENTES PARA SITUACIONES EXTREMAS

Bea Agüera es ingeniero, dive master y mamá. La conexión que tiene con el mar es de toda la vida. Como buena malagueña siempre estaba en el agua, practicaba windsurf, surf y buceo. En el 2013 vivió en Indonesia y fue allí donde, en medio de exploraciones de los fondos marinos, se enamoró profundamente del mar.

En Indonesia se acercó a Sea Shepherd, ya que el centro de buceo en donde estaba colaboraba con la ONG. Interesada en el trabajo que hacían, investigó a profundidad y encontró que la conservación marina era su pasión

Sea Shepherd
Bea Agüera

En el 2016 aplicó al voluntariado en tierra de Sea Shepherd España y fue designada para montar Sea Shepherd Andalucía. Un año después la nombraron coordinadora nacional, y en octubre de 2019 empezó a trabajar como Crew Coordinator para Sea Shepherd Global.

¡Hablamos con ella!

Surfer Rule: Son vistos como una organización que realiza actividades supuestamente “ilegales” por la forma en la que actúan, ¿es frustrante que la defensa de las especies sea vista como la enemiga?

Bea Agüera: Sea Shepherd lleva operando desde 1977, y en casi 44 años de historia, nunca hemos hecho nada ilegal. Trabajamos según el mandato de la carta mundial de la naturaleza de 1982. Colaboramos con INTERPOL y con autoridades de los países que nos requieren. Básicamente hacemos cumplir las leyes que ya existen. Empleamos la acción directa como táctica, no hacemos protesta, ni hondeamos pancartas ni recogemos firmas. Intervenimos directamente ahí donde se nos requiere.

Nos suelen llamar radicales, pero con unos océanos al borde del colapso, hacen falta medidas, como poco, contundentes

Personalmente, lo que me parece radical es que cada año, el ser humano mate entre 63 y 273 millones de tiburones, que el 90 por ciento de las reservas pesqueras a nivel global están sobreexplotados por la gula de una sola especie, la nuestra. Me parece muy radical que 1,000,000 especies están actualmente amenazadas de extinción. Hace ya 40 años, los científicos de 50 naciones se reunieron en la Primera Conferencia Mundial sobre el Clima (Ginebra 1979) y acordaron que las alarmantes tendencias del cambio climático hacían necesario actuar urgentemente, y que desde entonces no se ha hecho NADA.

Me parece radical que se están vaciando los océanos para alimentar el ganado, siendo la industria intensiva de vacas el mayor consumidor de pescado del mundo, por encima de la especie humana, (por cierto, las vacas son herbívoras). El CO2, el metano y el óxido nitroso de la industria ganadera están matando nuestros océanos con zonas muertas ácidas e hipóxicas ¿Esto no es radical? Podría estar horas dando ejemplos. Y se permiten el lujo de llamarnos radicales.

SR:¿Cómo organizan las campañas?

Nuestro director de campañas, Peter Hammarstedt, establece acuerdos con países que lo necesitan, y desde la ONG ofrecemos patrulleras civiles con tripulación voluntaria.

Las flotas que operan de manera ilegal son barcos aparentemente legales, asiáticos, europeos (muchos son españoles), cuya licencia les permite pescar cierta especie, en las aguas de determinados países, y en una cuota definida.

El problema viene en que en numerosas ocasiones nos encontramos con que estos barcos están operando fuera de la zona que marca su licencia de pesca, o han superado las cuotas con creces, incluso están pescando especies protegidas o prohibidas. Encontramos registros de pesca paralelos, el registro legal, y el registro de la captura furtiva, son toneladas de pescado. Y así es como un barco aparentemente legal, acaba cometiendo pesca INDNR (pesca ilegal, no declarada y no reglamentada)

Sea Shepherd
Foto cedida por Sea Shepherd Global

Los países con los que colaboramos no tienen los medios para hacer cumplir las leyes que existen en sus aguas, o necesitan un refuerzo. Para ello, ofrecemos nuestra flota de barcos, nuestra tripulación combustible, conocimientos, etc. Llevamos a bordo autoridades del país en cuestión, como ejército, guardacostas, policía, agentes de parques nacionales, inspectores de pesca etc para luchar contra la pesca. 

Mi tripulación trabaja en campaña los 7 días de la semana, normalmente en turnos de 8 horas, aunque están de guardia 24h. Los furtivos no tienen un horario, y nosotros debemos estar en primera línea para pasar a la acción en cuanto la situación lo requiera.

Cuando interceptamos un barco sospechoso de INDNR, botamos las semirrígidas (llevamos dos lanchas por barco), y realizamos una inspección del presunto furtivo. Subimos a bordo junto con el ejército, guardacostas o policía, y comprobamos su licencia, los cuadernos de registro de captura, e inspeccionamos las bodegas. Si constatamos alguna irregularidad de acuerdo con la leyes de ese país, procedemos a la detención. Nuestro equipo de medios documenta toda la inspección, y nuestros oficiales preparan informes que se entregarán a las autoridades para llevarlos a juicio. 

Es difícil cuantificar el éxito en la lucha contra la pesca ilegal, ya que nunca sabremos cuántos animales hemos salvado. Por ello, medimos nuestro éxito con barcos arrestados. Y para prueba, la colección de barcos arrestados en los últimos 4 años en nuestra web

SR: ¿Cómo es un día de trabajo en una de las campañas de Sea Shepherd?

Un día típico de un voluntario a bordo empieza a las 7h con el desayuno, y a las 8h tienen reunión con el capitán para informar de la estrategia del día. La tripulación trabaja de 8 a 5, y por la tarde se suele descansar, aunque como he comentado, estamos siempre listos para pasar a la acción. Durante la jornada, si no estamos realizando infecciones en barcos, se realizan labores de mantenimiento, muchos trainings, simulacros, y mucho practicar el lanzamiento de las semirrígidos hasta conseguir que sea una maniobra rápida, segura y perfectamente sincronizada.

Nuestro equipo de cocina prepara 5 comidas veganas al día. La tripulación es libre de elegir la alimentación en casa, pero a bordo no se sirven productos animales. No tendría sentido estar defendiendo los océanos, y poniendo pescado en los platos. Los tripulantes alucinan con la creatividad y el nivel de la comida que se sirve a bordo.

Las campañas son confidenciales, no decimos donde estamos hasta que marchamos de esas aguas, por ello nuestra tripulación 

Fuera de los turnos de trabajo, la tripulación descansa, lee, hace ejercicio, y disfruta de un ocio bastante más desconectado, ya que no tenemos internet libre a bordo, por confidencialidad. Esto permite estar más conectados con el entorno, disfrutar atardeceres increíbles, así como ver ballenas y delfines, ya que suelen asomarse a vernos. 

Sea Shepherd
Foto cedida por Sea Shepherd Global

SR: ¿Cuál es el reto más grande al que se enfrentan?

Llegado a este punto, el reto es uno: LA SUPERVIVENCIA DE LOS OCÉANOS. Nuestros océanos están al borde del colapso. Los ecosistemas están tan desequilibrados que las consecuencias son incalculables. El oxígeno que respiramos proviene en su mayoría de los océanos. Protegerlos y preservar los ecosistemas marinos, es, en última instancia, una cuestión de supervivencia. 

La única manera real y concreta para lograr este reto es REDUCIR EL IMPACTO HUMANO AL MÍNIMO. Necesitamos para ello cambiar radicalmente nuestro estilo de vida.

Esta verdad es incómoda, porque es más fácil apuntarse al carro del “ecologismo superficial” y tomar pequeñas medidas cool para parecer más verdes. Pero las medidas “cómodas”, las fáciles, como limpiar playas no son suficientes .Ya no basta con reciclar, llevarte tu bolsita de tela al super, o dejar de usar pajitas. Eso son “Parches”. Con eso evitamos ir a peor. Si queremos revertir el problema, hay que ir más allá.

Sea Shepherd
Foto cedida por Sea Shepherd Global

Necesitamos cambiar nuestro estilo de vida, nuestros hábitos alimenticios, la manera en la que nos relacionamos con la naturaleza, la manera en la que educamos a nuestros hijos. La sociedad industrial capitalista ya no funciona. Y se acaba el tiempo.

Esto va más allá de si te gustan o no los océanos, si vives cerca de ellos, si buceas, surfeas, si navegas, o si no te gustan en absoluto y nunca vas a la playa. Se trata de supervivencia.



SR: ¿Existe la pesca sostenible?

A día de hoy, al punto al que hemos llegado, no.  Ninguna pesca es sostenible en un océano agonizando. Todos los caladeros comerciales del mundo están disminuyendo o están en el umbral del colapso, y no disponen de mecanismos de auto regeneración. Extraemos más de cien millones de toneladas de vida marina cada año. Alimentamos a los gatos domésticos con 2,8 millones de toneladas de pescado. Alrededor del 40% de la pesca se emplea para alimentar ganado. 

Una cosa está clara, Los océanos están muriendo y sin ellos no hay vida posible en tierra. 

La mayoría de la pesca INDNR acaba en los supermercados en Europa con sellos de pescado sostenible por prácticas como el transhipment, donde la carga de un pesquero pasa a otro (práctica ilegal). Estos transbordos en el mar son uno de los principales eslabones que faltan para comprender cómo llega al mercado el pescado capturado de manera ilegal. Esta es la causa fundamental de la falta de transparencia en la pesca mundial. El transbordo no autorizado permite a los operadores ilegales evitar los controles portuarios y maximizar los beneficios.

SR: ¿Qué papel tienen los gobiernos en la destrucción de los océanos? ¿O es algo que simplemente no pueden controlar todo el tiempo ya que hace parte de daños colaterales de la producción en algunas industrias?

Los gobiernos tienen el deber de hacer aplicar las regulaciones y defender sus aguas. Otra cosa es que no quieran (como en el caso de muchos países europeos), o no puedan por falta de medios (este es el caso de los países donde tenemos barcos).

La pesca ilegal no ocurre en aguas internacionales donde los estados no tienen competencia, sino que el 90% de la pesca INDNR ocurre en aguas territoriales. Con esto queda claro, que si todos los gobiernos hicieran cumplir las leyes que existen, el panorama sería bien distinto. 

En zonas como el Golfo de Vizcaya, cada día mueren delfines atrapados en las redes porque el gobierno francés no impone el uso de ojeadores y de dispositivos que eviten que los delfines están en la zona de la red.  

Actualmente el M/Y Bob Barker, M/Y Sam Simon están en campaña en África occidental, y el MV Ocean Warrior preparándose para la nueva campaña en Perú. Iremos allá donde los países quieran reforzar sus leyes y hacer cumplir la normativa

Foto cedida por Sea Shepherd Global

SR: ¿Qué es lo más complejo de estar en alta mar? ¿Cuáles son los mayores peligros a los que se enfrentan?

Muchas de las aguas por las que navegamos están infestadas de piratas, por ello, nuestros barcos se protegen con mecanismos anti abordaje. Instalamos alambre con púas alrededor de toda la cubierta para evitar ataques piratas.  

En ocasiones tenemos que presenciar situaciones muy duras, con mucha vida marina muerta, o barcos furtivos cuya tripulación está en condiciones deplorables, sin sus necesidades básicas cubiertas. Estas escenas son muy duras.

Por otro lado, estar fuera de casa, trabajando varios meses con poco descanso, lejos de amigos y familia también supone un reto para la tripulación. Intentamos darle el mayor apoyo y que se sientan como en una gran familia

SR: ¿Cuál es la experiencia más te ha marcado?

Después de la maternidad, lo que más me ha marcado fue el hecho de documentar, grabar y retransmitir en directo con los pies en el agua (o mejor dicho, metida en sangre hasta las rodillas) la matanza de 149 calderones en las Islas Feroe (Dinamarca) en 2018. Las matanzas (Grind) ocurren todo el año, constantemente, sobre todo de Junio a Octubre.

Otro voluntario y yo documentamos los hechos desde que los mamíferos aún nadaban libres entre fiordos. Los medios locales anunciaron que un grupo de calderones nadaba por las inmediaciones de una de las islas. Era nuestra misión.

Hacíamos guardia 24h leyendo todas las web de noticias las islas donde se publicaba cuando habría matanza. No se cortan un pelo. Anuncian públicamente que encuentran calderones, van todos a la playa y los matan. Así, como suena.

Leímos que iban de una isla a otra. Los seguimos y pudimos infiltrarnos para grabar como un grupo de unos 100 Feroeses (ciudadanos Daneses) con sus barcos los dirigían y varan a la playa. Pudimos ver y grabar cómo corrían hacia ellas con ganchos para degollarlas en un espectáculo dantesco, con espectadores de todas las edades, incluso niños muy pequeños. Una vez degollados, en un mar de sangre, los padres montan a los niños en las ballenas piloto para hacerse fotos. No se los comen, las desechan en su mayoría. Se trata de una práctica absurda.



SR: ¿Qué es lo más frustrante a lo que se enfrentan?

Para mí lo mas frustrante es ver como tanta gente no quiere ver lo que está pasando, que no vean la relación ente el estilo de vida que están llevando, y el impacto directo sobre los ecosistemas marinos.

Tener océanos sanos no deben ser un esfuerzo de unos pocos, los lectores de Surfer Rule estarán de acuerdo que todos queremos entrar a un mar sano y lleno de vida. Pero esto debería ser misión de todos. 

SR: ¿qué es lo que más te inspira y motiva para continuar con tu misión en Sea Shepherd?

Levantarme cada mañana, y llamar “trabajo” a algo que verdaderamente es una pasión, no es comparable con nada. Sentir que tu trabajo no sirve para enriquecer a una multinacional sino que estás siendo partícipe de algo que va más allá. Nuestra flota opera 100% con donativos de particulares. Es un honor dedicar mi trabajo a una causa noble. 

Este trabajo es muy intenso, 24/7. Hay que estar al pie del cañón en todas las zonas horarias todos los días, pase lo que pase. Los furtivos no tienen horario, la pesca ilegal tampoco, y mi tripulación trabaja los 7 días de la semana. Pero estoy empleando mi tiempo en una causa noble, en la que creo. 

Mi compañera Raffa y yo desde crewing damos soporte a la tripulación a bordo de los barcos, contribuimos a que la flota esté operativa al 100% asegurando tripulaciones preparadas y en primera fila de lucha, dispuestos a darlo todo por una causa en la que creen. Me siento orgullosa cada día por tener tripulaciones equilibradas con 50% de mujeres y hombres de más de 24 nacionalidades. 

Me siento feliz de poder decir que tenemos un acuerdo con Woman in Marine Africa para dar oportunidad de embarcar a mujeres de África que han completado sus estudios universitarios en profesiones náuticas, como tripulantes en sala de máquinas y puente. 

Creo en el activismo transversal. Es muy inspirador, y sin duda el combustible que me hace seguir, a pesar de lo duro de este puesto. Me siento una privilegiada. 

SR: Por último, ¿algo que quieras decirles a nuestros lectores?

Animo a vengan a nuestras campañas, que se embarquen en uno de nuestros barcos y vivan de primera mano la experiencia. El voluntariado normalmente dura 3 meses. Cualquier lector puede aplicar, no todos los puestos requieren titulación. Pueden venir como Deckahand, ayudantes de cocina, fotógrafos si están preparados, marineros de puente, mecánicos, médicos, técnicos de radiotelecomunicaciones etc.

Les aseguro que estar en primera fila salvando a los océanos
les cambiará la vida.

Foto de portada: cedida por Sea Shepherd Global



info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder