02 Nov MAX WESTON: CIENTÍFICO Y LONGBOARDER PROFESIONAL

Para Max Weston, toda su vida nunca giró en torno al surf. A pesar de ser uno de los mejores longboarders, siempre tuvo inquietud por la ciencia.

Os presentamos al longboarder y científico y su proyecto para reducir el desperdicio de alimentos.

¡Conócelo!

Cabalgando sobre la ciencia

Sus padres abandonaron la ciudad en los años 80, para vivir en las dunas de arena en la costa del sur de Australia. Max creció surfeando todo tipo de tablas, pero se decantó hacia el longboard después de conocer a un equipo que incluía a Sydney Matt Chojnacki y Johnny Gill.

“Realmente admiraba a esos tipos, porque su perspectiva sobre el surf era y es, bastante única e inquebrantable para la cultura pop. Surfeaban longboards realmente hermosos a principios de la década de 2000, en un período en el que probablemente era lo menos cool que podía hacer”.

Hoy en día no solo es un surfista profesional y competidor en el WSL World Longboard Tour, es también un ingeniero químico biomolecular, donde, además de muchas otras cosas, estudia el desperdicio de alimentos y el impacto que tiene en el mundo

«Es bastante común tirar comida a la basura. Para considerar el impacto que tiene, hay que tener en cuenta que cuando se tira la comida, se tira la energía, el agua, a menudo la vida de un animal y la infraestructura para transportar esa comida. Todo se descarta”.

En lugar de sentarse y observar cómo este ciclo continúa a perpetuidad, Weston se puso en acción, utilizando su conocimiento y experiencia para cambiar la forma en que las tiendas y los consumidores actúan.

Específicamente, Weston está investigando cómo abordar el problema global del desperdicio de alimentos. Su grupo universitario está trabajando actualmente en revolucionar las fechas de «uso antes de» en los alimentos, que creen que es la raíz del problema del desperdicio de alimentos.

Como explica Weston, la fecha de «uso antes de» no refleja mucho la vida útil real. En este momento, Max está trabajando en su tesis de doctorado sobre el desarrollo de biosensores, un trabajo compuesto por seis proyectos, sobre cómo pueden tratarse las fechas de caducidad de los alimentos.

«Estamos tratando de usar fechas de ‘uso antes’ como biosensores que cambian de color para indicar qué tan fresca es la comida. Luego, puedes tirarlo a la basura apropiadamente”.

Foto: Surfline

La tecnología que está desarrollando crearía millones de sensores celulares que imitan la biología en los alimentos. Entonces, en lugar de mirar una botella de leche, ver que la fecha de caducidad impresa en la etiqueta ha pasado y tirarla a la basura, se le notificará por un cambio de color a medida que el sensor interactúa con las toxinas.

«Estoy interesado en imitar la naturaleza y ajustarla».

Y no es solo una cuestión de consumo. Reducir el desperdicio en toda la industria alimentaria y los miles de millones de dólares en alimentos que se comen significa menos recursos consumidos, menos animales sacrificados

¡Os dejamos con el vídeo de Max Weston, The`Originals!

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder