13 Sep LA DIETA FLEXITARIANA PARA EL MUNDO

Hace poco os explicamos cómo nuestra alimentación influye en el planeta en el que vivimos y del que somos responsables.

En esta línea, os presentamos una dieta alternativa, una dieta menos radical y con la que podemos contribuir a un bienestar doble: el nuestro y el del planeta. Hablamos de los beneficios de la «dieta flexitariana» que un estudio publicó recientemente.

¡Te lo contamos!

Una dieta para reducir emisiones

Recientemente el Panel de Expertos de la ONU sobre Cambio Climático evaluó la relación entre el uso del suelo y el calentamiento global de la Tierra. El informe dejó claro que: «hay que transformar la manera en que los humanos obtienen los alimentos para salvar el planeta de los efectos de la crisis climática. Y eso implica cambiar su dieta«.

El nuevo estudio afirma que la producción y consumo de alimentos industriales intensifican el cambio climático y tiene otros impactos negativos, incluyendo el agotamiento de fuentes de agua dulce y la contaminación de los ríos por el uso excesivo de químicos en la agricultura. La investigación sugiere que si el mundo quiere limitar el impacto del cambio climático, la escasez de agua y la contaminación, los habitantes del planeta deberán cambiar su forma de alimentarse.  

Foto: Pixabay

Con la vista en 2050, los autores del nuevo estudio advierten que los efectos negativos podrían aumentar considerablemente y proponen un cambio en la dieta de los seres humanos. Una dieta flexitariana.

«Puedes adoptar desde una dieta con pequeñas cantidades de productos animales, que algunos llaman mediterránea y nosotros denominamos flexitariana, a otra dieta pescatariana (vegetales, pescados y mariscos), vegetariana o vegana».

Según el estudio, si todos adoptaran esta dieta, las emisiones de gases de invernadero provenientes de la agricultura se reducirían en más de la mitad.

«Podemos adoptar una variedad de dietas saludables, pero lo que todas tienen en común, de acuerdo a la evidencia científica, es que se basan fundamentalmente en alimentos provenientes de plantas» – Marco Springmann, investigador de la Universidad de Oxford y autor principal del estudio.

En qué consiste

La dieta flexitariana es una versión «fácil» de vegetarianismo, ya que las personas combinan días con y sin carne a su gusto. Se trata de reducir la carne sin excluirla por completo, lo que la convierte en una alternativa atractiva para personas que simpatizan con el vegetarianismo pero no desean eliminar la carne.

Foto: Pixabay

Se dice que la dieta flexitariana es menos radical, ya que no descarta ningún nutriente. La base de esta alimentación reside sobre todo en los productos vegetales. Lo que se persigue en realidad es que todo «el protagonismo del plato recaiga sobre los alimentos vegetales, en donde aquellos de origen animal sean un complemento que se encuentre en un segundo plano».

Por «consumo ocasional» de proteína animal, se entiende que la alimentación debe ser básicamente vegetariana en un 80%. El 20% restante comprende el consumo de proteína de origen animal, e incluye el consumo de carne roja aunque en menor proporción que las carnes blancas y siempre que éstas sean ecológicas.

Foto: Pixabay

Una solución combinada

Además de los cambios en la dieta, los investigadores recomiendan alteraciones profundas en las prácticas agrícolas, incluyendo un mejor manejo del agua, restricciones en el uso de fertilizantes y mayores rendimientos logrados por métodos sostenibles.

A grandes rasgos, el estudio se sugiere:

1) disminuir a la mitad los desperdicios de alimentos, lo que implica cambios en toda la cadena de producción y en el comportamiento de los consumidores.

2) crear alteraciones profundas en las prácticas agrícolas

3) adoptar una dieta con pequeñas cantidades de productos animales. En otras palabras, adoptar un patrón dietario que puede abarcar desde el flexitarianismo hasta el veganismo.  De todos ellos,  el más fácil de implementar es el flexitariano, que consiste en comer principalmente alimentos provenientes de plantas, y ocasionalmente productos animales como la carne y los lácteos.

Foto: Pixabay

«Alimentar a una población que crecerá a 10.000 millones de habitantes es posible, pero solamente si cambiamos la forma en que producimos alimentos y en que los consumimos» – Johan Rockström, directo del Instituto de Investigación sobre el Impacto del Cambio Climático en Potsdam, Alemania.

Y es que en definitiva, debemos cambiar nuestra forma de consumir y nuestra forma de tratar con los recursos que producimos. La solución estará en la combinación de todo.

«Todas esas medidas combinadas pueden mantener saludable tanto al planeta como a sus habitantes».

Foto: Pixabay

Foto de portada: Pixabay

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder