Just One Ocean: Comprometidos con el océano

16 Sep JUST ONE OCEAN: COMPROMETIDOS CON EL OCÉANO

La organización británica Just One Ocean tiene como misión aumentar la conciencia mundial sobre los problemas que enfrentan los ecosistemas marítimos.

Trabajan en investigar las causas y efectos de las problemáticas para ejecutar planes de acción efectivos. Esta metodología es gracias a la formación de su fundador David Jones, quien es orador, ambientalista, buzo experimentado, fotógrafo submarino e investigador.

En el 2009, David Jones comenzó a trabajar para Plastic Oceans, en donde tuvo el rol de asesor científico principal. Con los resultados de las investigaciones sintió la necesidad de difundir sobre lo que está ocurriendo con los océanos.  Después de asistir a una conferencia en Corea, en la que fue orador invitado, decidió intentar hacer algo al respecto de todas las problemáticas que afectan perjudican el océano. Asi surgió Just One Ocean.

Desde el primer día la organización ha emprendido distintos proyectos en los involucran ONG´s, gobiernos, industrias, comercios y comunidades locales para descubrir el fondo de las problemáticas que afectan a los océanos y así desarrollar soluciones acertadas y duraderas.  

¡En Surfer Rule hablamos con David Jones sobre la organización
 y otros aspectos que nos preocupan!

Surfer Rule: Todos los días aparecen nuevos estudios sobre lo que ocurre en el medio ambiente, algunos incluso se contradicen entre sí. ¿Cómo puede un no científico seleccionar entre las diversas fuentes?

DJ: Los científicos producen cosas excelentes, pero el problema es que se publica en revistas leídas por científicos. Necesitamos comunicarnos mejor. Dicho esto, la contradicción en la ciencia es bastante normal. A medida que descubrimos más, agregamos a nuestro conocimiento y, a veces, nuestro entendimiento cambia; eso es lo que es la ciencia.

SR: ¿Por qué involucar a las comunidades en el “Big Microplastic Survey”?

DJ: The Big Microplastic Survey evolucionó como resultado de darnos cuenta de que simplemente no sabemos lo suficiente sobre la escala del problema de los microplásticos. Investigaciones realizadas hace algunos años habían puesto de relieve el hecho de que dos de los principales problemas eran la falta de datos y la falta de percepción del público en general sobre el tema. The Big Microplastic ayuda en ambos aspectos, al aumentar la cantidad de datos que podemos recopilar e interactuar con las comunidades, lo que puede generar cambios en la percepción y el comportamiento.

Uno de los mayores problemas que enfrenta el medio ambiente es que todos piensan que alguien más lo va a solucionar.


The Microplastic Problem from Just One Ocean on Vimeo.


SR: En Just One Ocean utilizan la investigación para diseñar programas de comunicación efectivos ¿Cómo se crean tácticas efectivas para educar sobre la crisis ambiental?

DJ: Creemos que es importante ser pragmáticos cuando tratamos de abordar los problemas y esto sustenta nuestras tácticas. La palabra clave que usó es educar, que puede ser un proceso lento. No podemos esperar que las cosas cambien de la noche a la mañana, como nos gustaría, y preferimos tener un diálogo con las organizaciones con un debate razonado. En lugar de vilipendiar, preferimos las tácticas de destacar las oportunidades de estrategias más sostenibles, explicar los beneficios en términos de ventaja competitiva y participación de mercado adicional, y demostrar cómo una mayor buena voluntad del cliente es buena para el negocio. Todo esto debe llevarse a cabo dentro de plazos realistas para permitir que las personas cambien a un ritmo con el que se sientan cómodas.

SR: Personas de todo el mundo y comunidades enteras trabajan para limpiar y conservar el océano. Sin embargo, quienes contaminan en mayor volumen continúan haciéndolo a pesar de las «políticas ambientales», provocando frustración en quienes buscan un cambio, ¿qué podemos hacer cuando las políticas no son suficientes?

DJ: Creo que el mayor problema aquí es que estas políticas son a menudo reacciones instintivas a situaciones localizadas. Lo que realmente necesitamos son políticas estratégicas y holísticas en todos los niveles, local, nacional e internacional. Se gana muy poco con nombrar y avergonzar.

Los mayores contaminadores son también aquellos países que por causas ajenas a su voluntad, salvo la falta de recursos, no tienen la capacidad para hacer frente a los problemas.

La pesca ilegal ocurre con mayor frecuencia en áreas donde los países vecinos no tienen los recursos para vigilar sus propias aguas, sin importar las aguas internacionales.

La contaminación por plásticos ocurre más en países que carecen de los procesos de gestión de residuos y la infraestructura para hacer frente a ella. Para abordar los problemas en estas áreas, necesitaremos cooperación y apoyo internacionales, no acusaciones.

SR: Una de las excusas más frecuentes para no comprar ropa sostenible y ética son los precios elevados en comparación con los de la moda rápida. ¿Cuál es el costo real del “fast fashion” en nuestra relación con los demás y con el medio ambiente? ¿Es la economía circular la única solución?

La moda rápida enlaza con su pregunta anterior sobre la normalización de la contaminación y la insostenibilidad. La moda rápida es solo un elemento, aunque muy visible, de nuestros estilos de vida desechables. Vivimos en un mundo con recursos finitos y ahora estamos empezando a entender eso. Nuestro sistema económico no se adapta cómodamente a esta noción, ya que cuando la oferta disminuye, se supone que siempre habrá sustitutos y, en general, este ha sido el caso en los últimos 250 años. Sin embargo, si continuamos por un camino económico lineal, no terminará bien, especialmente a medida que aumenta la población mundial.

Un modelo de economía circular es una mejor opción, pero también requerirá cambios culturales para que funcione. Es la mejor opción que tenemos en este momento, pero también creo que debemos cambiar toda nuestra percepción del valor. Tiramos cosas porque no tienen ningún valor para nosotros, ese es el problema con los envases de plástico, no creemos que paguemos por ellos. Si podemos cambiar eso, tal vez ofreciendo incentivos para las devoluciones, una especie de esquema de devolución, entonces tal vez podamos cambiar la situación.

SR: ¿Existe realmente la pesca sostenible? Considerando que la sobrepesca está relacionada con la demanda de especies marinas ¿Es más eficaz cambiar los hábitos alimentarios?

Sí, una pesca bien gestionada puede ser sostenible. Una investigación reciente mostró que en aguas europeas si la gente dejara de pescar durante doce meses, la biomasa de las poblaciones de peces se duplicaría. Covid-19 realmente ayudó a muchas acciones a recuperarse. Después de una sobreexplotación masiva a lo largo de finales del siglo pasado, a principios de la década de 2000, el atún de aleta azul del Atlántico estaba en picada hacia la extinción. Un plan de recuperación de 15 años en realidad devolvió las existencias a niveles sostenibles en 7 años.

¿Deberíamos cambiar nuestros hábitos alimenticios? Eso también ayudaría, pero una buena gestión y programas de acuicultura sostenible a nivel nacional e internacional son esenciales.

SR: ¿Le preocupan los efectos de la pandemia en el ecosistema?

DJ: Curiosamente, la pandemia ha tenido algunos efectos tanto positivos como negativos en el medio marino. El menor tráfico de barcos ha reducido la turbidez en las regiones costeras y ha aumentado el crecimiento de plantas marinas. Los niveles de ruido han sido más bajos, las poblaciones de peces se han recuperado parcialmente y los cruceros han dejado de contaminar el océano y la atmósfera.

Con respecto al plástico, Covid-19 ha reforzado la importancia y nuestra dependencia del plástico de un solo uso para fines médicos. Sin embargo, debemos asegurarnos de que existen procesos de gestión para tratar con ellos y no creo que lo hayamos abordado. Ha habido un cambio en el tipo de contaminación que se encuentra en las costas de todo el mundo: ahora incluye guantes y máscaras y, aunque la gente podría haber recogido basura plástica en el pasado, podría ser más reacia a hacerlo con este tipo de basura.

La preocupación por la transmisión de enfermedades ha obligado a muchos lugares a dar un paso atrás en la lucha para reducir el plástico de un solo uso.

California levantó la prohibición de las bolsas de plástico y en algunos lugares se prohibieron las bolsas reutilizables. En el Reino Unido, el gobierno detuvo el impuesto sobre las bolsas de plástico y se suspendieron los planes para prohibir las pajitas y los agitadores. Las empresas que pueden haber estado tratando de reducir su uso de plástico observarán de cerca los costos involucrados ahora y la industria del reciclaje está bajo presión: los precios del petróleo cayeron a niveles que hicieron que la brecha entre el costo del plástico virgen y las materias primas de plástico reciclado creciera significativamente. Los planes deben implementarse rápidamente para evitar que los años de progreso se desmoronen.

SR: ¿Qué titular sobre los océanos le gustaría leer en el futuro?

DJ: La temperatura del mar ya no está aumentando y el futuro de nuestros océanos está asegurado para las generaciones venideras.

Si te interesa saber más sobre el trabajo de Just One Ocean y quieres ser partede sus actividades, puedes revisar sus páginas web, Facebook e Instagram.

Foto de portada: David Jones en Just One Ocean.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder