15 Dic «FLYSKAM», RENUNCIANDO A VIAJAR EN AVIÓN

Hace poco John John Florence comentaba en una entrevista para Stab Magazine que «si pudiera, viajaría a todos los eventos de la WSL navegando en barco».

Y es que no solo John John, sino también muchas otras personas sienten la llamada ahora como «vergüenza de volar», algo que en Suecia llaman «flygskam».

Greta Thunberg se apuntó a la tendencia en el 2015, y ese mismo año convenció a su madre para que renunciara a viajar en avión en sus giras internacionales como cantante.

El movimiento

El fenómeno ‘flygskam’ crece entre los defensores de un mundo sostenible que no quieren contribuir a la contaminación aérea. La activista sueca Maja Rosen fue una de las propulsoras del movimiento.

Y es que según los datos, más de 120.000 vuelos transportan a 12 millones de personas cada día en todo el mundo, lo que supone el 8% de las emisiones del planeta.

Foto: Pixabay

Dentro del sector turístico, los vuelos generan el 20% de la contaminación mundial.

Maja Rosén ha lanzado Flight Free 2020, con la meta de llegar a 100.000 practicantes del «reparo» a volar ya que según afirma, la gente no es consciente del impacto que la aviación aérea causa.

La aviación contribuye en total al 2,4% de las emisiones del CO2 y al 14% de la tarta global del transporte, frente al 74% de los desplazamientos en carretera. Con la tendencia actual, el número de pasajeros anuales se duplicará en el 2037 (8.200 millones) y el aumento de emisiones subirá imparable hasta llegar al 14% en el 2050.

Foto: Pixabay

Diferentes términos, mismo concepto

Y es que a medida que se populariza el flygskam también aumentan los términos nuevos. Los suecos hablan ahora de «tagskryt» u orgullo de viajar en tren. Otros le llaman «slow travel» ya que se trata de viajar despacio y disfrutar del camino con más tiempo e inmersión.

«Me di cuenta cada vez más de que, al viajar, era mejor empezar el viaje desde casa y no tomar un avión para llegar al destino. Esto ayuda a crear más conciencia sobre la forma de viajar, de apreciar el camino. La conciencia del medio ambiente es el aspecto más importante, y creo que es esencial apreciar la naturaleza para preservarla» – Arne Gudde, fundador y director de la Slow Travel Experience en Berlín, creada en 2010.

Foto: Pixabay

Un avión contamina hasta 20 veces más que un tren, según los datos facilitados por la Agencia Europea del Medio Ambiente. O lo que es lo mismo: una persona que viaje sobre raíles emite 14 gramos de dióxido de carbono por kilómetro en comparación con 285 gramos emitidos si lo hace en avión. Y no sólo eso, ya que cuando los aeroplanos queman combustible sueltan a su vez vapor de agua y óxido nitroso, más gases de invernadero que aumentan la contaminación.

No se sabe exactamente cuántas personas se han adherido al movimiento del flygskam. Pero la página de Facebook, Tagsemester o «Vacaciones en tren«, creada por la ambientalista Susanna Elfors para dar consejos sobre medios alternativos a los aviones, ya tiene más de 90.000 miembros.

En instagram o en twitter el hashtag #StayOnTheGround o #PermaneceEnElSuelo es un trending topic.

Lo que está claro es que el movimiento está ganando adeptos y la conciencia sobre el medio ambiente tiene cada vez más repercusión en la aviación aérea.

Foto de portada: Stab Magazine
info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder