Corentin Lauret de Oxbow

11 Sep CORENTIN LAURET, DIRECTOR DE MARKETING DEPORTIVO DE OXBOW

La primera marca francesa de ropa de surf se creó en 1985 en Normandía. La palabra OXBOW, que significa «curva en forma de arco en un río», fue elegida por los fundadores de la marca, Fabrice Valéri e Isabelle Cachot, a partir de los términos que se encuentran en un mapa de los Estados Unidos.  Fueron inmediatamente conquistados por sus dos sílabas, fonética y potencial gráfico. Los jóvenes emprendedores adquirieron la costumbre de encontrar inspiración y nombres para sus colecciones a partir de mapas antiguos que despiertan el deseo de viajar.

Oxbow ha creado productos para los amantes del surf y de los deportes de deslizamiento. Esta marca se ha establecido en lo más profundo de la cultura surf de Francia y Europa.

Oxbow ha buscado mantenerse más alineado con la cultura y comunidad surfista, restando importancia a sobresalir en la parte masiva y súper comercial del deporte. En el área de Marketing, tienen el gran reto de representar los valores y pasiones de la marca; caracterizados por la aventura, la diversión y el respeto por el medioambiente.

Desde el 2021, la marca apuesta por el apoyo a los shapers locales. Oxbow ha vuelto a fabricar tablas de surf. La marca se ha asociado con tres shapers del suroeste de Francia para producir tablas artesanales. Auténticas obras de arte, estos 8 modelos fueron revestidos con retazos de telas de la marca, recuperadas de sus talleres.

OXBOW celebró su 35 aniversario en el 2020 cambiando de propietario y convirtiéndose una vez más en una marca francesa independiente. Está dirigido por 2 entusiastas de la industria con una experiencia innegable, Emmanuel Debruères y Jean-Christophe Chetail.

Emmanuel Debruères : Una palabra del presidente

« Queremos volver a conectar OXBOW con el mundo de los deportes al aire libre y de tablas, dos áreas esenciales en el ADN de OWBOW desde su creación en 1985. Nuestros embajadores son, sobre todo, deportistas apasionados. »

Hablamos con Corentin Lauret, el director del Marketing deportivo de la emblemática marca francesa.

¿Podría hablarnos un poco de ti y cuándo llegó el marketing deportivo a su vida?

Corentin Lauret de Oxbow
 Corentin en la Polinesia Francesa.

Me llamo Corentin Lauret pero todo el mundo me llama Coco. Tengo 33 años y vivo en Francia, cerca de Burdeos, en Bassin d’Arcachon, pero nací y me crie en Bretaña.

Viví durante 25 años en Bretaña, luego me trasladé a Nueva York por un trabajo y después volví a Francia, a Burdeos. Dentro de unas semanas tendré un hijo… El surf es toda mi vida y durante el invierno también practico el snowboard.

El marketing deportivo llegó a mi vida gracias a OXBOW. Fui Community Manager de la marca durante 4 años y mi último jefe siempre me decía que los riders son parte de la comunidad. Me enseñó mucho y cuando estuve preparado me dio algunas claves. Cuando los actuales propietarios de Oxbow compraron la marca, Manu, el nuevo director general, me propuso dirigir todas las misiones de marketing deportivo.

¿Cómo llegaste a Oxbow?

Lo hice dos veces para que me contrataran, ¡ah! Cuando volví de EE.UU. envié mi CV mientras leía la descripción de un puesto de trabajo en Internet. Conduje 10 horas en el día para aplicar y hacer la entrevista. Por desgracia, esa vez no me contrataron. Un año después vi que el mismo puesto estaba libre, así que volví a solicitarlo y esta vez fue la buena, ¡conseguí el trabajo!

¿Crees que tu pasión por el aire libre se refleja entre el resto del equipo y crees que es casi una necesidad tener pasión por el surf y el aire libre para trabajar en Oxbow?

Mi pasión por el surf y el snowboard me ayuda mucho. Me paso horas surfeando, viendo películas de surf en Youtube, vídeos en las redes sociales y leyendo revistas de surf. Me ayuda a cultivar mi cultura de surf y creo que me ayuda a ser mejor en mi trabajo.

Para trabajar en OXBOW no es necesario tener pasión por el aire libre. Depende de tu trabajo. Si trabajas en el sector financiero o en el de los servicios al por menor, no tienes que surfear para hacer tu trabajo. Pero si desarrollas productos para deportes de tabla o si te encargas del marketing deportivo, seguro que te ayudará.

¿Qué significa para ti formar parte de una marca como Oxbow?

La pasión por el surf es la razón por la que me levanto cada mañana. Esta pasión hace que ame mi trabajo. Me siento muy afortunado porque cada domingo por la noche estoy contento de empezar una nueva semana. Sé que todo el mundo no tiene esta oportunidad, como mis amigos o mi familia, así que me siento bendecido por trabajar para una marca como OXBOW.
Además, como empleado, tenemos muchas razones para amar el trabajo en esta empresa. Me siento libre en mi trabajo. Gestiono mi tiempo como quiero porque la dirección confía en mí. Si una mañana quiero ir a surfear porque las olas están disparadas, puedo hacerlo, porque saben que trabajaré más por la tarde o al día siguiente.

A lo largo de su carrera, mi director general siempre ha tenido responsabilidades, incluso cuando era muy joven. Así que nos gestiona de la misma manera, dándonos responsabilidades sin importar tu edad o tus experiencias previas. Y eso es muy bueno.

¿En qué consiste exactamente su trabajo, cómo es un día como responsable de marketing deportivo?

Mi trabajo consiste en crear todos los contenidos deportivos para la marca. Gestiono 25 riders y dirijo las sesiones fotográficas y las producciones cinematográficas. Trabajo con nuestros embajadores para exponer la marca y nuestras colecciones de la mejor manera posible. Trabajo con fotógrafos, videastas y artistas.

La mayor parte del tiempo estoy delante del ordenador enviando un montón de correos electrónicos, escribiendo artículos y otros contenidos, seleccionando fotos, haciendo llamadas con nuestros embajadores o socios. Pero cada vez que puedo, intento escapar de la oficina para viajar o simplemente para ir a la playa o a la montaña. El último viaje que hice fue a Tahití para la producción de la película HONO. Exploramos la polinesia francesa en barcos de vela, para conocer gente nueva, contar sus historias, compartir la cultura local y pasar todo el tiempo en el agua para hacer surf, foiling, nadar, remar, pescar…

Corentin Lauret de Oxbow
Durante el viaje a la Polinesia Francesa para filmar Hono, en el momento en que llegaron a la paradisíaca isla de Tuamotus y vieron la ola que allí había. Está todo el equipo entusiasmado mirándola.

Oxbow es conocido por sus increíbles campañas y trabajos audiovisuales al aire libre, ¿cómo fue el reto al que se enfrentó el área de marketing de con la llegada de la pandemia? ¿Qué enseñanzas dejó esta situación para el marketing deportivo?

Fue un momento muy duro. Tuvimos que cancelar muchos de nuestros proyectos anuales de marketing porque nuestro antiguo Fondo de Inversión (ahora somos independientes) no quería gastar dinero. Tuve que decir a nuestros riders, fotógrafos y videógrafos que no iban a cobrar lo que esperábamos a principios de año. Me siento muy cerca de muchos de ellos, sé cómo viven, viven el sueño, pero créanme que no son millonarios, así que no fue fácil hacerlo.

Fue un periodo extraño porque en mayo de 2020 nuestros nuevos propietarios Manu y JC compraron la Marca, justo durante una situación difícil. Nos dijeron que las marcas que sobrevivirán serían las que siguieran trabajando y creando colecciones y proyectos de marketing. Así que por un lado nuestros antiguos Fondos de Inversión recuperaron el dinero, y por otro lado nuestros nuevos propietarios querían que siguiéramos trabajando.

Esto creó algunas frustraciones a veces, pero fue un buen reto. Cuando no tienes dinero tienes que encontrar ideas.

Creo que la mayor lección que aprendí de esta situación es la solidaridad. Entre compañeros de trabajo, socios, jefes… Ahora somos más fuertes como humanos porque fuimos solidarios.

¿Ha cambiado algo en el mensaje que quieres comunicar como marca después de estos tiempos difíciles?

No te olvides de divertirte. La vida puede ser dura a veces. Quizá sea un tópico, pero este tipo de eventos nos recuerdan que hay que disfrutar de cada momento que se pueda. «Divertirse» y estar en la nieve o en el agua, compartiendo sesiones con los amigos y la familia, ha sido siempre el espíritu de OXBOW desde 1985, y quizás aún más después de esta pandemia.

Corentin Lauret de Oxbow
Corentin está en el barco, junto a los fotógrafos y videógrafos. Están filmando a Piere Rollet para su película “El Círculo”, durante un swell enorme en Belharra en octubre de 2020.

Oxbow trabaja con surfistas, nadadores, esquiadores, escaladores… ¿en qué se fijan exactamente a la hora de elegir un embajador?

Por supuesto, su nivel. Pero yo diría que sobre todo sus valores. Todos nuestros embajadores son surfistas libres o free riders. No nos comunicamos en las competiciones. Se trata del placer que se tiene cuando se monta una bonita ola o se pasan momentos increíbles en la montaña, con los amigos o la familia.

Proteger la naturaleza es un valor muy fuerte en OXBOW. Desarrollando productos en Europa, en Francia, con tejidos orgánicos o reciclados, tratamos de hacer nuestra parte para el medio ambiente como una empresa de ropa. Así que nuestros riders tienen que compartir los mismos valores. También buscamos riders que puedan crear contenidos de calidad, contar historias a nuestros clientes y compartir estos valores gracias a sus proyectos. Como cliente o simplemente como ser humano, necesitamos inspirarnos en personas increíbles. Necesitamos soñar. Mantener el fuego vivo. Nuestros embajadores deben ser los guardianes de este sueño.

Oxbow tiene varias películas, la última fue HONO. ¿Cómo nació la idea y cómo fue la experiencia del rodaje?

Es una idea que tuvimos hace unos años. Jérémy y Ludovic Teulade, dos riders de nuestro equipo, me hablaron de crear un viaje en dos lugares diferentes, famosos en su historia por la exploración en barcos de vela: los polinesios y los vikingos. Estos tipos fueron los primeros navegantes de nuestra civilización. Así que queríamos ir a la Polinesia Francesa para explorar la cultura y descubrir de dónde viene esta pasión y conocimiento por el océano.

Luego, como toda idea, ha evolucionado, algunos de nuestros embajadores acuáticos como Ludovic Dulou o Pierre López conocen bastante bien la polinesia francesa, así que decidimos hacer un viaje en equipo con 5 riders (Mathieu Crépel se unió a nosotros). La idea era conocer a los acuaristas polinesios y entender cómo su forma de vivir durante cientos de años tiene un impacto en nosotros, los occidentales.

Nos quedamos una semana en Teahupo’o, Tahití, y pasamos dos semanas navegando en veleros por las Islas Tuamotu. Fue una locura. Sin duda, el viaje más increíble de mi vida. Los paisajes son tan hermosos que resultan «celestiales». La cultura es tan rica y la gente local es tan generosa e interesante. Les encanta compartir su cultura. Como turista, esto es lo que esperas cuando viajas. Si te gusta el océano y siempre has querido ir a Tahití, ¡debes ver la película!

Quizá muchos de nuestros lectores quieran trabajar aquí o en una marca del sector. ¿Alguna recomendación?

Trabajar por tu pasión es una oportunidad y tienes que tener en cuenta que no eres el único que quiere esa oportunidad. Sólo tienes que creer en ti, mantener la curiosidad durante toda tu vida para aprender cada día y trabajar más que los demás.

*Foto portada  Corentin Lauret surfeando la ola de Tuamotus, fotografiado por Tim McKenna.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder