Flama surfboards

19 Dic ECOLOGÍA Y SURF CON FLAMA SURFBOARDS

Sergi Galanó es el creador y shaper detrás de Flama Surfboards. Su camino en el mundo de las tablas comenzó en el 2008, cuando conoció la madera de paulownia. Este material le permitió cumplir su meta de fabricar tablas 100% orgánicas, en las que para su creación no involucraría químicos ni fibra de vidrio, o ningún otro tipo de material contaminante.

En la búsqueda de la innovación, motivada por las fuertes convicciones ambientalistas por parte de Sergi, permitieron que Flama SurfBoards fuese la primera marca de tablas europeas en obtener el certificado de sostenibilidad y producción ecológica nivel oro.

Flama Surfboards
Sergi en el taller
Foto: Ivan Teba
SR: Eres de Barcelona, pero ¿de dónde proviene tu pasión por el surf?

SG: El surf no se de dónde me viene, ya que cuando empecé solo lo había visto de forma esporádica por televisión, ni siquiera sabía si era posible surfear en el Mediterráneo. Yo simplemente quería hacerlo y no paré de dar la brasa hasta que mis padres me compraron lo más parecido a una tabla de surf que encontraron, una especie de paipo de corchopán. Y ya no paré.

SR: ¿De dónde surge tu pasión por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente?

La naturaleza es el medio en el que me siento bien, la siento como mi casa, ya sea en la montaña o en el mar. Y soy un inconformista. Así que hago las cosas como las siento, y construir tablas lo más sostenibles posible es lo lógico y no concibo hacerlo de otro modo. Por principios. Porque de lo contrario me sentiría un imbécil.

SR: ¿qué tiene la paulownia en particular que ha tenido tanto impacto en la forma en que diseñas las tablas? Sabemos que cuando decidiste shapear querías hacerlo con materiales 100% sostenibles, ¿intentaste con algunos otros antes de llegar a la paulownia?

SG: Descubrir la madera de paulownia fué la excusa que estaba esperando para hacerme mi primera tabla. Siempre me ha gustado fabricar cosas con mis manos, pero nunca me había motivado hacerme una tabla porque sabía que tendría que trabajar con materiales chungos y tóxicos. La paulownia es ligera, dura pero flexible, y sobretodo, resistente al agua. Eso significaba que quizá sería posible construir una tabla enteramente con paulownia, sin fibras ni resinas. ¡Y me lancé sin pensarlo!

SR: ¿Qué ofrece la madera de paulownia en comparación con los materiales comunes?

SG: Tras muchos años trabajando con madera y con distintos sistemas constructivos, miro a la paulownia como un material más. El beneficio medioambiental de la madera es ya conocido, pero las posibilidades de la paulownia siguen sorprendiéndome. Empecé fabricando tablas huecas —FlamaClassic, 99% orgánicas— que son tablas que pesan más, lo que para diseños clásicos puede resultar genial pero tan pronto como quieres mover más la tabla se vuelve un problema.

Por eso hace cinco años empecé a fabricar con la tecnología FlamaEvolve, que son tablas con núcleo de eps, piel de paulownia y cantos de corcho, igualmente sin fibras ni resinas. Aunque con menor contenido orgánico que las FlamaClassic, con esta tecnología los pesos y comportamiento son muy parecidos a una tabla convencional, con el añadido de que son más resistentes.


Tabla con tecnología FlamaEvolve, con núcleo de eps reciclado,
piel de paulownia y cantos de corcho

Eso las convierte en una alternativa real. No aboyarás la tabla con las pisadas de los pies, y esos pequeños toques que en una tabla de fibra necesitarían ser reparados, aquí simplemente te olvidas gracias a que la paulownia es resistente al agua. Además, muchas de estas reparaciones te las puedes hacer en casa con masilla de madera o barniz, que encuentras fácilmente en cualquier ferretería.

SR: Y para los nuevos surfistas que están considerando en invertir en una tabla, ¿qué les dirías para que se decidieran por una Flama?

SG: Ya sean nuevos o viejos surfistas, lo que digo siempre es que sean conscientes de lo que compran. Gástate el dinero en algo que te dure, eso no solo será bueno para tu economía sino también para el planeta.

Y una tabla que dure te la puede fabricar el shaper de tu barrio, ese tipo que no va acompetir con los precios asiáticos, pero que ama su trabajo y sabe del oficio.

Además de hacerte una tabla a tu medida, será una tabla más sostenible por ser de km0 y socialmente responsable. Y si además quieres ser consecuente con la preocupación que muestras en Instagram acerca del cambio climático o los microplásticos, entonces busca a alguien que fabrique tablas más sostenibles. En los últimos años han surgido en Europa numerosas marcas de tablas comprometidas con el medioambiente, cada una con su apuesta particular. Y en ese sector me encontrarán a mí.   

Sergi derrapando con una tabla sin quillas
Foto: Xavi Tost0000

SR: Con el paso de los años has experimentado con diversos materiales, especialmente con la Paulownia, ¿actualmente cuales utilizas o con cuales experimentas?

SG: También trabajo con chapa de bambú y corcho. El bambú, en combinación con la paulownia, permite hacer unos tableros muy finos y super resistentes. Como la paulownia, se trata de una planta de crecimiento muy rápido, que capta grandes cantidades de CO2.

El corcho es otro material sorprendente por su ligereza y resistencia al agua. Sobretodo lo uso en los cantos, lo que me perimite controlar mejor el flex de la tabla. Además, al añadir los cantos al final del proceso significa que se pueden reparar muy facilmente, e incluso sustituirlos completamente si están muy dañados.

SR: ¿Cómo hacer rentable un proyecto sostenible que le huye a los materiales contaminantes y a la comercialización masiva?

SG: Es perfectamente posible, y de hecho no se trata de una cuestión de costes. Obviamente es imposible competir en precio con esas tablas fabricadas en churrerías asiáticas por menos de 300€, pero sí con los precios de ciertas marcas con mucho marketing que igualmente fabrican en Asia con calidades igualmente dudosas, pero que rondan los 700-800€. Ambas opciones me parecen un despropósito medioambiental, porque en ambos casos hablamos de tablas con una durabilidad inaceptable.

El problema es más bien de credibilidad. Tenemos una industria monopolizada por grandes marcas que acaparan la atención mediática, y convencer de que existen alternativas sostenibles válidas es muy complicado. Para mí el principal handicap siempre ha sido ese, convencer de que mis tablas no solo son bonitas (que lo son) sino que sirven para surfear, y que te van a dar tanto o más placer que cualquiera de tus tablas anteriores. El mío es un trabajo de hormiga, de insistencia.

SR: Flama tiene fama mundial y en algún punto rechazaste ampliar la producción y crecer comercialmente como empresa, ¿qué aspectos influyeron para rechazar una oportunidad asi?

SG: Producir masivamente no es sostenible. Punto. Industrializar mi concepto de fabricación de tablas iría contra la esencia misma de Flama. Aún así, el motivo para no crecer es que quiero ser dueño de mi vida y no depender de terceros. Quiero tener la libertad de seguir creando e inventando, que es lo que realmente me llena.

Puede que mi producción sea limitada, pero si puedo vivir de ello, ¿qué más puedo pedir?

Si hay más demanda de la que yo puedo asumir, pues significa que hay espacio para otros shapers, y si lo hacen de forma sostenible, ¡mejor aún!

SR: Fuiste la primera marca en Europa en obtener la certificación Gold Level, ¿Podrías explicarnos en qué consiste y lo que representó para Flama?

SG: Me alucina la cantidad de surfistas que no tienen ni idea de cómo está hecha su tabla y de qué materiales.

¿Somos conscientes de que el concepto “espuma forrada con fibra” no ha cambiado en más de 60 años?

Quizá parte de la culpa la tenga la industria de las tablas, que lleva décadas vendiendo el lifestyle del surf como un deporte estrechamente ligado a la naturaleza, mientras que sus fábricas se dedicaban a trabajar con derivados del petróleo altamente tóxicos, contaminantes e imperecederos. Incluso algunas llevaron su producción a terceros países menos estrictos para poder librarse de las políticas medioambientales.



La certificación GoldLevel garantiza que la tabla ha sido fabricada con un alto nivel de sostenibilidad

The ECOBOARD Project es la primera iniciativa dirigida a ofrecer un certificado de calidad medioambiental para tablas. Tiene por objetivo reducir la huella de carbono apostando por el uso y reaprovechamiento de materiales reciclados, así como la reducción de la toxicidad de los materiales en los procesos de manufacturación. Existen dos niveles de certificación: LevelOne (el más básico) y GoldLevel, que es la que tiene Flama.

Para mí era más bien una cuestión de orgullo y poder diferenciarme del resto de la industria, pues Flama nació ya con esas premisas que promueve el sello.   

SR: Realizas workshops en los que enseñas a las personas como shapear ¿qué tiene la enseñanza, o la combinación de enseñar y hacer, que es tan satisfactorio? Y ¿Enseñar tambien hace parte de tu filosofía personal y empresarial?

SG: Yo nunca he escondido cómo fabrico mis tablas. De hecho pienso que si tengo una alternativa válida para hacer tablas más sostenibles, ¡es mi deber compartirlo! El capitalismo ha impuesto unas normas de juego en el que el secreto y las patentes son su pilar fundamental, mientras que la ética simplemente no existe: beneficio a toda costa sin importar las consecuencias medioambientales o sociales.

Flama surf

La team rider Andrea Molina shapeando la tabla que se llevaría a West Australia

Por otro lado, no hay nada más gratificante que fabricar con tus manos algo que te va a dar grandes satisfacciones. Hacerte un tubo con una tabla que has hecho tú mismo es la bomba, pero si además lo has hecho tratando de minimizar tu impacto en el planeta, ¡es lo más!

De repente te das cuenta de lo mal que lo hemos estado haciendo, adquieres una consciencia global acerca del verdadero problema que suponemos los humanos —y los surfistas— para el planeta. Y eso necesitas compartirlo, lo que se convierte en otra satisfacción añadida.

SR: La situación actual ha potenciado la idea de que las piscinas de olas ocasionarán un crecimiento en la industria, ¿Como surfista y shaper enfocado en la sostenibilidad, consideras que aumentará el efecto negativo del surf en el ecosistema?

SG: No debería. Hoy día no hay duda de que el planeta no aguanta más. El cambio climático es una realidad innegable. Nos estamos cargando todos los ecosistemas y llenando los mares de plástico que luego nos comemos. Si no cambiamos tendremos merecida nuestra propia extinción. Y no será por culpa de las piscinas de olas ni del surf, sino por haber vivido cada uno su vida de forma totalmente egoísta e irresponsable.

SR: ¿Cuál es tu visión para Flama a largo plazo?

SG: Para mí el largo plazo queda muy lejos. En estos momentos estoy desarrollando una nueva tecnología de tablas que llamaré FlamaVolta. La idea es concebir un sistema de construcción de tablas muy similar al que hemos estado usando los últimos 60 años, igual de práctico y fácil, pero usando paulownia en lugar de fibra.Mi sueño sería que cualquier pequeño taller de shape pudiera adoptarlo y ofrecer una nueva línea de tablas sostenibles.

Todavía lo estoy desarrollando y quedan problemas por solucionar, pero las primeras tablas están saliendo increíbles. ¡Poco a poco y a disfrutar en el proceso!

SR: Por último, estamos en una época en la que a muchos los planes les han cambiado y deben emprender y reinventarse como tú lo hiciste desde el 2008, ¿algún consejo para ellos?

SG: Intenta hacer siempre todo con la convicción de que será lo mejor para ti, pero sobretodo para los demás. Esto hará que la recompensa económica, si la hay, no sea nada comparado con la satisfacción personal que obtendrás.


Cada una de estas tablas está construída con un método distinto.

Foto de portada: Kantaurikolatua



info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder