Wetkube

12 Dic UN SURFISTA CÁNTABRO EN LA INDUSTRIA DEL SURF SOSTENIBLE

Según la International Surfing Association hay más de 23 millones de surfistas en todo el mundo y la problemática medioambiental que gira en torno a esta industria es evidente: fabricación de tablas, parafinas, toneladas de basura en el océano…

Es cierto que cada vez existe más conciencia, pero no es la mayoría. No obstante, todo comienza con pequeños gestos. Es así como se consiguen grandes cosas. Ejemplo de ello es Wetkube, un proyecto que nace de la imaginación de Carlos Martínez, un surfista cántabro que ha creído en una idea “simple” con la que está aportando su granito de arena hacia una industria del surf sostenible.

“Todos somos uno”.

Reciclaje, economías locales y sostenibilidad

Wetkube es un proyecto que cuenta con varios productos, entre ellos una cera ecológica y un un cubo diseñado para cambiarse, transportar el traje mojado y, además, acelerar su secado. Estos diseños fueron patentados en España y su diferencia radica en su gran compromiso con la sostenibilidad.

Todo comenzó un día de invierno en la playa de Los Locos (Suances), donde Carlos y su compañera Nerea Vázquez, después de un buen baño y muchas ganas de volver al agua, deseaban que sus trajes estuviesen secos. Con sus conocimientos de diseño, crearon y patentaron el cubo Wetkube, 100% elaborado con plásticos reciclados.



Plásticos reciclados de invernaderos

Estos plásticos proceden de invernaderos de Almería, en donde se desperdician una gran cantidad de plásticos por diversas razones de producción (pesticidas, cambio en las cosechas…). Cerca de estos invernaderos hay contenedores para depositar estos plásticos, que varias empresas locales se encargan de reciclar.

“Estas empresas cogen el plástico, lo lavan, lo compactan y luego lo convierten en “bolitas””.

Foto: Novagric

Wetkube trabaja con estas empresas, contribuyendo a la economía local y comprando el plástico que después inyectan en los moldes para crear los “wetkube”.

Cera del valle de Altoo Campoo.

Wetkube no sólo desarrolla cubos con plásticos reciclados para el traje de neopreno, también elaboran “parafina ecológica”. La “parafina” tradicional contiene plásticos que se convierten en microplásticos, que terminan en el océano. 

Es una de esas acciones que realizamos muchas veces de forma “inconsciente”. El hecho de ponerle parafina a nuestras tablas es una rutina. Pero, ¿alguna vez te habías planteado lo que realmente estabas haciendo?

“La parafina tradicional, de hecho la parafina (porque lo que no es parafina, es cera), contamina. Acaba en los peces y en nuestro organismo. Somos parte del planeta, el planeta es parte del universo… Es tan complicado y tan sencillo como que todos somos uno”.

Alto Campoo

En Wetkube desarrollaron una “parafina” con cera de abejas del valle de Altoo Campoo. La cera es de apicultores y la resina que contiene es de una comunidad del sur de Cantabria que proviene de unos pinares cántabro-castellanos. Una vez más, contribuyen a la economía local.

“Hicimos muchas pruebas para testar esta parafina y acabar con los mitos de que la “parafina ecológica no agarra”. La prueba definitiva fue cuando dos riders de La Vaca, la probaron en El Serrucho, otra ola XL. Queríamos probarla en condiciones potentes”.

El camino de emprender en la sostenibilidad

El proyecto fue todo un éxito, la acogida entre la gente del surf en Cantabria y también de fuera. 

“Todas esas personas que nos apoyaron y nos animaron al principio, nos dio mucha fuerza, porque no siempre ocurre”.

Y es que muchas veces nos fijamos en el éxito de un proyecto, pero en el camino para crear un producto sostenible no todo es fácil. 

“Cuando quieres producir de manera responsable, muchas veces la gente te mira como si fueras tonto, porque te va a costar más dinero. Pero esto no es una cuestión ni de tontos ni de listos, es una cuestión de responsabilidad”.

En esos momentos lo que marca la diferencia es la ilusión y el creer en la idea propia de uno. “Tienes que ser fuerte y seguir adelante… A estas alturas, cuando ya he vendido unos cuantos miles de Wetkubes, no me importa tanto. Pero, cuando no has vendido nada, hay que ser fuerte mentalmente para seguir“.

Vivimos en una sociedad cada vez más consciente y más interesada en la sostenibilidad, pero todavía queda mucho por recorrer. Cada día se puede mejorar un poco más. Ser más sostenible es posible. Está más cerca de lo que crees y es una cuestión de educación ambiental. 

“Crear productos con plástico reciclado es posible, el tema es buscar. Es decir, cuando vas a una empresa de reciclado y les dices que les compras una tonelada, probablemente te digan que no venden al por menor. Pero, cuando crees en tu idea, les explicas y les cuentas tu proyecto con entusiasmo, probablemente des con esas personas que no sólo quieren hacer dinero, sino que apoyan ideas a favor del planeta”.

El camino del emprendedor es duro, sobre todo a los comienzos. Cuando empiezas “eres pequeño” pero al continuar con una base firme, vas creciendo.

“Lo que me ha hecho llegar a donde estoy es la ilusión, y transmitir esa ilusión a la gente con la que me encuentro, aunque no la conozca de nada. Si eres capaz de transmitir eso, la gente te ayuda. Creo que la clave para convencer es ser sincero, mostrar una disposición clara de que vas a llegar al fin que buscas, porque es un fin bueno, que es crear un producto sostenible. El ser capaz de transmitir la ilusión y convencer a la gente para que forme parte de un proyecto, es clave. Todos somos uno, trabaja con sinceridad e ilusión”.

Vamos por el buen camino, todavía queda trabajo por hacer, pero proyectos como Wetkube y su filosofía nos inspiran y nos dan ejemplo para creer en que si tenemos una idea que puede mejorar el planeta, debemos perseguirla. Poco a poco, todos juntos iremos aprendiendo y abriendo camino. 

«Queda mucho trabajo pero si empezamos desde la base, enseñando y concienciando para cuidar las playas y el entorno, todo irá a mejor. Si sabemos educar, todo esto irá a mejor, porque es la base».

«El mejor “local” es el que más cuida su playa. Los grandes proyectos, empiezan desde el localismo. Los mayores y los «míticos» deben dar ejemplo. Hay que ir de pequeño a grande».

Mirka Solar (izquierda) y Laura Junco (derecha)

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder