02 Ago CON NATXO GONZÁLEZ

En el último Pro Zarautz tuvimos la oportunidad de charlar con una de las figuras más notables del panorama actual, Natxo González. La ilusión y motivación de competir en casa le llenan, que un evento de tal magnitud se realice en una playa que conoce perfectamente es un lujo y, sin duda, la mejor parte es encontrarse rodeado de amigos. Para él, lo más importante es sentirse a gusto consigo mismo, tener confianza.

“Nunca me he fijado contra quien compito, me fijo en la manga que me toca y en estar concentrado en lo mío” .

Cuando lo tienes de frente puedes recibir un poco de la buena vibra que tiene para dar. Se emociona cuando habla de su gran pasión: las olas grandes y potentes, todo un reto tanto físico como mental para él. Para afrontarlos, entrena al máximo de cara a poder clasificarse para el Big Wave World Tour el próximo año. Estas olas son las que lo incitan a superarse y, aunque planea hacer QS esta temporada, a lo que realmente dedica su tiempo.

“Para mí es un deporte totalmente diferente, tienes que cambiar la mentalidad, es otro tipo de surfing. Cuando estuve en el circuito mundial, no estaba acostumbrado a seguir marejadas gigantes. Fue duro”.  

Es su espíritu de superación y esa inquietud por ir más allá, lo que le han permitido enfrentar los grandes retos de su carrera. Perseguir las olas más grandes del mundo no es una trabajo sencillo, requiere tiempo, estudio y dinero.

“Todas las mañanas lo primero que hago es mirar los mapas para encontrar las borrascas que hay en el mundo. Si hay algo interesante me fijo dónde y qué tengo que hacer para llegar hasta allí, no es una decisión aleatoria, hay mucho trabajo detrás. Ahora con las nuevas herramientas tecnológicas puedes saber dónde y qué tipo de olas son pero no basta con eso. Tienes que tener un conocimiento profundo de su funcionamiento”.

Nos habla sobre uno de sus últimos proyectos, Ireland, que captura la aventura que vivió junto a Indar Unaue mientras perseguía una de las más ansiadas borrascas de los últimos años. Una experiencia filmada bajo la lente de Jon Aspuru, que ha sido presentado en algunos de los principales festivales del país. Cinco años fue el tiempo que esperó Natxo para que se dieran las condiciones perfectas para esa ola, cinco años para un único día de surf.

 «Lo dí todo para coger la ola de mi vida. Cuando llegué a tierra, estuve una hora llorando de la emoción, lo valoré mucho. De alguna manera esa experiencia me ha reafirmado en que tengo que continuar por ese camino”.  

 

Natxo, un surfista de raza que no puede imaginar sus días lejos de las olas. En 10 años se ve haciendo lo mismo que ahora, vivir de lo que le apasiona y le hace feliz: perseguir marejadas.

Fotos cedidas por www.redbullcontentpool.com

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder