17 Sep CÓMO TE PUEDE AYUDAR EL PILATES EN EL SURF

La popularidad del Método Pilates ha ido en aumento en esta última década. Cada vez son más los profesionales de la salud que lo recomiendan para prevenir y mejorar diferentes patologías.

En el deporte de alto nivel, además de ser utilizado como prevención y recuperación de sus lesiones, se integra también para la mejora del rendimiento deportivo aprovechándose de sus cualidades propioceptivas y de control motor. ¿Quieres saber más?

¿Qué hace que el Pilates tenga estos resultados?

Gran parte de su éxito radica en la aplicación de unas normas de ejecución, que son comunes a todos sus movimientos, y que provocan la activación global de la musculatura de nuestro cuerpo.

– Alineación. Tenemos que respetar las curvaturas naturales de nuestro cuerpo, corrigiendo las asimetrías posturales. En la cintura escapular (formada por clavículas y escápulas) tenemos que mantener los hombros encajados o alejados de las orejas, y evitar tensiones en el cuello respetando la curvatura cervical. En la cintura pélvica podríamos trabajar con Pelvis Neutra (en donde hacemos el ejercicio manteniendo la curvatura natural de nuestra columna lumbar), o con Pelvis Basculada (retroversión pélvica que rectifica levemente las lumbares).

– Elongación. Debemos mantener una elongación axial de la columna, como si nos tirasen de la coronilla para estirarla en su eje vertical. Y una elongación segmentaria, de las extremidades, en donde nuestros brazos y piernas estén activas, tratando de alargarse.

– Respiración. Durante la inspiración debemos abrir las costillas lateralmente, sin expandir el abdomen, ni elevar los hombros. Al espirar, las costillas descenderán a la vez que se juntan ligeramente y hacemos un ligero descenso de la cintura escapular. Debemos activar el transverso del abdomen, para reducir el perímetro de nuestra cintura y activar así el centro, llevando el ombligo hacia adentro y arriba. Al espirar debemos activar el suelo pélvico mediante la contracción voluntaria de la musculatura del periné, contrayéndola y elevándola ligeramente. No debemos hacer apneas, ni respirar tensionado.

– Centro. También llamado powerhouse o core. Se refiere a la activación de la musculatura de la cintura abdominal y suelo pélvico. De ahí sacamos la fuerza para realizar los ejercicios.

– Movilización – Estabilización. Movilizaremos la columna de manera segmentaria, vertebra a vertebra y sin hacernos daño; y al igual que en el resto de articulaciones, con máxima amplitud, en diferentes planos y respetando la alineación de las partes que deben permanecer estables.

– Fluidez. Intentaremos hacer los movimientos de forma armoniosa, fluida y coordinados con la respiración.

La integración correcta de estos principios provoca un ejercicio mucho más exigente de lo que aparentemente pudiese parecer. Debes ser consciente de que es más importante la calidad de ejecución, que el número de repeticiones o que apliques más carga de trabajo.

¿Y cómo nos puede ayudar el Pilates en el surf?

El control de estos principios aporta múltiples beneficios. Conseguiremos un fortalecimiento de la musculatura profunda y una liberación miofascial de las cadenas musculares. Esto nos proporcionará mejora en las articulaciones intervertebrales y nos dará una flexibilidad que nos hace ganar movilidad y nos libera de muchas tensiones que nos impiden entrenar bien. Pero si hay algo te puede garantizar Pilates, si lo haces correctamente, es un Core extraordinario, con una gran fortaleza abdominal para sacar tus giros más potentes; y unos lumbares resistentes para esos días duros y de grandes remadas.

Los ejercicios excéntricos con muelles, que podemos hacer en la máquina Reformer, son una buena herramienta para potenciar y flexibilizar aductores e isquiotibiales, y trabajar el equilibrio con los ejercicios de estabilización dinámica.

Para sacarle el máximo provecho a Pilates, acude a un centro especializado en donde tu instructor personalice tu entreno acorde a tus necesidades. Ten en cuenta que no todos tenemos las misma curvatura de espalda, cuadro de lesiones, o el mismo nivel de coordinación. Coméntale que lesiones has tenido y si tienes alguna dolencia. Evita las clases en grupos multitudinarios en donde no tengan el control para poder corregirte en cada ejercicio.

Anímate a probar con las máquinas Reformer o Cadillac y descubre todo el potencial que tienen sus ejercicios para la práctica del surfing.

Antonio García
Director del Instituto ECPSPORT
Máster en Alto Rendimiento Deportivo – COE
Graduado en Fisioterapia
tom@ecpsport.com
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder