05 Jul A TRAVÉS DE SPOTS AUSTRALIANOS

Todo empezó con las anécdotas y vivencias de mi amigo Iñaki “argen” en casa… Él volvía de pasar una temporada en Australia e Indonesia y después de escuchar maravillas de la gente y sus olas, mi novia Leire y yo, decidimos empezar con los papeleos para conseguir un visado a Australia. El objetivo del viaje era y sigue siendo vivir una experiencia nueva además de practicar inglés y buenas olas.

Después de un año, por fin, estábamos en la costa oeste de Australia. En concreto, en Margaret River, uno de los lugares con más spots de calidad por metro cuadrado que haya visto nunca. Margaret River es un pueblo pequeño con un entorno salvaje y rodeado de playas paradisíacas, además de olas de gran calidad y muy buenos tubos. La gente allí es amable, sonriente y con un espíritu “hippie” sin preocupaciones por las apariencias y con un buen rollo en el agua que me dejó alucinado desde el primer baño. Visto el potencial del lugar, decidimos buscar trabajo y afincarnos allí siete meses.

Kalbarri ©Leire Kaos

Después de este tiempo y exprimiendo al máximo la zona, llegó el invierno y pusimos rumbo a la Gold Coast en el este australiano en busca de buenas olas y mejor tiempo. Nuestra intención era recorrer medio continente por la costa norte y rular más de 120 horas de furgo. La primera parada para surfear fue en Kalbarri. Un lugar con muy buenas olas y poca gente y un parque nacional ¡brutal! Después de Kalbarri, fueron un par de días visitando parques naturales sin olas, hasta que pusimos rumbo a Gnaraloo Station, una de las mejores olas australianas.

Este minitrip fue la mejor experiencia que haya vivido nunca. Gnaraloo Station está ubicado en una península gigante en medio del desierto y se llega por una pista horrible de más de dos horas de tierra, arena y agujeros. Antes de llegar a Gnaraloo, paramos en Red Bluff un par de días, donde disfrutamos de uno los lugares más increíbles que haya estado nunca.

Llegamos de noche, aparcamos la furgo y pasamos la noche allí. ¡Vaya regalo! Despertarse a la mañana en un campamento en mitad del desierto a pie de playa y al fondo una izquierda perfecta y solitaria de unos dos metros. ¡Al agua!

Red Bluff ©Leire Kaos

Al día siguiente pudimos surfear la ola con un poquito menos de tamaño y nos dirigimos a Gnaraloo Station donde se encuentra la famosa ola de Tombstones. Otro campamento brutal con un izquierdón y no mucha gente.

Dejamos Gnaraloo Station y a ver si aguanta la furgo por la pista de vuelta… ¡a rezar! Lo importante, ya habíamos surfeado Red Bluff y Tombstones. Llegamos a Exmouth, un pueblito pequeño, famoso por su buceo y sus tiburones ballena.

Encontramos trabajo allí y decidimos quedarnos un mes en un “backpacker” para volver a llenar la cartera y poder seguir viajando, ya que las olas eran divertidas y el clima bueno. Tiempo suficiente para visitar toda la zona y rular todos sus parques nacionales además de un snorkeling impresionante con tiburones ballena, tortugas, tiburones de arrecife…

Kalbarri ©Leire Kaos

Camino a Darwin, recibo un mensaje de mi sponsor de neoprenos Hotties, en el que me explica que una amiga suya es manager de un hotel en Bali y necesita ayuda y si nos interesa la oferta podríamos empezar con ella en un par de semanas. ¡No lo dudamos!

Dejamos la furgo en el aeropuerto de Darwin y volamos a Bali. Llegamos al hotel y vaya sitio… Mote Surstay es un hotel tranquilo con las habitaciones alrededor de una piscina en mitad de Canggu a 5 minutos de la playa de Echo Beach. Un lugar donde casi todos los días hay olas y la gente local es encantadora. Viven al día, siempre sonrientes y dispuestos a ayudarte en todo lo que necesites.

Ya llevamos un mes aquí y la verdad que hemos tenido mucha suerte con las olas y hemos podido disfrutar de un swell épico que golpeó la isla el 4 y 5 de junio. Hemos surfeado varios picos alrededor de la isla con muy buena calidad y buen tamaño pero el día 5 de junio siempre quedará en mi memoria como uno de los baños más “jartos” que he tenido nunca.

El swell marcaba 3m, un periodo de 22 segundos y la marea baja era al mediodía. Mi amigo Argen que ya había estado en la isla, me recomendó que surfeará Padang Padang y allí me acerqué con Leire y un amigo asturiano. La gente se hacía los tubos de pie y con las manos arriba, estaba alucinando con la calidad y la potencia que tenía la ola. ¡Venga, parafa calentamiento y al pico!

 

Pandang ©Ivan Gonzalo

Remontando flipaba con los tubazos que se hacía la peña… Mucha gente en el pico y estaba difícil de coger olas, hasta los locales se saltaban las olas entre ellos y algunas iban de tres en tres. Para empezar a calentar, pillé una más abajo la cual cerró y la serie gorda me cayó en la cabeza con la que hice “pimball” contra el reef… vaya susto para empezar el baño. Por suerte ninguna avería gorda y subí al pico. Después de un buen rato de espera y ver como la peña se hacía tubos brutales, tuve la oportunidad de coger un par de buenos tubos de backside que recordaré durante mucho tiempo.

Después de ese día hemos podido surfear olas más pequeñas y de calidad en varios spots. Y este periodo de prueba que hemos estado aquí basta y sobra para decidirnos a pasar una temporada larga por aquí. ¡Nuestra experiencia aquí acaba de empezar!

Ahora solo toca volver a Australia, vender la furgo y vuelta a la isla.

Fotografía de portada_ ©The zan project

Texto_Ander Txintxe

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder