21 Nov QUILLAS: UN UNIVERSO EN FORMA DE ALETA DE MAMÍFERO MARINO

Son el timón de nuestra tabla, son las que dirigen y dan sentido a todos y cada uno de los movimientos sobre el agua

Texto y fotos Víctor Gallego

Empezaré con una frase que me dijeron mientras me documentaba para este artículo. “Una buena tabla con unas malas quillas, error. Una mala tabla con unas buenas quillas, acierto”.

Las quillas es esa parte de las tablas de surf que solemos pasar por alto. La gente compra una tabla y suele preocuparse de que tenga una medida, una forma o unos cantos determinados. Pero normalmente, se olvida de que lo que le va a dar el agarre, la maniobrabilidad y la estabilidad a la hora de surfear, en gran parte, no van a ser las características que arriba se mencionan. Seguramente lo que le dará todo eso, será una buena elección del timón de su tabla, lo que vienen siendo, las quillas.

img_20161118_140126

Este artículo pretende ser una breve aproximación al universo de esta parte de la tabla con forma de aleta de mamífero marino. Evidentemente, la elección de éstas estará determinada por el tipo de tabla o el tipo de surfing. Por lo tanto centrémonos en los dos grandes tipos: las cortas empleadas en un surfing radical y de maniobras bruscas y los tablones o tablas clásicas con un surfing más retro.

Para empezar mostraremos una imagen en la que se ponen nombre a las diferentes partes de una quilla, ya sea para tablón o para tabla corta.

anatomiaquilla

Foto por @anatomiaquilla

Para las tablas cortas

La elección de las quillas dependerá de cuan radical es el surfing del raider. Las quillas en este tipo de tablas varían ligeramente en la forma, el tamaño y la dureza o flexibilidad. En las tablas cortas no solo es determinante la elección de éstas sino también la posición que ocupan en la tabla. Las quillas pueden tener múltiples combinaciones a la hora de colocarlas en el tail de la tabla. La más común es la de tres, dos en los laterales y una central, pero también existen las quadfins, dos a cada lateral o las twin fins, solo dos a los laterales. La primera opción es la más habitual y la más polivalente de las tres. La segunda, las cuatro quillas, en teoría otorgan a la tabla mayor velocidad, y más facilidad de maniobra en general, y las últimas, las twin fins, son para un surfing clásico y de giros más amplios.

Para Longboard

Para los longboard o las tablas más clásicas, nos acercamos al taller de unos viejos conocidos, los shapers de la madera Camiño do Rio. En su afán artesano innovador se han embarcado en la tarea de desarrollar y diseñar quillas para sus tablas. Conocedores de que tal elección puede determinar el surf de sus tablas han realizado un estudio sobre éstas.

dsc07171

Como Óscar, “Pichi”, nos cuenta, hay tantos tipos de quillas como uno se pueda imaginar. Hay quillas de todos los tamaños, formas y si nos apuran colores. Lo principal que uno debe tener en cuenta a la hora de escoger una quilla para su tabla es la clase de surf que va a buscar. Si lo que se busca es un surf clásico, en el que las sensaciones y la plasticidad de movimientos van a primar en las maniobras del surfer, debemos escoger una quilla grande con una base más amplia y una forma más redondeada, una clásica quilla model D o una polivalente como la siempre resultona dolphin.

Por otro lado, si lo que buscamos es un surf high performance o progresivo, la elección recaerá sobre quillas más estilizadas y con menos base, ya que lo que éstas nos proporcionan son giros más cortos y rápidos.

img_20161118_140211

Las quillas guardan una estrecha relación con el agarre, pues son las que nos adhieren a la pared de la ola. Pero, cuando las quillas de nuestra tabla son más de una, tienen una función extra, junto con los cóncavos de nuestra tabla, son las encargadas de proporcionarnos un plus de velocidad. Este plus de velocidad nos lo da el principio físico conocido como “El efecto Coanda”, que dice que: “cuando un flujo laminar sigue la curvatura de un objeto convexo, según la tercera ley de Newton o de la acción y reacción, provoca la aparición de una fuerza de reacción ejercida por el líquido en el sólido”, o lo que es lo mismo, la fuerza con la que se desliza el agua bajo el bottom de nuestra tabla, provoca una fuerza que nos da un impulso extra a la hora de surfear.

Las quillas en este proceso juegan el papel  parecido al del embudo, ya que el agua que se desliza por la parte inferior, sale expulsada a través de las quillas de nuestra tabla.

dsc07182

Otra de las funciones que se asocian a estos magníficos elementos es la maniobrabilidad. Son el timón de nuestra tabla, son las que dirigen y dan sentido a todos y cada uno de los movimientos sobre el agua. Pues sin ellas iríamos como un pollo sin cabeza. La dirección dependería de otros elementos ajenos al surfista. Siempre hay excepciones y gente que surfearía sobre un montón de papel mojado, pero para el gran número de surfistas que hay en nuestras costas, las quillas son ese gran desconocido que le ayuda a cruzar la calle cuando está perdido en el inmenso y azul océano.

Para cerrar esta primera aproximación al mundo de las quillas, acabaremos el artículo haciendo referencia a esos pioneros que en un arrebato de lucidez decidieron mejorar su surfing con algo tan innovador en su momento  como fueron las quillas.

maxresdefault

Surfistas que ya en 1935 se les ocurrió incluir una pieza en la parte inferior de sus tablas. Por mencionar a los creadores de tan útil artilugio, los cuales se han ganado un artículo propio, destacan Tom Blake, el primero en colocar una quilla,  Dale Velzy, creador de la mítica quilla “hatchet” y George Greenough todo un revolucionario en el mundo de las quillas.

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder