01 Abr LAS OLAS SE LEVANTARON Y EL SURF NACIÓ, MATEO 14:??

“No solo se trata de surfear olas, es navegar o volar sobre una tabla de surf con tan solo la ayuda de una quilla y algo de velocidad”

Texto Víctor Gallego

Abriré este artículo con una cita bíblica: “Y a la cuarta vigilia de la noche, vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, y decían: ¡Es un fantasma!”, pero lo que le faltó escribir a Mateo en la biblia fue que Jesús no caminaba, sino que flotaba sobre su tabla de foilboard!!

Un adelantado a su época, pensaran muchos, porque en realidad esta “nueva” manera de surcar los mares y las olas no fue inventada hasta 1993, cuando Jimmy Soladay decidió acoplar a su tabla una quilla en forma de pescado y a la cual denominó hydrofoils.

Desde entonces esta modalidad de surfing no ha hecho más que evolucionar y, aunque a día de hoy, no es sencillo ver a alguien en la costa con este tipo de material, si es cierto que poco a poco va aumentando su demanda y empiezan a verse precios más competitivos en el mercado.

Hasta ahora, el elevado precio del foilboard y la técnica necesaria, hacía que muy pocos fuesen los afortunados que pudiesen sentir bajo sus pues esa sensación con la que abríamos este artículo, la sensación de sobrevolar el agua.

Pero bien, empecemos por explicar qué es el foilboard. El foilboard es una tabla de surf que se desliza a tres palmos sobre la superficie del mar. Y pensaréis, ¿cómo carajo lo hace? Pues esta tabla puede volar sobre el agua gracias a las quillas que hay bajo ella.

Estas quillas,, llamadas hydrofoils, hacen la misma función que las alas de un avión, separan las altas y las bajas presiones. Esto provoca que, a una velocidad de 3 km por hora, sí, tan solo 3 km hora, la tabla tenga la velocidad suficiente para deslizarse de esta manera tan futurista sobre las olas, el agua o cualquier liquido acuoso sobre el que se sumerja. Por lo tanto, la función de estas quillas no es otra que elevar la tabla cuando se coge velocidad, permitiendo una menor fricción con la superficie, lo que hace que la tabla literalmente planee sobre el agua.

Este tipo de surfing ya cuenta con diferentes modalidades y se puede ver a gente practicarlo sobre una tabla de surf, sobre una más parecida al paddle con la ayuda de unos remos, o se puede ver a surfistas  portados por una vela en una variante denominada foil kite, kite surfing pero sobre una tabla de foilboard.

Laird Hamilton, surfista reconocido donde los haya, es uno de los pioneros de esta modalidad de surfing. Verlo a él encima de este tipo de tablas solo provoca un tipo de sensación, la envidia sana, también llamada envidia cochina. Como se puede ver en el video que acompaña estas palabras, lo más parecido a volar sobre el agua es lo que hace este surfista hawaiano especialista en olas gigantes. Ya no solo se trata de surfear olas, es navegar o volar sobre una tabla de surf con tan solo la ayuda de una quilla y algo de velocidad.

Una sensación visual única ver cortar el mar a estas tablas. Tan solo una imagen me puede venir a la cabeza al ver flotar a alguien así sobre el agua, entre guiño e inspiración, la otra persona que se presenta en mi imaginario es el mítico Marty Mcfly escapando de Biff Tannen. Un aerodeslizador entre carteles de un hipotético presidente negro y sobre un estanque con tiburones en realidad aumentada, nada más lejos de la realidad. Así que, no sé si fue antes el huevo o la gallina, pero desde luego que Jimmy Soladay, diseñador de las foilboards, había visto antes “Back to the Future”.

 

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder