16 May MARAVILLAS QUE HACE EL MAR EN NUESTRO CEREBRO

¿Cuántas veces te has sentido más relajado, te ha invadido una sensación de bienestar y de desconexión cerca del mar? Los surfistas sabemos que la cercanía del océano es casi terapéutica. Pero, ¿sabemos por qué ocurre esto?

Los científicos lo achacan a algunas reacciones que ocurren en nuestro cerebro cuando estamos cerca del mar. Incluso nos ayuda a dormir mejor. ¿Por qué el mar consigue ese efecto en nosotros? Estamos sometidos a una sobreestimulación constante. Y la calma del océano le da unas pequeñas vacaciones a nuestro cerebro.

Nos induce a un estado casi  meditativo

¿Por qué se usan tanto los sonidos del mar, de las olas, en las sesiones de relajación? Precisamente porque suponen una calma al ruido al que nos enfrentamos a diario, sobre todo en las grandes ciudades.

Está demostrado que el sonido del mar, genera cambios en las ondas cerebrales. Promueve las ondas alfa, las cuales se han vinculado con un estado de atención sin esfuerzo: el estado que conocemos como mindfullness.

Estas ondas también promueven un estado de claridad mental y estimulan el pensamiento creativo. Es curioso, pero estamos relajados a la vez que concentrados. El tiempo se detiene.

La presión atmosférica es máxima al nivel del mar y la cantidad de oxígeno mayor, lo que se traduce en una oxigenación más activa del organismo, que tiene una acción sedativa y ralentiza el ritmo respiratorio.

Estimula nuestra creatividad

Como decíamos, las ondas alfa nos hacen entrar en un estado de relajación. Se activa entonces la red neural por defecto, que es precisamente la que se relaciona con el insight y la aparición de las ideas más originales y creativas.

Dejamos a un lado las preocupaciones de nuestra vida diaria, los problema desaparecen, estamos en un estado de paz mental y todo se clarifica. Así, pensamos a la vez con más claridad. Las ideas y pensamientos se vuelven menos críticos y más creativos.

Los que practicamos surf o deportes de agua, sabemos que los días duros, en temporadas con preocupaciones, un buen baño nos ayuda a verlo todo más claro y sobre todo a relajarnos. La zona prefontral de nuestro cerebro cede el control, y dejamos de preocuparnos.

Mejora nuestro trabajo congnitivo

Estamos mucho más receptivos. Al entorno, a las nuevas experiencias. Estudios aseguran que esto está relacionado con la carga de iones negativos, los comunes en el  mar.

En nuestra vida diaria estamos rodeados de iones, tanto negativos como positivos. Pero son los negativos los que nos producen un estado de activación y de energía.

Un estudio del Mount Carmel College de Bangalore desveló que los iones negativos tienen un efecto positivo en nuestro desempeño cognitivo. Los psicólogos sometieron a los participantes a diferentes test de memoria, atención y toma de decisiones y apreciaron que su desempeño disminuía cuando la atmósfera estaba cargada de iones positivos y aumentaba cuando habían más iones negativos.

Otro estudio realizado en la Universidad de California desveló que los iones negativos también estimulan la producción de serotonina en el cerebro. Esto es lo que contribuye a que nos sintamos más relajados y a la vez llenos de energía.

De hecho se ha dado muchas veces esta explicación para entender por qué el surf ‘engancha’, por qué es tan ‘adictivo’. La sensación que experimentamos frente a los iones negativos del mar es muy placentera y liberadora.

Generamos un estado de admiración casi olvidado

Habituados a nuestro día a día, en el trabajo, reuniones sociales, en el coche, en un atasco, con prisa, frente al ordenador… Dejamos de admirar, y de asombrarnos de lo que nos rodea.

Estar cerca del océano nunca deja de asombrarnos. La sensación de inmensidad, de profundidad… Todas esas sensaciones nos producen admiración y nos hacen sentirnos pequeñitos. Cambia nuestra perspectiva, los problemas también se hacen pequeños.

Sentimos cerca del mar una fuerte sensación de inmensidad, de asombro por la naturaleza, que se traduce en un gran bienestar y paz interior. Va acompañado también de una percepción del tiempo: nos encontramos como en una burbuja.

Este tipo de experiencias “expansivas” nos obligan a cambiar nuestro esquema mental para poder procesar lo que estamos viviendo, de manera que se produce un cambio drástico en nuestra manera de pensar.

Una idea original de Cultura Inquieta.

 

 

 

 

 

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendenciasSurfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder