06 Mar ¿CUÁNTO CONTAMINA LA INDUSTRIA TEXTIL?

Todas las alarmas saltaron con el informe en 2011 de Carbon Trust, donde se analiza la huella de carbono (emisiones) que tiene un producto en todo su ciclo de vida: desde fabricación, hasta uso y deshecho. ¿El resultado? La industria textil, es de las más contaminantes del planeta.

No era un sector especialmente en el punto de mira cuando se trataba la problemática del cambio climático, la contaminación de los océanos… Pero de un tiempo a esta parte, estamos empezando a vislumbrar el alcance del problema con esta industria. Fibras hechas de plástico, un mal reciclaje de las prendas, un consumismo desmesurado, unos métodos de fabricación poco sostenibles… Veamos cuál es la problemática real con la industria textil y su huella en nuestro planeta. 

‘Fast Fashion’

Cada español se desprende de unos siete kilos de ropa al año. Los estadounidenses se deshacen de 35 kilos. Sigue acabando en el vertedero el 75% de la ropa que ya no nos vale. Donar, reciclar o revender son las mejores opciones, pero tenemos que empezar a mirar con otros ojos nuestro armario.

Cada año Estados Unidos se deshace de 15 millones de toneladas de ropa que terminan en los vertederos o en el fondo del mar convertida en microplásticos.

Además de la ropa como tal, existen muchos otros factores dañinos para nuestro planeta como los tintes utilizados o la cantidad de agua necesaria para fabricar las prendas que vestimos: unos pantalones tipo jean necesitan un mínimo de 3781 litros de agua para su fabricación.

Cada vez consumimos más cantidad de ropa y esta, a su vez, cada vez dura menos en nuestros armarios. Es un fenómeno llamado “fast fashion” y está causando estragos en nuestro planeta.

Emisiones a la atmósfera muy significativas

Según el informe de 2011, la compra de ropa y su uso, conlleva alrededor del 3% de emisiones de CO2 de la producción de todo el mundo. Se incluye todo el ciclo de vida: fabricación, lavado, secado…

Y además hay una gran desigualdad en cuanto a los países tanto en producción como en consumo de ropa: por ejemplo, la demanda de ropa en Reino Unido impulsa una producción con casi tres veces más emisiones que la media.

La longevidad de nuestra ropa

En cuanto a esto, sería una medida muy acertada prolongar la vida de nuestras prendas de ropa. En realidad, deberíamos consumir menos y alargar la vida útil de nuestras prendas.

En muchas ocasiones, no tiramos la ropa cuando ya está rota o en malas condiciones: muchas veces lo hacemos sencillamente ‘porque ya no nos gusta’, ‘nos hemos cansado’, o ‘se ha pasado de moda’. Pero no nos damos cuenta del impacto que nuestro nivel de deshecho y consumo tiene en el planeta.

Por eso, siempre que se habla de la contaminación de la industria textil, se incluye la importancia de ampliar la longevidad de nuestras prendas.

Los flujos de contaminación (emisiones de CO2) en el mundo en el sector textil

Flujo de emisiones de CO2 según la producción y exportación de ropa

Como ya podíamos imaginar, China es el gran productor de ropa y, por tanto, de CO2 del sector textil. Pero por supuesto, esto viene apoyado por el consumo y la demanda que viene de occidente: por orden, los mayores movimientos de CO2 van de China a Europa, China a Japón y China a Norteamérica. Por lo tanto, nosotros como consumidores tenemos una gran responsabilidad en estos datos.

Nuestra responsabilidad como consumidores

Debemos elegir con responsabilidad y conciencia dónde y cómo compramos. Al igual que a la hora de hacer la compra en el supermercado, mejor ropa de proximidad, fabricada en nuestro país o ciudad.

En cuanto a materiales, lo ideal es el algodón, y si puede ser orgánico mejor. Dejemos un poco a parte las fibras textiles hechas con derivados del petróleo.

Ya sabemos lo atractivo que resulta poder comprarnos 3 camisetas por el precio de 1 en otro comercio pero, ¿sabemos las consecuencias de ese modelo de producción? Y, sobre todo, ¿realmente las necesitamos? Mejor invertir en la longevidad de nuestra ropa, optando por marcas que te proporcionan una mayor durabilidad en mejores condiciones. 

Recuerda aumentar la longevidad de tus prendas de ropa, mejor no dejarse llevar por un consumismo exacerbado o por ‘modas’, sino por ser prácticos y sostenibles con nuestro planeta (y, de paso, con nuestro bolsillo).

¿Qué pueden y deben hacer las marcas de ropa?

Continental Clothing por ejemplo es una marca que participó de un estudio para medir y ver cómo reducir la huella de carbono a la hora de producir prendas de ropa.

Actualmente tiene un fuerte compromiso con la producción sostenible y ya había iniciado varias medidas para reducir las emisiones de carbono: incluido el uso de agricultura y riego natural, energías renovables, minimización de residuos, envases biodegradables…

La huella de carbono del producto permitió a Continental proporcionar a sus clientes datos de CO2 creíbles y verificados para la producción de sus camisetas EarthPositive®. Por ejemplo, Continental tiene todas sus instalaciones de procesamiento en la región de Tamil Nadu en India, y usa fuentes de algodón 100% orgánico de un solo conjunto de productores locales. Esto hizo que el proceso fuese muy rápido.

Este es sólo un ejemplo de buenas prácticas responsables con el planeta, pero es lo que deberíamos exigir a nuestras tiendas habituales.

Foto de portada: XL semanal

Si quieres conocer algunos trucos para reducir la contaminación plástica en tu día a día, te los contamos aquí:

HÁBITOS ECOLÓGICOS: CÓMO UTILIZAR MENOS PLÁSTICO

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendenciasSurfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder