TYLER WRIGHT

16 Ene TYLER WRIGHT: LA GUERRERA DE LAS OLAS

De pequeña la denominaron una prodigio del surf y con los años, Tyler Wright ha demostrado que domina las olas como ninguna otra. Además ha persistido en sus metas, a pesar de las dificultades que la vida le ha puesto en el camino, situaciones complejas que la han retado como surfista y como persona.

Tyler Wrigth
Foto: WSL / MATT DUNBAR

El camino de una grande

Tyler Wright cultivo su amor por el surf en familia. Creció en Culburra Beach, New South Wales, Australia, rodeada de arrecifes y playas. De pequeños, la deportista y sus cuatro hermanos viajaron a través de la costa este en una camioneta, equipada con seis camas, que conducía su padre Rob, un plomero de profesión y surfista amateur, acompañados de su madre Fiona. La familia perseguía las olas y a la escena surfista australiana, todos compartían juntos esta pasión.

Con tan solo 14 años, Wright compitió junto a personas que le doblaban la edad, y aun así logró vencer a algunas como Layne Beachley. Se convirtió en la surfista más joven de la historia en ganar un senior del World Tour, lo que estableció un récord difícil de romper.

En el 2010 ganó el World Junior Championship lo que la catapultó al Tour Mundial del año siguiente, en el cual terminó llevándose el título del Novato del año. En el 2011 También se unió a la World Surf League Women’s Championship Tour. Y después de una temporada difícil y dos años más tarde, ocupó el primer puesto en los campeonatos Roxy Pro-Gold Coast y Rio Pro y en ambas competiciones venció a Sally Fitzgibbons.

La parte agridulce del éxito

Los años 2014 y 2015 significaron una temporada difícil para Wright. Era una adolescente que había convertido su pasatiempo en su carrera, lo que representó varios cambios y retos que tuvo que afrontar de forma rápida.

Con 18 años pensó que ya estaba cansada de hacer lo que hacía. Después de quedar como subcampeona dos años seguidos pensó seriamente en retirarse, además su visión sobre la vida cambió radicalmente cuando acompañó a su hermano Owen durante el proceso de recuperación de una lesión cerebral que sufrió en Hawái.

Durante todo el 2016 Owen Wright tuvo que permanecer en reposo y aprender, nuevamente, a hablar, caminar, y surfear. Durante este proceso, Tyler Wright se dio cuenta que no podía dar nada por sentado y que estaba dispuesta a dar lo mejor de sí.

El 2016 fue un gran año para la deportista. Durante este año ganó su primer título mundial y también cinco eventos de la temporada. Este título mundial significó mucho emocionalmente para la australiana, ya que fue el último evento en el que uno de sus tíos, que lastimosamente falleció, la vio competir. Se prometió a ella misma ganar y así lo hizo. Además, durante el evento, la surfista le dedicó a su hermano Owen (que es goofy) la primera ola de switch con el pie delantero cambiado.

La surfista sufrió una lesión del ligamento colateral medio de su rodilla derecha mientras estaba en una sesión de freesurfing. Sin embargo, este accidente y el dolor que le ocasionaba no impidió que se llevará su segundo título mundial en el año 2017.

Wright se enfrentó a uno de sus mayores desafíos en el 2018, ya que contrajo influenza durante un viaje a África mientras entrenaba para el Corona J-Bay Open. Los síntomas post-virales incluyeron en una fatiga crónica, dolores constantes y malestar, esto implicó que se tomara un descanso largo y se mantuviera fuera de las competencias durante 12 meses.

Volvió a las olas en Manui 2019 y demostró que al igual que su hermano se podía recuperar e ir en búsqueda de su tercer título mundial, ya que durante esta competición consiguió el segundo puesto, un resultado clave para la temporada. Este impulso se tuvo que detener por el Covid 19.

La lucha de Tyler Wright por un deporte más incluyente

Esta deportista no solo ha destacado por sus movimientos en las olas, sino también por su grandes gestos. Durante el 2020 Tyler Wright hizo historia en el surf mientras montaba las olas de la bahía de Honolua en Maui, ya que se convirtió en la primera surfista profesional en competir con una bandera del orgullo gay en su camiseta.

Su pareja fue un pilar fundamental durante su recuperación y aunque considera que nunca llego a esconderse, este acto representa la oportunidad de aparecer y ser exactamente quien es. Ella quiere mostrarse tal y como es dentro y fuera del agua, resaltar sus valores que son la igualdad y la inclusión. Con este acto, la deportista australiana hizo un llamado para que el surf sea un espacio seguro para los surfistas de la comunidad LGTBIQ+.

Foto de portada: WSL / CAIT MIERS



info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

Tags:
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder