04 Dic «SCHOOL AT SEA», UN COLEGIO EN EL MAR

Hace poco tuve la suerte de conocer a tres niños holandeses de 15 años que estaban de paso por el puerto de La Coruña. Pertenecían a un programa llamado School at Sea, en el que además de estudiar navegan por el mundo 6 meses.

Fueron ellos quienes me invitaron a bordo del barco a conocer de primera mano lo que es su “escuela” durante medio año, una escuela alternativa que les hace desafiar su mundo y sobrepasar fronteras.

¡Come on board!

«Explorando el mundo y a uno mismo»

School at Sea es un programa holandés que lleva funcionando unos 9 años y en el que 37 niños de entre 14 y 17 años navegan durante 6 meses a bordo de un velero llamado Thalassa. En él, su formación educativa no solo continúa, ya que estudian a bordo, sino que se potencia y desarrollan habilidades que no tienen ocasión de aprender en el colegio.

“School at Sea es un programa que desafía y desarrolla el talento y el liderazgo de jóvenes que aprenden a trabajar con creatividad, responsabilidad y al mismo tiempo en equipo, mientras navegan hacia el Caribe durante 6 meses y siguen su programa educativo en cada una de sus escuelas”.

Esta forma alternativa de enseñanza se basa en diferentes teorías pedagógicas y psicológicas, que conectan el conocimiento educacional con experiencias. Este programa les ofrece a los estudiantes una oportunidad de explorar el mundo y conocerse mejor a sí mismos. Y es que, el principal objetivo de School at Sea es contribuir al desarrollo personal del estudiante, y ayudarle a crecer y ser una persona más asertiva.

“Liderazgo, trabajo en equipo, responsabilidad, colaboración, planificación y navegación son algunas de las habilidades que desarrollan.”

Puede que estés pensando…“suena bien pero será caro”. Se trata de un programa que comienza mucho antes de subir a bordo del Thalassa. Son los estudiantes los que deben “buscarse la vida” para conseguir, entre todos, unos 25.000 € que se utilizan para financiar el viaje (profesores, capitán, materiales, comida…). Son ellos los que crean su propia web, una especie de presentación mediante la que deben darse a conocer, contactar con empresas, conseguir sponsors y trabajar en proyectos para poder recaudar los fondos necesarios para ir a bordo. El equipo de School at Sea les ayuda y les forma, les da herramientas, pero son los propios estudiantes los que las utilizan.

“Motivación, trabajo, iniciativa y un objetivo muy claro…¡el deseo de una experiencia que les cambiará la vida!”

Esa es la visión en torno a la que gira todo el programa. Enseñan, resuelven dudas, pero es el propio estudiante el que descubre haciendo. Un aprendizaje mediante la exploración, del mundo y de uno mismo.

“En School at Sea nos enfocamos en desarrollar sus talentos, que aprendan haciendo y obtengan nuevas ideas sobre el mundo y sobre ellos mismos. Lo único que deben hacer es estar abiertos a ello. Les hará más independientes y más seguros. Es un aprendizaje experimental, un aprendizaje con un enlace directo a la práctica”.

Se basan en el principio del filósofo chino Confucio. Creen que al vincular la teoría con la práctica, comprenderán mejor las cosas y por lo tanto, lo aprenderán mejor.

«Dime algo y lo olvidaré, enseñame algo y lo recordaré, deja que lo haga y lo aprenderé”. Confucio.

El primer destino es Tenerife, en Islas Canarias, donde subirán al Teide. Después, harán parada en Cabo Verde para obtener frutas y verduras frescas para cruzar el océano. Transcurridas dos semanas, llegarán a Dominica, donde realizarán una caminata a los lagos. En Curazao, celebrarán la Navidad al sol, para más tarde navegar a las paradisíacas islas de San Blas, en Panamá . Navegarán y practicarán snorkel en la zona de los Kuna Indígenas. Tras su paso por Bocas del Toro pondrán rumbo a Cuba . Allí conocerán su cultura para al fin alcanzar Bermudas y tomar el camino de vuelta hasta Azores.

¿Cómo aprenden a bordo?

A bordo, se alternan. Tienen días de estudio y días de trabajo en el barco.  El grupo de niños se divide en dos. Mientras unos navegan los otros se enfocan en su programa de estudios.

School at Sea comienza con sus escuelas en sus lugares de origen. En colaboración con sus colegios, hacen un cronograma para los próximos seis meses y acuerdan las pruebas que deben realizar. De antemano, queda todo claro antes de subir a bordo.

El aprendizaje durante medio año se entrelaza entre el colegio, la navegación y los proyectos personales.

El colegio

Ellos en el mar y sus compañeros de clase en los Países Bajos. Los integrantes del Thalassa siguen el mismo programa escolar que sus compañeros realizan en su país. Aprenden con el mismo material y realizan las mismas pruebas, por correo electrónico. Para que, una vez en casa, puedan unirse al resto de la clase.

“Si nos toca colegio, estudiamos de 8.30 a 18.00, ¡mucho! Pero tenemos dos días de estudio y los siguientes dos nos tocan turnos en el barco. No tenemos fines de semana, ¡pero hacer esto es mejor!”, afirma uno de los chavales.

Los 4 maestros a bordo les guían en todas sus materias escolares. Se aseguran de que desarrollen habilidades que les ayuden a estudiar: planificación, resumen, concentración, «aprender a aprender». 

“Cada estudiante viene de una escuela. Yo me encargo, a través de Dropbox, de asegurarme que todos hagan sus programas y enviárselo a sus escuelas. Así, cuando vuelven, continúan de nuevo con sus estudios”, explica Pascal, manager de educación del Thalassa.

En el barco, organizar bien su tiempo es esencial. Todo es parte del desafío que asumen con ellos mismos. Siguiendo el principio de Confucio, les ayudan con eso. Pero al final son ellos los que “están al timón”.

Aquí no tenemos que ir a clase. Lo hacemos todo nosotros mismos y podemos escoger qué es lo que queremos hacer cada día. Tenemos unos objetivos fijados, pero si queremos empezar estudiando matemáticas y después geografía, podemos. Lo planeamos todo. Cada día tenemos que empezar plasmando en un papel qué es lo que vamos a hacer”..

Además del trabajo de sus escuelas, en School at Sea registran las cosas que hacen y sus reflexiones para crear un portfolio, que muchos niños usan posteriormente para acceder a estudiar un año fuera, o acceder a alguna universidad.

“Aprendemos de otra manera, como no hay internet cualquier duda que tenemos estudiando la buscamos en los libros”

La navegación

Cuando un grupo está en el día de navegación, el mismo se divide para hacer turnos y aprender a dirigir el barco. Unos al timón, otros a la sala de máquinas, otros en la zona de vigilancia…

El programa de entrenamiento de vela que siguen les ayuda a obtener todo el conocimiento náutico que necesitan. La navegación oceánica es más que saber dónde está el timón. Deben trabajar juntos, asumir el liderazgo, comunicarse claramente, compartir la responsabilidad…

“Gracias al equipo en cubierta, las velas están bien amarradas, gracias a los que están al timón, el barco mantiene su rumbo”. 

Navegando se conocen a ellos mismo y a los demás. Orgullo, miedo, timidez, incertidumbre… ¡todos aparecen! A bordo los estudiantes son desafiados y son precisamente estos aspectos los que se tratan con el entrenamiento de vela: lidiar con todo ello y  ser más fuerte.

“La física, la química, la geografía, las matemáticas , lengua, biología, historia… todas estas materias cobran vida durante las clases de School at Sea a bordo. La tecnología tiene sentido. El lenguaje se vuelve útil. El conocimiento de la historia les da una idea de por qué las cosas están en tierra. En otras palabras: aplican lo que aprenden”.

Proyectos personales

Estudian, navegan y hacen mucho más que eso. El viaje es un aprendizaje y una exploración continua, del mundo y de ellos mismos. Por eso, los maestros y el responsable de educación a bordo diseñaron la iniciativa “proyectos personales”. 

Algunos estudiantes a medida que navegan consideran que la sala de máquinas es muy interesante, a otros les gustaría saber más sobre la cultura de Cuba o enloquecer ideando y probando nuevas recetas. Tal vez les gusta dibujar, la música, las películas o tomar fotos. En el viaje, se aclaran mejor cuáles son sus intereses y talentos, dónde reside su creatividad.

Con los Proyectos personales tienen la oportunidad de profundizar en sus pasiones, encontrar lo que les hace únicos y potenciar su creatividad. Realizan proyectos individuales y los ponen en común.

“¿Aprender cómo funciona un generador de agua? Haga un plan y el capitán lo discutirá y revisará con usted. ¿Un océano limpio? Haga un plan, investigue, tome medidas. ¿Un espectáculo sobre la esclavitud en el Caribe? Comience con una historia. Pensando en la decoración? Lo que sea que quieran hacer, pueden diseñarlo ellos mismos. Dejan volar su imaginación, su creatividad o su ojo para una solución técnica. Y comparten el resultado con la tripulación, sus compañeros..”

Así lo viven los estudiantes:

“Para mi una de las cosas que me encantan es poder ver las estrellas en plena noche, sin ninguna luz alrededor. Incluso podemos ver algae que brillan en el océano. ¡Son cosas que nunca había visto y es increíble!” – Tijl, 14 años.

“Para mi una de las cosas que destaco por ahora es lo que tuve que hacer para conseguir estar en este barco. Tuvimos que conseguir dinero, no es que nuestros padres puedan pagarlo o no. Tuve que trabajar duro para entrar aquí. El proceso en el que tuvimos que hacer fundraising me enseñó a confiar más en mi misma, a hablar con más confianza, a presentarme como soy y a mostrar por qué me merezco un sponsor.” – Helena, 15 años.

“Aquí no tenemos internet prácticamente. Escribimos emails para nuestros padres y los subimos a una plataforma que tenemos, y el responsable de educación se encarga de enviarlo a nuestros padres. Nos comunicamos con ellos 1 vez por semana y usamos los teléfonos móviles 1 vez cada dos semanas”.Tijl

School at Sea es un programa de enseñanza alternativa. Una experiencia única que cambia la vida de un estudiante en una etapa imprescindible de su vida. Un aprendizaje experimental que les lleva a descubrir y desarrollar su máximo potencial.

¿Te gustaría informarte sobre más programas como este? ¡Existen más aquí!


info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder