El origen de las olas gigantes

10 Ene EL ORIGEN DE LAS OLAS GIGANTES

Las olas gigantes nos aterran y nos encantan, o ¿quién no ha pasado horas completas viendo como grandes surfistas se deslizan por estas olas? El 11 de febrero de 2020, Maya Gabeira surfeó en Nazaré una ola que medía 73,5 pies, convirtiéndose en la  la ola más grande jamás surfeada por una mujer. Al igual que la brasileña muchos otros han hecho historia, pero ¿alguna vez te has preguntado por el origen de las olas gigantes?

Las tormentas y las olas gigantes para surfear

Las olas gigantes son asombrosas y a la vez tienen un gran poder destructivo, especialmente cuando alcanzan alturas sorprendentes. Suele pensarse que las olas gigantes se crean después de un terremoto o de algún tipo de actividad en el fondo del océano, sin embargo, son muy pocas las veces en las que es así. Esa potencia y magnitud solo es posible obtenerlas a causa de una tormenta.

De acuerdo con Sally Warney oceanógrafa física y científica del Clima, “las olas más grandes y poderosas generadas por el viento, son producidas por fuertes tormentas que sopan durante en grandes áreas durante un período de sostenido”.

Para que existan las olas que se surfean en lugares como Nazaré, es necesario que haya tormentas, incluso a miles de kilómetros de la costa.



La científica enfatiza en que “Las olas dentro de una tormenta suelen ser desordenadas y caóticas, pero se vuelven más organizadas a medida que se propagan lejos de la tormenta y es así como las olas más rápidas superan a las más lentas”. Una vez empiezan a ser visibles las olas, hay tres atributos por los cuales se les “juzga”: la altura, longitud de la onda y el período.

El rol de los fondos marinos

Desde el punto en el que se forma el oleaje, este se moviliza por el océano casi que con el mismo tamaño. Cuando estas olas llegan a zonas menos profundas, reduciendo la distancia entre el fondo y la superficie, a la vez que disminuyen la velocidad y al llegar a la costa tienen tamaños más elevados.

Warney explica que: “A medida que las olas se mueven hacia la costa, el agua se vuelve cada vez más superficial y las olas siguen creciendo hasta que, finalmente, se vuelven inestables y la ola se “rompe” cuando la cresta se desborda hacia la costa”.

Con esto queda claro que los fondos marinos controlan las olas que se forman en la costa ya que la energía de estas se extiende por debajo de la superficie, hasta 500 pies. La razón por la que solo en ciertos lugares costeros se formen olas de tal magnitud radica en el fondo.

Gracias a la batimetría,  la forma y profundidad del fondo del océano, es posible entender la relación entre estos  y el tamaño de las olas.  Cuando la batimetría superficial ralentiza una parte de una onda, ocasionando cierto nivel de refacción que termina enfocando la energía de las olas hacia un solo punto, creando olas gigantes.



Las olas gigantes en mitad del océano

Las olas gigantes también han sido señaladas de ser las causantes de súbitas e inexplicables desapariciones de muchos barcos transoceánicos, pero esto hace parte de una gran cantidad de mitos y leyendas de altamar.

A pesar de toda la información que tenemos hoy en día, el océano sigue cargado de misterios y enigmas; las olas gigantescas no son la excepción. Registros audiovisuales de navegantes han comprobado lo escalofriantes y grandes que pueden ser las olas gigantes que, formadas en medio del océano, causando temor en las plataformas petrolíferas y en transatlánticos.

Recientemente un estudio publicado en Science Report publicó un estudio en el que científicos aseguraron que esas olas se forman mediante un mecanismo de interferencia constructiva. Los 30 metros que alcanzan estas gigantescas es el resultado de un fenómeno en el que dos ondas se chocan, combinan fuerzas y crean una más poderosa.

Los científicos realizaron el estudio basándose en el análisis de datos recogidos de tres olas gigantescas observadas en los años 1995, 2007 y 2015, en tres plataformas petrolíferas, en el Mar del Norte.

Los resultados arrojaron que el principal mecanismo de esas olas es la interferencia constructiva, que ocurre cuando dos ondas dirigidas vientos en direcciones opuestas se encuentran y chocan. Tampoco es un evento que ocurra comúnmente, y cuando pasa causan terror, afortunadamente la teoría de la interferencia constructiva es de las más aceptadas para entender el fenómeno de las olas gigantes.


Foto de portada: WSL / VITOR ESTRELINHA
Fuentes: TheInertia, LaSexta



info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendencias Surfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder