16 Nov EGO Y SURFING

Osteópata durante 15 años, Anghelds lleva años formándose para dar respuesta a nuestras limitaciones mentales. En los últimos tiempos, vive volcado en compartir su conocimiento e inspirar a sus casi 30.000 seguidores en Instagram a buscar un nuevo estilo de vida, una vida sin límites.

Aterriza en Surfer Rule para recuperar todas esas sensaciones que experimentamos en el agua con el fin de que aprendamos de ellas y podamos trasladarlas a nuestra vida cotidiana.

 

Es fácil de sentir si en un spot hay buena energía o hay mal rollo. En uno disfrutas como un enano con la gente y las olas, en otra da la sensación de que has ido a una batalla, una lucha, una competición de egos. Pero, realmente, ¿QUÉ ES EL EGO?

El ego es el conjunto de creencias limitantes que existen en tu mente. Sobre todo son los patrones que aprendiste durante tu infancia hasta los 7 años de edad. Son la culpa, la mediocridad, el miedo al rechazo, a la soledad, al fracaso, al que dirán, el ser víctima de la vida y del sistema en vez de responsabilizarte de tu vida desarrollando las capacidades internas.

¿Cómo ‘funciona’ el ego?

El ego, las creencias te hacen pensar que no puedes, que es imposible, que no conoces a las personas adecuadas, que es demasiado complicado, que no es para ti, que no tienes estudios, que ya hay demasiados haciéndolo, que no tienes dinero, que tienes hijos, que es peligroso, que no tienes tiempo, que ya eres mayor o demasiado joven, que tu cuerpo ya no está para esos trotes, que tienes cosas más importantes que hacer que soñar e ir a por lo que realmente deseas y sabes que te daría tu felicidad.

“EL MAYOR EGOISMO ES NO SACAR LO MEJOR DE TI Y COMPARTIRLO CON EL MUNDO”

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#Imposible es una palabra que deberían eliminar del diccionario, es una palabra escrita en las cavernas, es solo para las mentes que siguen viviendo en el #pasado, mentes que se agarran a ella como la excusa perfecta para no hacer algo que saben que tienen que hacer, que saben que pueden hacer. Lo que más nos frustra es saber que podemos pero que hay frenos internos que nos bloquean, y eso nos cabrea con el mundo. Si te lo paras a pensar, muchas cosas de las que quieres en tu vida no son ir al espacio, ni construir un puente que atraviese el Océano Atlantico, o casarte con una celebrity. No, tus visiones son más que posibles, Sean las que Sean, más fáciles de lo que piensas. Entonces, cual es el fallo? El maldito foco mental, ese es truco, ser capaz de ignorar todo aquello que no está en tus planes, ser capaz de guiar tu mente a donde tú quieres en cada momento sin que nada externo te desenfoque. Con el tiempo me he dado cuenta de que es todo un arte, una práctica que he llevado a cabo al practicar deporte, al entrar en un bar, al conocer gente nueva, al caminar por la calle y ser capaz de ir en mí plenamente sin que las miradas me generen el mínimo pensamiento acerca de lo que veo, solo un fluir de imágenes, como quien va por la carretera y pasa árboles al borde de la carretera. Todo eso hace que te mantengas en ti, y nunca sales de ahi. A cada día que lo practiques verás como cada vez te cuesta menos. Es similar a una droga porque la mente está habituada a salir de sí y empezar a dar vueltas hsta ya no parar, despolarizarte y bajar tu energía. Uno debe encontrar esa calma que consigue cuando un domingo está bajo un árbol sin nada de ruido echándose una siesta. Debes conseguir eso, sencillito, verdad!? Creo que es lo que más impacto tiene sobre lo que puede llegar a ser posible o imposible. Los deportistas de élite lo han aprendido a hacer, y solo es eso lo que diferencia a unos de otros, no es la genética, es su capacidad de estar centrados en su foco, sin distracciones que les hagan perder #energía y posiblemente la competición. El deporte solo nos da muestra de cómo se consigue una meta, solo hay que comprometerse, centrase y saber que sí es #posible.

Una publicación compartida de Anghel?DS (@anghelds) el


Es egoísta el que no comparte, el que solo piensa en él y rechaza al resto de la humanidad. Es egoísta el que se cuela en una estación de ski, o el que se salta una ola sin respetar el gozo de los demás. Es egoísta el que desea que los demás estén a su disposición, el que es celoso, el envidioso, el crítico, el que frena a los demás a romper sus propias barreras y vivir en lo ilimitado.

El apego, la culpa, la pereza, la vergüenza, la rutina son egoístas. Recuerda que el ego son todas esas creencias que te frenan a ser una persona plena y satisfecha. Con lo cual, todo aquello que se salga de eso es ego, es acumulo de creencias que te encarcelan.

El ego sano

Pero en el polo opuesto tenemos al ego sano, es decir, a la mente sin creencias limitantes. El ego sano está formado por un conjuro de creencias que distan un mundo de las anteriores. Un persona sana, mental y emocionalmente, se respeta y respeta a los demás, sus acciones tienen un fin, un propósito del cual se benefician él pero también los demás.

Esto quiere decir que cuando otras personas intentan manipularlos van a expresar y a decir lo que piensan educadamente y sin reacción emocional. Además si tienen que cortar a una persona porque ven que están entrando donde no deben serán tajantes.

Un ego sano corta lo innecesario e inútil, es la parte mental, es el yang, es la parte masculina que hombres y mujeres llevamos dentro, es la encargada de proteger a tu visión, a tu alma, a tu esencia, a la energía femenina.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La cuestión solo es una, quieres ser tú mismo o quieres vivir fuera de ti mismo. El ser requiere de cualidades que hay que trabajar, el ser requiere tener la voluntad de centrarse en uno más que en los placeres primitivos, requiere desenrollar el cable enroscado lleno de traumas y permitir que esa tensión desaparezca, requiere soltar a lo que ya no le vas a dar uso, requiere tomar las riendas y hacerse responsable y querer aceptar la felicidad, es decidir decir no y no guardar la ira dentro durante más tiempo, es empezar a preocuparte más por ti y dejar a los demás en paz. Eso es decidir ser. Lo demás es vivir en un muerto lleno frustración, envidia, avaricia, adicción emocional, pereza e infelicidad. Decidir ser requiere valor, requiere de un alma Pura, un ALMA WONDERLUST!??? #seronoser#decisiones#dudas#proposito#destino#tueliges#

Una publicación compartida de Anghel?DS (@anghelds) el

En muchas ocasiones se juzga al guapo, al rico, al presumido, al exitoso, al simpático, al emprendedor, al visionario, al auténtico. Sin embargo, eso es debido a las creencias del observador, cada uno ve lo que lleva en su interior. Con lo cual, el que juzga, simplemente está juzgando esa parte de sí mismo que no se permite expresar.

¿Cómo afecta el ego a un deportista?

El Ego nocivo tiene como resultado malos pensamientos, malas emociones y una baja frecuencia vibratoria en el cuerpo. Esto quiere decir que cualquier deportista que esté actuando desde el miedo a perder, desde la envidia al rival, va a provocar que sus niveles de energía bajen de golpe, lo que va a generar un bajón en su rendimiento, peores movimientos en su técnica, lesiones más continuas, pesadez mental, etc. Podrá tomarse como mala suerte, pero no, más bien, su mentalidad no era la óptima.

“LA GENÉTICA ES LA MAYOR EXCUSA DE LOS QUE NO TUVIERON EL VALOR DE LUCHAR POR SUS SUEÑOS”

Pero por otra parte están esos deportistas con carisma, con fuerza, con un poder ilimitado: Kelly Slater, Alí, Nadal, Pelé, M.Jordan, y un ciento de ellos más. Muchos los juzgaron de locos, de prepotentes, de soñadores, sin embargo sus actos les mostraron que no querían demostrar nada, solo buscaban llevar a fin lo que sentían que tenían que hacer.

Son almas arrasando en el mundo de la materia, son espíritus disfrazados de hombres. Competían contra ellos mismos, rebasando sus propios límites, por esa razón nunca tuvieron rival y se convirtieron en reyes.

Su mentalidad era lo que los diferenciaba de los demás. No fue suerte ni genética, su mente y pensamientos los llenaban de energía ilimitada, infinita, inagotable.

No exagero, es fácil de ver como los deportistas cada vez van más allá, como si no hubiese un techo que los fuese a frenar. No importa la altura de la montaña, ni el tamaño de la ola, ni la longitud del pipe, ni las temperaturas extremas, ni que te falte una pierna o las dos, todo es posible si tú crees que es posible. No se trata de suerte, más bien de amar tanto lo que haces que seas capaz de repetir una acción hasta alcanzar la perfección, la belleza de lograr lo inalcanzable.

Si deseas hacer algo, hazlo. No existen los límites si tu mente está equilibrada, si tu ego y tu alma trabajan en equipo, es decir, si la mentalidad es la correcta. Conviértete en la imagen perfecta de lo que representa al surf: libertad, pureza, amigos, conexión y VIDA.

anghelds@gmail.com
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder