24 Ene SURFTRIP MARRUECOS: TAGHAZOUT Y SUS INTERMINABLES DERECHAS

Echamos un vistazo a una de las costas más potentes del continente africano para descubrir su cultura, su gente y por supuesto, sus olas. Nos vamos de Surftrip por Marruecos.

En el momento en el que entras en un buscador de vuelos y encuentras billetes a Agadir o Marrakech por menos de cien euros, empiezas a pensar que quizá tus próximas vacaciones vayan a estar repletas de tajine de pollo, cous cous, y derechas. ¡Menudo problema!

Anchor Point. Foto: Surfberbere.com

Taghazout, cómo  llegar al destino para surfistas de todo el mundo

El principal destino para surfistas de todo el mundo es sin duda el pequeño pueblo de Taghazout, a tan sólo veinte kilómetros al norte de la ciudad costera de Agadir.

Puedes encontrar vuelos baratos a Agadir desde Londres o volar a Marrakech desde Madrid; a esta última opción debemos sumarle las 4 horas en coche a lo largo del Atlas hasta Taghazout. Un camino inolvidable en el que se puede apreciar el acentuado relieve del país y sus múltiples cumbres nevadas.

Una vez te acercas a Taghazout poco a poco vas descendiendo en altitud y dejas atrás el relieve nevado y montañoso para dar paso a una costa que tiene un gran impacto a primera vista.

De las montañas menos altas y más rocosas al mar en tan sólo unos pocos kilómetros. El relieve de esta costa hace que la potencia y belleza de sus olas se acentúen. El pueblo cuenta con un break principal y decenas de olas que lo rodean.

Anchor Point

‘Moroccan Lineup’ por Hassan Ingram.

Una derecha mecánica y cuasi-perfecta que rompe justo en frente del pueblo y sus espumas se extienden cientos de metros. Cuando está funcionando es normal tener a 80 tipos en el primer pico, pero si el mar está haciendo lo suyo, encontrarás tu ola.

Muchos hostales se encuentran en las rocas frente a la ola y puedes disfrutar de un batido de frutas o una cerveza mientras ves surfear a la gente.

El break rompe en roca y puede llegar a ser algo peliagudo entrar y salir, pero si te lo tomas con calma y observas el mar un rato, no tendrás problemas.

Por la orientación de este fragmento costero y la dirección del swell predominante en temporada (otoño-invierno, NW-WNW) la gran mayoría de olas de calidad de la zona rompen de derechas (Boilers, Killers, Banana Point…).

Boilers. Foto: Surfberbere.com

Pero los goofys que se atrevan a explorar la costa también tendrán su recompensa para surfear olas de cara.

El pueblo de Taghazout se diferencia del resto por su gran capacidad para acoger turistas de todo el mundo. La parte positiva es que la gran cantidad de breaks alrededor de la zona hacen que la gente se disipe y busque olas alternativas.

Si quieres explorar más allá de Taghazout, puedes reunir una furgoneta con unos amigos, montar las tablas y dirigirte hacia el sur, pasado Agadir.

Con un poco de ayuda local y buena suerte con los vientos, podrías encontrarte fácilmente en un paisaje completamente lunar y aislado frente a un pico con izquierdas y derechas huecas y perfectas. La búsqueda tiene su recompensa con olas recónditas a las que la mayoría de la gente no llega.

Tamri Beach

 

También puedes moverte hacia el norte y llegar a Tamri Beach, un beachbreak divertido en función de sus fondos en el que encontrarás una playa turística y llena de entretenimientos.

Tamri Beach por Surfberbere.com

Imsouane

Si continúas más al norte, llegarás a una de las zonas más mágicas del lugar: Imsouane.

Un pequeño pueblo pesquero muy humilde con un reef bastante potente en un lado del pueblo y una derecha larguísima y tablonera en el otro.

Necesita buen tamaño de swell para mostrar su mejor lado. Pero aunque esté pequeño, coger un tablón y surfear paredes largas y relajadas, es un verdadero placer. El camino hasta allá es espectacular, marcado por un puerto de montaña con un mirador sobre el pueblo.

Marruecos, una joya al alcance de la mano

Quizá lo más destacable de esta entrañable tierra sea su gente y sus costumbres. Cenar en lugares tradicionales tajine o cous cous, pasear y hablar con comerciantes locales en mercados en los que puedes encontrar de todo, regatear un collar que quieres comprarle a tu madre a un señor bondadoso y amable… todo en este lugar parece tener una energía única que hace que la experiencia marroquí sea inolvidable.

Situado relativamente cerca de la Península Ibérica, Marruecos se convierte en una alternativa económica y fácil para un viaje improvisado de una semana en invierno. La temperatura del aire y del agua, el clima, el relieve y su gente potencian a este lugar y lo convierten en un verdadero paraíso en el que no disfrutar de la naturaleza es imposible.

Foto de portada: Surfberbere.com

mikel.eslava@opendeusto.es
No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *