19 Abr ¿QUIÉN ES JASON LEWIS?

La Historia es caprichosa y únicamente recuerda a los primeros en llegar, el primer hombre en dar la vuelta al mundo, el primer hombre que pisó la luna, la primera mujer astronauta… Poco importan todos aquellos que realizan la misma hazaña en segundo lugar, la Historia como ya he dicho es caprichosa…

Hace no mucho llegó a nuestros oídos que un hombre había dado la vuelta al mundo por primera vez sin valerse de ningún tipo de motor, ni velas de viento, tan sólo utilizando su fuerza física. Este aventurero británico se llama Jason Lewis y su desafío duró 13 años.

 

Su viaje comenzaba en 1994 y no partía sólo, Jason no fue a quién se le ocurrió esta aventura, fue su compañero de viaje Steve Smith, quién en 1992 se dio cuenta de que nadie había hecho nada parecido. En ese momento Jason trabajaba como limpiacristales y aquella era una oportunidad única para lanzarse a la aventura, una travesía que sólo él llegaría a culminar. La idea, atrajo a Jason desde el principio.

“No tenía experiencia previa en este tipo de aventuras, sin embargo, la idea de Steve sonaba tan maravillosamente simple (usar nuestra propia fuerza para dar la vuelta al mundo) que me sentí muy atraído por el hecho de que casi cualquier persona pudiera hacer algo así. No necesitas ser un experto en esto ni estar extremadamente bien físicamente. El mundillo de los aventureros puede ser a veces un poco selectivo y excluyente, sobre todo en el Reino Unido, por lo que nuestra falta de pretensión fue importante para mi. También me atrajo mucho la idea de que el lento ritmo del viaje nos permitiría conectar más con los jóvenes e intentar hacerles entender la importancia de cuidar el planeta”.

El reto llevaba un mensaje de concienciación mediambiental, un mensaje que recorrió el mundo entero y que se unió a ONGs locales para la concienciación y una educación digna de los niños.

Trayectos

Londres-Lagos

El viaje de Jason, comenzó siendo el viaje de Jason y Steve y partió desde Londres. En este primer trayecto se valieron de bicicletas para recorrer los primeros 2.800 km que separan la capital británica de Lagos (Portugal). Para ello, pasaron por Francia y España.

Al llegar construyeron un bote para cruzar el Atlántico al que llamaron Moksha (Libre en Sánscrito).

Atlántico

Continuaron pedaleando en esta parte de la aventura pero esta vez en el mar. 111días fueron los que pasaron el uno al lado del otro, un total de 4.500 km. Al final de este viaje decidieron separarse.

“Steve y yo pasamos 111 días cruzando el Atlántico juntos desde Portugal a Miami encerrados en Moksha, nuestro pequeño bote a pedales. Pasar cada minuto de cada día en un bote de dos metros cuadrados juntos puede ponerte bajo un estrés muy fuerte independientemente de lo bien que conozcas a la otra persona. Cuando llegamos a Miami, creímos que fue un buen momento para hacer un descanso en la convivencia antes de cruzar el Pacifico (que mide 3 veces la distancia del Atlántico) tomando caminos diferentes”.

Ruta Americana

En esta ruta por América Steve continuo su camino en bicicleta con su novia mientras que Jason dedició cruzar el país con patines en línea. Fue en Colorado cuando un conductor borracho le atropelló con el coche dejándole indispuesto durante 9 meses.
“Pasé 9 meses recuperándome en una localidad de Colorado llamada “Pueblo”. Mi cirujano me invitó a pasar el primer fin de semana con él y su familia en su casa de la montaña. Después vino el padre de Smith para cuidarme durante los primeros y más difíciles meses de la recuperación. En este tiempo visitamos escuelas locales para dar a conocer el proyecto, recaudar fondos y trabajar con los profesores otros estudios entorno a la expedición.
… me vino muy bien descansar ese tiempo para coger fuerzas y no dejar el viaje a medias por agotamiento”.

Al llegar a San Francisco Steve estaba esperándole con el Moksha para continuar con la travesía del Pacífico.

Travesía por el Pacífico

El Pacífico traía consigo grandes problemas como las corrientes imposibles, decidieron continuar en bicicleta pero fueron sorprendidos por el tifón “el niño” que arrasó las carreteras de la zona dificultándoles el viaje y haciéndoles retroceder hasta San Francisco. Cuando al fin llegaron a su primera parada de la ruta del Pacífico, Smith anunció su retirada del viaje por distintos motivos.

Hay varios motivos. Tuvimos un pequeño susto en el Océano Atlántico donde Steve casi se ahoga debido a una fuerte ola que casi hunde el barco. Después de esto nunca llegó a disfrutar enteramente del viaje. Además, por varias razones, entre ellas la falta de financiación, el viaje nos estaba costando mucho más tiempo del previsto. Por último, Steve echaba mucho de menos a su familia y su estabilidad en el Reino Unido.
A pesar de los contratiempos y de tener que enfrentarse sólo al viaje Lewis consiguió vencer esta dura travesía acompañado en alguna etapa por April Abril como copiloto. Jason además consiguió aquí otro récord ya que se convertía en la primera persona en cruzar el Océano Pacífico a pedales.

Oceanía hacia el sudeste Asiático

Una vez en Australia la expedición se encontraba en bancarrota y Jason volvió a centrarse en las charlas sobre la concienciación medioambiental. Tardó 5 años en recaudar fondos para continuar con la expedición y planificar la vuelta a casa.

Tras varios meses Jason consiguió crear un programa educacional por el que se le unieron un grupo de aventureros locales que decidieron acompañarle a través de los 6.115 Km que separan Cooktown de la ciudad de Darwin al norte de Australia.

En abril de 2005 acompañado de una nueva copilto, Lourdes Arango, cruzó el Mar Timor rumbo a Indonesia.

Asia central

De nuevo en solitario emprendió el viaje hacia el noroeste asiático en bicicleta, donde sufrió mal de altura, viajó de noche por los problemas fronterizos con China… y al fin llegó a la India.

Llegada a África y regreso a Europa

En Mombay se sintió muy arropado por el pueblo Hindú y conoció a un gran amigo Sher Dhillon, quién le acompañó en su etapa por el Océano Índico. Llegaron a África sin mayor problema y una vez allí, Jason vuelve a coger la bicicleta. Tras varios altercados, alcanzó Turquía y una vez allí con un bote regional turco vuelve a Europa. Atravesando desde Bulgaria hasta Bélgica, volvía a utilizar el Moshka que le permitiría entrar en Londres por el Tamesis.

En ese momento terminó su aventura, más de 13 años de expedición, cerca de 75.000 km recorridos y la primera circunnavegación completada con éxito por fuerza física humana.

La historia completa de este auténtico Magallanes en entredesafios.com, la entrevista y toda su historia aquí.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendenciasSurfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder