09 Mar MUJERES SURFISTAS DE LA HISTORIA: ISABEL LETHAM 1915

En enero de 1915, Isabel Letham, de 15 años, fue introducida en los misterios del surf, convirtiéndose en una de las primeras australianas en subirse a las olas.

Estos fueron los primeros días de la cultura playera de Australia, ya que los baños públicos solo se habían legalizado unos años antes. Las tablas de surf eran casi desconocidas, y los amantes de la playa se entretenían con el bodysurfing. ¿Cómo comenzó Isabel Letham a surfear?

EL Hawaiano Duke Kahanamoku fue su inspirador

A esta escena llegó Duke Kahanamoku, un nadador olímpico y famoso surfista de Hawaii, el lugar de nacimiento de la cultura moderna del surf.

Kahanamoku había estado visitando Australia para probarse contra el talento de la natación local, pero se animó a probar el surf a su itinerario. Los habitantes de Sydney estaban ansiosos por ver a la hermosa polinesia y exhibir el extraño deporte, y los ciudadanos se alineaban en la arena de Freshwater Beach para ver el espectáculo.

Imagen: Encyclopedia of Surfing

Una vez en las olas, Kahanamoku decidió mejorar el espectáculo con una demostración en tándem e invitó a Letham a unirse a él en la tabla. Hicieron una pareja sorprendente: Kahanamoku era alta y musculosa, mientras que Letham era ágil y vivaz, su piel bronceada por largos días en la playa.

El dúo fue toda una sensación, y Letham fue aclamada como la “sirena de agua dulce”. Gracias a Duke, el visitante de Hawaii, tanto el surf como Letham se convirtieron en una gran noticia.

Alentada por su nueva celebridad, Letham decidió probar suerte en la gran pantalla. La industria cinematográfica estadounidense estaba tomando el mundo, y Hollywood era el lugar para aparecer. Letham, que abandonó la escuela a los 16 años, encontró empleo como amante de los deportes en una escuela de élite para niñas llamada Kambala, y también trabajó como instructora privada de natación.

Para agosto de 1918, ella había ahorrado lo suficiente para un vuelo a California. La Primera Guerra Mundial todavía estaba en su apogeo, pero eso no fue suficiente para disuadirla. Aún en su adolescencia, Letham zarpó embarcando el SS Niagara, la “Reina del Pacífico” y viajó sola con solo una vaga descripción de un plan.

“La joven diana de las olas”

Letham no tuvo suerte en Hollywood pero, sin embargo, se deleitó con la libertad de vida en el extranjero. Se enfrentó a las olas en Waikiki, se relacionó con los aristócratas rusos en Nueva York y vivió un estilo de vida de soltera en Los Ángeles, con una peluquería para pagar las cuentas. En California, continuó haciendo girar cabezas con sus habilidades de surf, conocida como “la joven Diana de las olas”.

Aunque regresó a Sydney en 1921 para cuidar a su padre enfermo, Letham fue atraída otra vez a California poco después de su muerte en 1923. Esta vez, se estableció en San Francisco, donde se convirtió en una instructora de natación célebre. Al principio, Letham trabajó en la Universidad de California, Berkeley, donde desarrolló su experiencia en los enfoques modernos de la pedagogía de la natación, lo que enfatizó el dominio técnico de sus clases.

Más tarde, enseñó a los niños en San Francisco y en 1926 fue nombrada instructora de natación en el lujoso City Women’s Club, una institución que contaba con “la piscina cubierta más hermosa de la costa del Pacífico”.

Decidió que “las oportunidades en los Estados Unidos eran altas”para las mujeres” y decidió residir en los EE. UU. de manera permanente y obtuvo la ciudadanía en 1925. En este punto, era una mujer moderna por excelencia: económicamente independiente, físicamente atrevida y sin ambiciones ni interés por disculparse de nada.

Una de las ambiciones de Letham era introducir patrullas de seguridad de playa de estilo australiano en California, donde los nadadores se estaban ahogando a un ritmo alarmante. En 1925, se había acercado a la comunidad que salvaba vidas en Sydney para subirlos a bordo.

Para su consternación, esta idea fracasó cuando los clubes de surf de Sydney se negaron a otorgarle la membresía a Letham. “No enseñamos a las damas el trabajo”, dijo el presidente de la National Surf Life Saving Association. Sin ninguna afiliación formal con el movimiento para salvar vidas, a Letham le resultó casi imposible llevar su mensaje al extranjero, y su plan para exportar la experiencia australiana y reducir las muertes en California fracasó.

Una campeona entre mujeres

En 1929, ocurrió el desastre. Letham se cayó por un pozo y sufrió una lesión grave en la espalda que requirió meses de rehabilitación. Incapaz de trabajar, se retiró a la casa de su familia en Sydney. Poco después, Wall Street cayó y su madre enfermó gravemente. Frente a la presión financiera y las responsabilidades familiares, Letham no tenía más remedio que quedarse en Australia, un giro del destino del que se arrepentiría durante mucho tiempo.

De regreso en Sydney, Letham se burló del estado primitivo de la educación en natación local y comenzó a enseñar en piscinas en los suburbios del norte. También fue una de los primeras defensoras de la natación sincronizada, y en la década de 1950 organizó un “ballet acuático” en el Club de Natación Freshwater Ladies, un evento inspirado en el que había observado en Berkeley varias décadas antes. Ya no es residente de los Estados Unidos, su ciudadanía estadounidense fue revocada en 1944.

En 1961, Isabel Letham se retiró como entrenadora de natación. Durante las tres décadas anteriores, se había convertido en un icono de las playas del norte de Sydney, conocida y querida por introducir al agua a generaciones de niños. Todavía viviendo en la casa familiar cerca de South Curl Curl, nadaba diariamente en el mar.

Más adelante, Letham emergió como una entusiasta defensora de la inclusión de las mujeres en la cultura masculina del surf australiano. “No hay razón para que las chicas no sean tan buenas en tablas de surf como los chicos. Estoy a favor de ello “, proclamó en 1963.

En 1978, se convirtió en miembro vitalicio y patrocinadora de la Asociación de Surfistas de la Junta Australiana de Mujeres, y en 1993 ingresó al Salón de la Fama del Surf de Australia. Ella fue una inspiración para una generación posterior de surfistas femeninas.

Aunque fue un hombre que la hizo famosa por primera vez en 1915, Letham se mantuvo ferozmente independiente y nunca se casó. Vivió hasta la edad madura de 95 años, falleciendo el 11 de marzo de 1995. Una verdadera amante del agua hasta el final, sus cenizas fueron esparcidas en las playas de Manly y Freshwater.

Fuente: The Conversation.

info@surferrule.com

Más que surf, olas gigantes y tendenciasSurfer Rule, revista de referencia del surf y el snowboard en nuestro país desde 1990, promueve los valores, la cultura y las inquietudes de todos los que amamos los boardsports.

No Comments

Post A Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *


Mostrar Botones
Esconder